| 7/4/2006 12:00:00 AM

¿En la recta final?

El texto definitivo del Tratado de Libre Comercio puede cerrarse esta misma semana. Los exportadores, sin embargo, temen por lo que pasará ante el fin de las preferencias arancelarias del ATPDEA si el TLC no entra en vigencia antes del 1 de enero de 2007.

Las negociaciones del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos se asoman a su fin. Después de un prematuro cierre de las negociaciones, el texto final del Tratado se transformó en un quebradero de cabeza para el Gobierno. El documento “final” que presentó Estados Unidos contenía cifras y fechas de desgravación que no coincidían con la de los apuntes del equipo colombiano. “Existen diferencias de fondo en los textos”, dijo en su momento el ministro de Comercio Exterior, Industria y Turismo, Jorge Humberto Botero. Ahora, finalmente, parece ser que ya se limaron las diferencias. El Gobierno y el sector privado apuntan a esta semana como definitiva para el cierre.
 
El equipo negociador colombiano y el estadounidense están pisando el acelerador con el objetivo de tener un documento definido para que la administración del presidente George W. Bush pueda presentar esta iniciativa al Congreso de Estados Unidos lo más pronto posible. Los negociadores de Washington han definido el 12 de julio como la fecha límite para poder presentar el acuerdo al Congreso.

Las presiones de tiempo, sin embargo, se convierten ahora apremiantes por otras razones. Si el TLC no entra en vigencia antes del 1 de enero de 2007, fecha en la cual concluye el sistema de preferencias arancelarias ATPDEA, las exportaciones colombianas se podrían ver duramente golpeadas. “Sin TLC y sin ATPDEA no podríamos competir y luego sería muy complicado volver a ganar el mercado perdido”, sentencia Javier Díaz, presidente de Analdex.
 
En el Congreso estadounidense ya existe un proyecto de ley que propone una ampliación de 12 meses hasta diciembre de 2007 del ATPDEA. En el proyecto se incluye a Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia. Las complicadas relaciones diplomáticas entre Bolivia y Estados Unidos y el congelamiento de las negociaciones comerciales entre Ecuador y Washington, sin embargo, dejarían únicamente a Perú y Colombia como candidatos. El proyecto no se refiere exclusivamente al ATPDEA. Esta figura como parte de otros dos programas de preferencias comerciales internacionales que tiene Estados Unidos al margen de sus tratados de libre comercio: El Sistema Generalizado de Preferencias (del cual incluso se benefician Argentina y Brasil) y la ley de Oportunidades y Desarrollo del África.
 
En el proyecto de ley se plantea la extensión de la ATPDEA por un año más ante "la incertidumbre" de que los tratados de libre comercio (TLC) con los países andinos pudieran entrar en vigencia antes del vencimiento de las preferencias dentro de seis meses. En la práctica, sólo Perú ha firmado un TLC con Estados Unidos hasta ahora. Colombia, sin embargo, no es el país que resultaría más golpeado por un acuerdo. Ecuador y Bolivia, los países más en riesgo de perder el tratamiento, cerrarían fuentes de producción que representan unos US$1.000 millones en exportaciones para el primero, y otros 300 millones para el segundo. A comienzos de junio, el presidente colombiano Álvaro Uribe fue comisionado por los presidentes de Perú, Ecuador y
Bolivia como mensajero para la renovación de la ATPDEA. Uribe dijo que entregó la petición al presidente George W. Bush en la Casa Blanca, pero que éste la recibió sin darle muchas expectativas.
 
El Gobierno colombiano, por su parte, parece apostarle todas sus fichas a la entrada en vigencia del TLC antes de la fecha de caducidad del ATPDEA o de la inclusión de una cláusula de retroactividad en el Tratado. Esta cláusula permitiría que las exportaciones colombianas hacia Estados Unidos disfruten de los beneficios del TLC inclusive antes de que este entre en vigencia. Esta cláusula, sin embargo, no se encuentra dentro del Tratado actual. La estrategia del Gobierno es más bien apurar la entrada en vigencia del TLC.
 
El embajador de Colombia en Washington, Andrés Pastrana, ha asegurado que el Congreso estadounidense no mira con buenos ojos la posibilidad de prolongar las preferencias arancelarias otorgadas a los países andinos. “El Congreso (estadounidense) sostiene que en lugar de preferencias arancelarias que son transitorias se deben buscar mecanismos permanentes” como los Tratados de Libre Comercio (TLC), señaló Pastrana la semana anterior cuando visitaba Cartagena. Pastrana señaló que “el interés del presidente (Álvaro) Uribe es que lleguemos a un texto justo y equitativo para el país" y señaló que lo mejor sería que ese texto estuviese listo antes de octubre, pues consideró que de lo contrario se “complicarían las condiciones para su aprobación” en el Congreso de Estados Unidos.
 
Analdex, sin embargo, insiste en la necesidad de intentar asegurar una prolongación del ATPDEA. Varias compañías exportadoras se han visto golpeadas por la inminente desaparición del ATPDEA y las dudas que se ciernen sobre una eventual cláusula retroactiva en el TLC. El sector textil, en especial, ya ha perdido algunos pedidos para el primer trimestre de 2007 por culpa de estas dudas. A pesar de que el TLC parece que está finalmente arreglado, el reto ahora es asegurar que los exportadores no se verán afectados por la transición del ATDEA al TLC.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?