| 6/19/2009 12:00:00 AM

¿EPS Coomeva a venta?

La EPS de Coomeva, la segunda más grande del país, con casi 2,5 millones de afiliados estudia la posibilidad de cambiar su operación radicalmente. Inclusive podría vender parte o toda su operación.

La EPS de Coomeva, la segunda más grande del país, con casi 2,5 millones de afiliados estudia la posibilidad de cambiar su operación radicalmente. Inclusive podría vender parte o toda su operación. Esta sería una de los negocios más grandes del año, porque se trata de una firma que vende $1,3 billones al año, lo que la ubica en la lista de las sesenta empresas más grandes del país.

Las utilidades de Coomeva el año pasado fueron de $6.400 millones y la rentabilidad del patrimonio de 8,1%, que supera con creces el 3% que es la rentabilidad del sistema de EPS en diciembre. Entonces ¿por qué se querrían vender?

La razón está en el futuro. Coomeva tendrá que hacer una capitalización que rondará los $120.000 millones en los próximos cinco años para seguir en el negocio. En 2009 tendrá que capitalizarse en hasta $35.000 millones, en un proceso de venta de acciones que comenzará quizás en agosto.

Esa no es una buena noticia para la cooperativa Coomeva, que posee el 94,5% de las acciones de la EPS, y que ya puso $30.000 millones en 2008. Con las nuevas condiciones del negocio difícilmente pueden esperar que la rentabilidad de su inversión supere en el mediano plazo el 3% como el resto del sistema. En esas circunstancias, casi sería mejor dejar el dinero en un depósito en un banco.

Pero tampoco es una buena noticia para los 3.000 accionistas que hoy tienen casi el 5% restante de la propiedad de la EPS, que reducirán gradualmente su participación con las nuevas emisiones. Podrían caer hasta el 2% si no suscribieran nada de lo nuevo.

Dónde está el problema
¿Pero qué es lo que obliga a hacer esas capitalizaciones? Las normas de la Superintendencia de Salud sobre la operación de las EPS se han venido haciendo más estrictas. Para mediados del año pasado las EPS deberían haber constituido una reserva contable para proteger a los afiliados de quiebras producidas por aumentos inesperados en los gastos médicos. La disposición establecía que el patrimonio técnico de las EPS debería valer cuando menos el 10% de sus ingresos anuales.

De otra parte, las EPS deberían haber hecho otras reservas para gasto médico. Hasta ese momento las normas exigían que las entidades provisionaran el valor de cinco meses de servicios autorizados pero no facturados, prestados a sus afiliados dentro de los hospitales. El año pasado deberían provisionar cinco meses de todos los gastos, es decir, no solo los hospitalizados, sino también incluyendo los servicios ambulatorios, que se prestan a pacientes que no se internan en los hospitales.

Al parecer por una presión importante del gremio, el ministerio de Protección terminó ampliando el plazo para cumplir las dos normas, pero tarde o temprano le llegará el momento.

Estas modificaciones tienen un impacto enorme. La primera obligaría a subir el patrimonio muy por encima de los $100.000 millones. 120 La segunda puede valer $150.000 millones adicionales.

La pregunta es entonces qué tanto oxígeno tiene la Cooperativa para aguantar los aumentos de patrimonio y qué tanto interés pueden tener en mantener un negocio tan poco rentable. Parte de la respuesta está en la autorización que dio la asamblea ordinaria de asociados que los autorizó al comienzo del año a buscar un socio estratégico.

La otra parte está en la convocatoria que hicieron este mes a un grupo de bancos de inversión y que se cierra el 30 de junio. De acuerdo con la gerente de la EPS, Piedad Pineda, le pedirán a la firma que gane el contrato, revisar las opciones estratégicas de la entidad. Esto significa que podría no ser solamente que se busque un aliado, un asunto que ya de hecho es difícil, sino que se pueda hablar de ventas de partes de la cartera o de todo el negocio.

¿Quién compra?
Naturalmente los afiliados de medicina prepagada de Coomeva se podrían vender fácilmente. No es tan sencillo pensar quién quiera quedarse con los afiliados al POS. Algunos lo ven como una oportunidad de oro para La Nueva, la EPS que reemplazó al Seguro Social. Consideran que sería un buen momento para convertirse de nuevo en un jugador grande en el sistema de salud.

Algunos más ven dificultades casi insalvables para que haya un socio adicional en la compañía. Aunque se ha avanzado mucho en gobierno corporativo en la Cooperativa, poniendo por ejemplo, directores independientes en las juntas de las empresas, perciben que los problemas entre Cali y Medellín, donde están centros de decisión de Coomeva, persisten y son muy difíciles de subsanar.

Otros ven que el asunto acabaría en una venta por partes de la compañía. En particular piensan que puede hacerse por regiones del país.

“Todo depende de la osadía del comprador”, le dijo a Dinero.com un banquero de inversión que conoce el sector de la salud en algún detalle. Con todo y la dificultad financiera de la operación, considera que la venta se podría concretar en uno o dos meses.

Por lo pronto, en la EPS de Coomeva los negocios siguen como siempre. “Mientras no haya claridad sobre la propuesta, seguiremos trabajando como lo hemos venido haciendo”, dijo Piedad Pineda. “Tenemos la responsabilidad de manejar una inversión del grupo empresarial Coomeva y responder por resultados y por rendimientos”, dijo.

Con todo, a nadie le parecería extraño que en los próximos meses haya noticias nuevas de esta EPS.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?