| 12/14/2011 7:00:00 AM

Estrategia de incursión al mercado asiático todavía no despega

"Necesitamos modernizar el multilateralismo para avanzar hacia un nuevo sistema monetario", apuntó.

Un estudio evalúa la relación de Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México y Perú, con un grupo de 14 economías de Asia. El país es uno de los más quedados en este propósito.

China, Japón, Hong Kong, Taiwán, Corea del Sur, Malasia, Tailandia, Singapur, Australia, Nueva Zelandia, Indonesia, Vietnam, Filipinas y Brune constituyen en la región más próspera del mundo, con una participación en el PIB mundial ajustado por poder de compra cercana al 28%, por encima de la Unión Europea (14,8%).

“El país debe definir con toda claridad si le apuesta con decisión al ingreso en el Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) o, en su defecto, busca obtener acceso al Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés) que tuvo un impulso visible en la reciente cumbre de Honolulu, mientras se resuelve la moratoria para ser aceptado en ese mecanismo multilateral de cooperación”.

Así lo señaló el ex canciller y actual presidente del Consejo Colombiano de Relaciones Internacionales (CORI), Guillermo Fernandez de Soto, al dar a conocer los avances de un estudio realizado por este organismo, en asocio con el Centro de Pensamiento en Estrategias Competitivas (CEPEC) de la Universidad del Rosario.

El informe destaca la magnitud de la tarea de inserción de Colombia en Asia Pacífico, al evaluar la relación de seis países de América Latina (Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México y Perú), con un grupo de 14 economías, integrado por China, Japón, Hong Kong, Taiwán, Corea del Sur, Malasia, Tailandia, Singapur, Australia, Nueva Zelandia, Indonesia, Vietnam, Filipinas y Brunei. Este bloque hoy por hoy se constituye en la región más próspera del mundo, con una participación en el PIB mundial ajustado por poder de compra cercana al 28%, por encima de la Unión Europea (14,8%) e incluso de los países del NAFTA (24,1%), de acuerdo con el informe del CORI y el CEPEC.

Esta gran concentración de riqueza se sustenta, no sólo en su enorme mercado compuesto por más de 2.100 millones de habitantes, sino en su impresionante desempeño productivo en los últimos años, con tasas de crecimiento promedio anual del orden del 6,8% a lo largo de la última década. Estos países fueron seleccionados teniendo en cuenta su activa presencia en APEC y su clara opción por una integración abierta con otros países del mundo.
El proyecto, que cuenta con la cooperación técnica del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), acaba de concluir una serie de foros de consulta en varias de regiones del país, que han contado con el apoyo de la ANDI, la Universidad EAFIT y la Cámara de Comercio de Cali.

De acuerdo con Saúl Pineda Hoyos, director del CEPEC de la Universidad del Rosario, “Colombia tiene aún una tarea de gran magnitud para profundizar el comercio y la inversión con los mencionados países del Este asiático. En el pasado reciente, sólo se destaca su intercambio con Japón y su creciente relación con China, que si bien sólo se activó en los últimos tres años, ya lo posiciona en el segundo lugar dentro de sus principales socios comerciales”.

En cualquier caso, al evaluar los flujos de inversión y comercio con las catorce naciones seleccionadas en Asia, el informe es enfático al afirmar que entre los seis países de América Latina evaluados, Colombia se rezaga a la quinta posición, al cuantificar su ritmo de actividad comercial y de atracción de inversiones frente a estos catorce motores de la economía global.

El estudio resalta cómo algunos de los vecinos han logrado avances significativos en este propósito. Chile y Perú, por ejemplo, establecieron varios acuerdos de inversión con países del Asia Pacífico desde la década de los noventa, y se han integrado al APEC desde 1994 y 1998 respectivamente, al tiempo que han consolidado flujos de comercio de doble vía en el presente, gracias a la aceleración de acuerdos comerciales con varios países durante la primera década del siglo XXI.

Esta tendencia les ha representado cifras globales de comercio con las mencionadas naciones del orden de 50.000 millones y 17.100 millones para Chile y Perú, respectivamente, en ambos casos con balanzas comerciales positivas con esa región. Por su parte, Brasil sin ningún acuerdo comercial con los países asiáticos considerados, presenta un comercio de doble vía cercano a los 100.000 millones de dólares y un balance comercial equilibrado con el conjunto de los catorce países asiáticos objeto del análisis.

México, que hoy presenta un enorme desbalance con los países seleccionados del Asia Pacífico, cercano a los 80.000 millones de dólares –y que explica en gran medida el desbalance global de América Latina con esa región-, ha adoptado recientemente una estrategia agresiva de inserción en el Pacífico, con el fin de diversificar sus exportaciones en momentos de gran incertidumbre en el mercado norteamericano.
Entre tanto, los guarismos de Colombia resultan mucho más exiguos, con una cifra de comercio de doble vía con estos países alrededor de los 12.000 millones de dólares, explicada por la espiral reciente del intercambio con China, pero con una balanza comercial negativa, cercana a los US$5.000 millones de dólares.

“Es fundamental diseñar una estrategia sostenida para fortalecer nuestros acercamientos bilaterales y multilaterales con el Asia pacífico. Las acciones prioritarias deben fijarse en el marco del Acuerdo de Integración Profunda, que nos une con México, Perú y Chile, tomando provecho de este escenario como plataforma idónea para seguir en nuestro empeño de hacer una inserción eficaz en el bloque que ahora jalona la economía global”, concluyó el ex canciller Fernández de Soto.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.