| 10/13/2009 12:00:00 AM

Entidades financieras resistieron a la crisis

Bancos en América Latina han resistido bien la desaceleración económica global, afirma reporte sectorial de S&P.

Standard & Poor's Ratings Services señaló que los bancos de América Latina sortearon de buena manera el segundo trimestre de 2009.

 

De hecho, la mayoría de ellos, terminaron el periodo con ganancias, pese a que la base económica se contrajo, lo que causó que la calidad de activos se redujera y que el ritmo del crecimiento disminuyera, afirmó en su reporte sectorial “Latin American Banks Have Been Holding Up Well So Far In The Global Economic Slowdown”.

“El desempeño fue bueno durante el segundo trimestre de 2009 a pesar de las condiciones económicas a nivel global y regional. La calidad de activos, principalmente en la cartera de consumo, se deterioró en cierta medida, pero las utilidades estuvieron sobre el mismo nivel del año pasado y los bancos generaron rápidamente mayores reservas”, dijo la analista de Standard & Poor’s, Laurence Wattraint.

En la región, la liquidez no ha sido un problema, dijo Wattraint, porque los bancos han mantenido una sólida base de depósitos como su principal fuente de fondeo.

 

Además, agregó que la capitalización fue adecuada y que ésta ayudará a la industria a retomar el camino del crecimiento en cuanto mejoren las condiciones económicas.

Sin embargo, Standard & Poor´s estimó un mayor deterioro en la calidad de activos en 2010, lo que afectará los márgenes de los bancos de América Latina, y también consideró que la cartera de créditos crecerá a un menor ritmo de lo que reportó antes de la crisis financiera de 2008.

Standard & Poor's (S&P) consideró que el año próximo la cartera de créditos de los bancos en América crecerá a un menor ritmo de lo que reportó antes de la crisis financiera de 2008.




 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?