| 9/4/2007 12:00:00 AM

En la búsqueda de alternativas

Jóvenes de bajos recursos y personas del común pueden ser expertos en tecnologías de la información. En Manizales ya se han graduado 300 jóvenes y en Bogotá otros 100, bajo el título de Microsoft Certified Professional (MCP).

Miguel Ángel Torres no podía creer lo que escuchaba. Un buen día, en plena clase, recibió en su celular una llamada de la oficina de recursos humanos de una importante empresa en el país y ocho días después, ya estaba trabajando en el área de sistemas de esa entidad.

“Desde el momento en que asistí a la primera reunión en el cinema de Plaza de las Américas, algo empezó a cambiar gracias a esa unión de Microsoft, Emtelsa y Aptech Computer Education”, comenta Miguel Ángel, uno de los 400 jóvenes que se graduó en tecnología de la información con el título de Microsoft Certified Professional (MCP).
Esta certificación está enfocada a profesionales que tienen los conocimientos necesarios para implementar satisfactoriamente un producto o una tecnología de Microsoft como parte de una solución empresarial en una organización. La MCP certifica destrezas, conocimientos y experiencia en, al menos, una herramienta Microsoft de las áreas de desarrollo de aplicaciones, administración de bases de datos y administración de infraestructura de red.

Los candidatos a MCP deben aprobar un examen de certificación Microsoft para validar y dimensionar su eficiencia y experiencia. Los exámenes de certificación requeridos para esta credencial deben ser rendidos en los centros Prometric o Pearson VUE instalados alrededor del mundo.

Para obtener la certificación, los candidatos deben aprobar los exámenes de Microsoft y así validar su superioridad en competencias críticas, tales como diseño, desarrollo, implementación y soporte técnico para soluciones basadas en productos y tecnologías Microsoft. Los profesionales que se convierten en Microsoft Certified Professionals son reconocidos por la industria como expertos técnicos. Cada día más y más compañías contratan profesionales certificados Microsoft, por su comprobada experiencia.

"Colombia ha demostrado en los últimos años altos niveles de competencia, de calidad en productos de tecnologías de la información y eficiencia en servicios basados en computación. Esta naciente realidad abre paso para la continuidad en el desarrollo de proyectos productivos de gran impacto para la comunidad y para impulsar el crecimiento económico con mejores prácticas, oportunidades laborales y competitividad”, asegura el Gerente de Microsoft Colombia, Pedro Julio Uribe, al destacar el compromiso de la compañía con los jóvenes.

En Manizales, los jóvenes de bajos recursos cuentan con el apoyo de la compañía y de Emtelsa para obtener mejores oportunidades laborales, mediante el proyecto Entra 21, que prepara a los jóvenes para entrar al nuevo mundo del trabajo.

El objetivo de este proyecto es facilitar el acceso de alumnos de sectores con escasos recursos a los programas de entrenamiento y certificación Microsoft, como una oportunidad para promocionar la fuerza laboral en la región. Esta iniciativa pretende que jóvenes entre los 17 y 24 años, de los estratos 1 y 2 de Manizales, tengan la oportunidad de capacitarse en Tecnologías de la Información, insertarse laboralmente en cualquier empresa de la ciudad, e incluso, formar sus propios negocios productivos.
La Fundación Emtelsa y Microsoft, mediante Aptech Computer Education, son las entidades que han desarrollado estos entrenamientos y certificaciones con índices del 98% de efectividad gracias a su alianza estratégica.

“Las certificaciones internacionales y en especial  las de Microsoft, son muy llamativas para los empresarios colombianos, convirtiéndose en oportunidades para la inserción laboral de las personas que estén certificadas. Además, las aplicaciones que Microsoft ofrece son las más empleadas en este país, permiten aplicar de una manera práctica, todos aquellos conocimientos adquiridos durante el proceso de certificación”, explica el Director de Proyectos Entra 21, Jorge Hernán Enciso.

El coordinador del Proyecto Abriendo Puertas a la Inserción Laboral en Manizales, Santiago Robledo Salazar, también resaltó la importancia de estas acciones sociales en beneficio de la juventud colombiana y sostiene que, “cada uno de los 300 certificados para nosotros es una experiencia maravillosa, puesto que son jóvenes que no habían tenido la oportunidad de recibir una educación de éstas características y que con esta certificación el mercado laboral les puede ofrecer una manera de mejorar sus expectativas económicas, culturales, sociales y familiares”.

Proyecto en Bogotá
El convenio con el programa Fondo para el Fomento al Empleo y Protección al Desempleo, Fonede, Microsoft y su aliado de negocios Aptech, ofrece el desarrollo de acciones tendientes a facilitar el acceso a los alumnos de sectores con escasos recursos a los programas de entrenamiento y certificación Microsoft como una oportunidad para promocionar la fuerza laboral.

Hasta la fecha, más de 100 desempleados se han capacitado en el Programa Microsoft Certified Profesional en la competencia de Desktop Technician o Profesional de Soporte Técnico.

El objetivo es impactar en 300 desempleados, de cualquier edad y en sus familias, beneficiadas con la oportunidad de trabajo que se les presenta.

“Recuerdo cuando nos citaron en las dependencias de Microsoft. De camino a la cita, en medio de un aguacero, me decía que la reunión debería ser en un salón gigante, donde seremos otros desconocidos. Incluso pensé que a lo mejor era para darnos publicidad de algún nuevo producto. Y sorpresa: había un salón arreglado solo para los quince integrantes del grupo que empezábamos a capacitarnos en soporte técnico. Hoy somos parte de una familia involucrada en un gran proyecto y todos ya estamos trabajando en importantes empresas”, concluye otro joven quien también recibió su título en Bogotá.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?