| 5/11/2012 6:00:00 AM

En el Deportivo Pereira algo huele mal

Acaba de perder el reconocimiento deportivo y está en peligro de caer en liquidación judicial. Dinero.com conoció una serie de irregularidades que le harían recoger los pasos de 68 años de historia futbolística. Crónica de una quiebra anunciada.

Hasta hace apenas seis meses jugaba en la Categoría A del Fútbol Profesional Colombiano, pero la crisis económica lo acompaña de tiempo atrás. En noviembre de 2011, el Deportivo Pereira cayó a la Categoría B y está prácticamente eliminado del Torneo Postobón.

En 2007 empezó a agonizar en materia futbolística. Jugó la promoción con Academia, pero mantuvo la categoría, para cuatro años después perderla por segunda vez en su historia que data de 1944.

Mientras jugó en la Categoría A del Fútbol Colombiano, nunca disputó una final y mucho menos un torneo internacional. Hoy sólo se la juega por sobrevivir a una inminente liquidación.

Las dolencias de la Corporación Social, Deportiva y Cultural de Pereira (Corpereira) -su nombre de pila- no sólo son deportivas. Ahora enfrenta una dura situación económica y tramita ante la Superintendencia de Sociedades un pedido de reestructuración.

De acuerdo con informes de Coldeportes, al 31 de julio de 2011, el Deportivo Pereira presentaba pérdidas por $216 millones. Además, tenía activos por $8.784 millones y pasivos que sumaban $7.283 millones, para quedar con un patrimonio de $1.501 millones.

A la fecha se estima que tiene deudas laborales y parafiscales por más de $1.200 millones, por lo que también acumula varias demandas.

Cuentas viciosas

Su vasto padecer económico originó la decisión del Deportivo Pereira de acogerse a ley de reestructuración empresarial. Sólo así podrá, además de salir de apuros, salvar su participación en el Torneo Postobón, en el que marcha en puesto 11, casi eliminado con apenas 20 puntos.

Pero la entidad encargada de la vigilancia del sector real ha hecho una serie de reparos a sus estados financieros, ya que sus documentos carecen de fuerza probatoria. De no ser aceptada su solicitud, se vería sometida a una liquidación judicial.

Fuentes cercanas al proceso hablan de que el Deportivo Pereira tiene una cascada de irregularidades. Primero, no cuenta con registros adecuados de sus balances financieros, lo que dificulta la evaluación de su pedido de reestructuración.

Una de las irregularidades que ver con la valoración de los jugadores, ya que presuntamente no proviene de fuentes certeras. En parte, el problema es estructural, ya que en Colombia no existe una entidad que se encargue de certificar el valor de los jugadores con base en su estado físico, rendimiento deportivo y pruebas psicotécnicas, entre otros aspectos.

“En relación con la valorización de los derechos deportivos profesionales por valor de $5.033 millones a 31 de diciembre de 2011, se observa que se está contabilizando valorización de derechos deportivos que no son de la sociedad (…) de 25 jugadores, la corporación no tiene el porcentaje total de siete de ellos”
, señala un documento que reposa en los folios de Coldeportes, la Supersociedades y el mismo Deportivo Pereira.

Por si fuera poco, no estuvo claro desde un principio quiénes son los acreedores del club deportivo, dijo la fuente consultada. Este es un requisito fundamental en un proceso de reestructuración.

Vía crucis "matecaña"


I Estación: el 27 de diciembre de 2011 Corpereira radicó ante la Superintendencia de Sociedades - Regional Manizales una solicitud de admisión al trámite de acuerdo de reestructuración.

II Estación: el 2 de marzo de 2012, la Superintendencia de Sociedades realizó una serie observaciones de orden jurídico y contable.

III Estación: Al no reunir los documentos necesarios para que su petición fuera acogida, el Deportivo Pereira pidió el retiro de la solicitud de admisión.

IV Estación: el 19 de abril, la Superintendencia de Sociedades hizo una serie de observaciones relacionadas con inventarios de activos y pasivos, discriminación de obligaciones tributarias, vínculos de acreedores con la corporación, valorización de los derechos deportivos y registro de demandas en cuentas de orden, entre otros.

V Estación: el 23 de abril el Pereira radicó nuevamente ante la Superintendencia de Sociedades-Regional Manizales la solicitud.

VI Estación: la Supersociedades se encuentra estudiando el pedido con los nuevos documentos aportados, pero al parecer, todavía hay reparaciones de fondo que impiden tomar una decisión.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?