| 5/14/2009 12:00:00 AM

¿Estamos preparados?

El Instituto Nacional de Salud mantiene desde hace 15 años, una vigilancia estricta de las gripas. Tiene bien establecidas las estaciones de gripa y sabe los virus que las generan.

El método para seguir la situación actual no es muy diferente. El INS sigue a los enfermos de gripa - que no son los que tienen un resfriado común – y establece con una buena precisión estadística el virus que la origina. Por haber hecho esta tarea por tanto tiempo, ahora se pueden hacer cálculos sobre las necesidades de vacunas para las gripas que vienen del hemisferio norte y las que nos llegan del hemisferio sur.

Posiblemente por efecto de que el virus del AH1N1 mutó de modo que ahora es sustancialmente menos agresivo que al inicio de la epidemia, en el futuro se comportará como una gripa muy fuerte parecida a las que generan otros virus. Lo que puede ocurrir entonces es que el nuevo virus aumente el pico estacional de gripa que hay todos los septiembres.

 

Esto no solo por la presencia de más infectados, sino porque los pacientes contagiados reaccionará más rápido que antes y se harán ver de un médico en mayor proporción. “Los servicios de urgencias pueden colapsar”, dijo Juan Manuel Gutiérrez, experto en cuidado de urgencias en la Clínica del Country en Bogotá y miembro de la red de urgencias de la Universidad de Harvard.

Entonces la manera de prevenir un problema de atención está en primer término en que se reduzca la probabilidad de contagio de cualquier gripa. Esto se consigue con una campaña de vacunación contra la influenza, y con la difusión de la práctica de lavarse las manos y la de conseguir que las personas infectadas con cualquier gripa se cubran la boca con un tapabocas o un pañuelo al toser o estornudar.

No obstante, también conviene aceitar de nuevo mecanismos de información y de vigilancia que se usaron hace unos días para seguir el virus mexicano. La centralización de la información en el Hospital Militar, por ejemplo, fue sin duda un acierto. Tener un vocero único que pudiera dar la información correcta y oportuna convino.

Sin embargo, quedaron cabos sueltos. Médicos y personas de la calle mal informados hicieron que las acciones contra la epidemia fueran despistadas en algunos casos. El mensaje a las audiencias clave tiene que ser unificado y más fuerte.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?