| 3/4/2008 12:00:00 AM

En alerta textileros por cierre de fronteras

El mercado de textiles a Venezuela, el primer comprador de la región, vale más de US$1.000 millones anuales.

El sector textil del país se declaró hoy en alerta roja tras la ruptura de las relaciones políticas y económicas con Venezuela y Ecuador luego del incidente diplomático que generó la muerte del comandante guerrillero, conocido con el alias de Raúl Reyes.

Los empresarios precisaron que el asunto genera una gran preocupación porque Venezuela es el primer comprador de textiles en la región mientras que Ecuador se constituye en el cuarto mejor cliente.

El año anterior las exportaciones de textiles a Venezuela superaron los US$1.000 millones, mientras que las ventas a Ecuador sumaron US $130 millones.

El presidente de la Asociación Colombiana de Textileros, Ascoltex, Iván Amaya precisó que si bien no hay un impacto cuantitativo del cierre en las fronteras, lo cierto es que ya se reportaron devoluciones de camiones con importantes cargamentos de textiles y confecciones.

“Apenas estamos arqueando el perjuicio con los camiones que no pasaron la frontera y más adelante estaremos midiendo la dimensión del problema que de no resolverse hará reprogramar de inmediato la producción textil de Colombia”, dijo el dirigente gremial.

Las cosas se tornan tan complejas que desde ya se piensa en desempleo e impacto en el crecimiento económico del país.

Al preguntársele sobre un plan B, el señor Amaya indicó que resulta imposible pensar en nuevos mercados en el corto plazo pues esos son menesteres que toman su tiempo.

Para los empresarios del sector textil confecciones, lo más acertado y en lo que le insistieron al gobierno es adoptar un plan B que apunte a la recuperación del mercado interno por la vía del control más austero al contrabando y de la llegada de productos de bajo valor al mercado de telas y ropa.

Líos para todos
También manifestaron su angustia por el marchitamiento de las acciones de las empresas del sector que venían en franca recuperación. Explican que la situación se generaliza si se tiene en cuenta que las exportaciones a Venezuela superaron los US$5.000 millones a Venezuela y una cifra superior a los US$1.500 millones al Ecuador.

La positiva balanza comercial, explicó, tendrá incidencia directa en el comportamiento y el valor de las empresas desde esta fecha.

“Aquí la situación es clara pero preocupante porque tanto la industria textil como la automotriz y de otros sectores productivos que exportan a los países andinos hoy en conflicto con Colombia se verán obligados a disminuir producción y a licenciar personal”, sentenció Iván Amaya.

Los industriales revelaron que recibieron un parte también preocupante de la industria de la confección venezolana así como del comercio que esperaban los embarques de telas y textiles y hoy reportan un detrimento de grandes magnitudes por el cierre de la frontera con el vecino país.

Los mejores compradores de textiles y confecciones de Colombia son Venezuela, Estados Unidos, México y Ecuador , es decir que se pierde con esta coyuntura un mercado muy importante.

Sobre los anuncios del presidente de Estados Unidos, George Bush en el sentido de respaldar a Colombia en su lucha contra el terrorismo y pedir con mayor urgencia la aprobación del TLC por asuntos de seguridad nacional, el empresario declaró que dicha petición le crea un clima distinto al acuerdo y hace que sea imperativa su aprobación para recuperar el mercado perdido por la incertidumbre que sobre la negociación creó la bancada demócrata.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?