| 4/17/2012 4:00:00 PM

Exportadores de Ecuador inquietos por entrada del TLC EE.UU.- Colombia

La entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Colombia y Estados Unidos dentro de un mes preocupa a los exportadores de Ecuador porque a su juicio hará más difícil que Washington renueve las preferencias arancelarias para su país, según dijo su principal asociación gremial.

Esos beneficios aduaneros, conocidos por las siglas de la ley que los regulan, Atpdea, y que vencen en julio de 2013, favorecen a Colombia y Ecuador, pero con la aplicación del TLC, el país seguramente  ya no los necesitará. "Nos preocupa sobre todo por el tema del Atpdea nuestro. Nosotros no estamos todavía con un plan B", dijo Felipe Ribadeneira, presidente ejecutivo de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor). "Nos quedaríamos solos en esta batalla" para renovarlos, añadió.

En este momento, Estados Unidos tiene un único programa de beneficios aduaneros dirigido a un solo país, Haití, lo que hace difícil que acceda a mantener un programa similar exclusivamente para Ecuador, aunque no es imposible, según Ribadeneira.

La Atpdea premia los esfuerzos antinarcóticos de Ecuador y Colombia con la entrada en Estados Unidos sin pagar impuestos fronterizos de la mayoría de sus exportaciones.

Del programa se beneficiaban también Perú, que ya no lo necesita pues cuenta con un TLC con Estados Unidos, y Bolivia, país al que la Casa Blanca suspendió en 2008 después de que expulsara de su territorio a agentes antidrogas estadounidenses.

Los exportadores ecuatorianos habían contado con que el TLC con Colombia tardara más en entrar en vigor y "apalancarse" en la necesidad de renovación de las preferencias para Bogotá para convencer al Congreso de Estados Unidos para que les prorrogara también para ellos, como ocurrió la última vez, admitió Ribadeneira.

Sin embargo, la aplicación de ese acuerdo en mayo ha cambiado las tornas, y Colombia y Perú, los principales competidores comerciales de Ecuador por el tipo de bienes que producen, podrían pasar de ser aliados a sus rivales en las oficinas de los legisladores estadounidenses.

"Tanto Colombia como Perú van a exigir un poco que nos dejen afuera", afirmó Ribadeneira.

"Ellos han sacrificado ciertos puntos en las negociaciones (de los TLC) y el Ecuador va a seguir beneficiándose de algo unilateralmente (el Atpdea) sin ceder absolutamente nada", opinó.

Ante esta coyuntura, el presidente de Fedexpor dijo que sería útil que Ecuador firmara un acuerdo comercial con la Unión Europea, cuyas negociaciones el Gobierno de Quito quiere reanudar, y que éste sirva como modelo para plantearle un pacto similar a Estados Unidos.

El Gobierno de Ecuador ha insistido en que no firmará ningún TLC, sino acuerdos comerciales que tengan en cuenta el menor nivel de desarrollo del país andino.

La entrada en vigor el próximo 15 de mayo del TLC entre Estados Unidos y Colombia fue anunciada el pasado fin de semana por sus respectivos presidentes, Barack Obama y Juan Manuel Santos, tras haberse firmado en 2006 y haber estado paralizado en el Congreso estadounidense hasta octubre del año pasado.

Su aplicación no significa un perjuicio inmediato para Ecuador, aclaró Ribadeneira, dada la vigencia de la Atpdea.

No obstante, alertó de que a medio plazo podría haber un desvío de comercio, pues los importadores estadounidenses podrían optar por comprar a Colombia ante la "incertidumbre" sobre la renovación o no de la Atpdea para Ecuador.

Por otro lado, el TLC colombiano también ofrece oportunidades a Ecuador para exportar insumos a su vecino del norte, los cuales sean trabajados allí para su venta en Estados Unidos como productos elaborados, apuntó Ribadeneira.

No obstante, Ecuador se mantendría como un mero suministrador de materias primas y perdería la posibilidad de fabricar bienes de mayor valor agregado para el mercado estadounidense, dijo.


EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?