| 10/10/2011 7:45:00 AM

En qué pueden invertir los colombianos en Cuba

Turismo, energía renovable, minas y petróleo son las áreas en las que Cuba encuentra oportunidades de inversión de colombianos en la Isla. Entrevista con el ministro de Comercio e Inversión de Cuba.

El verdadero país de economía emergente de América es Cuba. Desde lo profundo de su organización comunista, el ministro de Comercio e Inversión de la isla Rodrigo Malmierca, anuncia ahora en foros internacionales el interés que tiene su país por recibir inversión de extranjeros. Esto parece todavía más sorprendente si se considera que lo hace al lado de ministros como los de Panamá y Chile, que tienen una larga tradición como recetores de inversión extranjera.

La condición, que expuso en el foro Negocios Latin Asia 2011 en Singapur, es que los proyectos de inversión concuerden con las prioridades del gobierno y de otra parte, que tengan un socio local. La manera de conseguir negocios en Cuba está en proponérselos al gobierno. “Les decimos con franqueza si nos interesa o les pedimos que vuelvan con otra idea diferente”, le dijo el Ministro a su audiencia de latinoamericanos y asiáticos.

En esta materia solo hay prohibiciones expresas de inversión en defensa, salud y educación, que son sectores reservados para el gobierno isleño.

En el caso específico de las posibilidades de inversión para Colombia, el funcionario cubano identificó paraDinero.com las áreas que podrían ser interesantes. Comenzó la lista con turismo y energías renovables y rápidamente sus asistentes la ampliaron a minería de oro, plata, zinc, plomo y níquel y adicionalmente a petróleo.

Dijo que una primera ronda de acercamiento importante entre los empresarios colombianos y sus socios potenciales en Cuba ocurrirá este mes cuando el vicepresidente Angelino Garzón visite La Habana liderando una misión de negocios.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?