| 7/17/2007 12:00:00 AM

Empresas buscan ser competitivas

Según la encuesta realizada por la ANDI, las empresas del país dicen contar con un área de investigación a la cual le dedican personal y presupuesto. La mayoría prevé para este año un crecimiento del sector cercano al 10%.

Pese a que algunos llaman “malicia indígena” a la creatividad que tienen los colombianos, las empresas nacionales empiezan a incorporar la innovación dentro de sus procesos productivos. Esto quedó demostrado en la reciente encuesta de competitividad que realizó la Andi, Asociación Nacional de Industriales, donde el 67% de las empresas afirmó que cuenta con un área de investigación y sólo el 33% dijo que no la tiene.

Dos tercios de los encuestados cuenta con un área de investigación, donde se ocupa cerca de un 4% del personal, con un presupuesto superior al 3% del estimado total de la empresa. Esto explica que el 18,6% de la producción esté representada en productos que tienen algún tipo de innovación en los últimos dos años.

Los resultados muestran que el país viene avanzando en la búsqueda de fortalecer su actividad productiva tanto a escala nacional como internacional, utilizando cada vez más la innovación como instrumento de competitividad. Las estrategias productivas de mediano plazo más utilizadas por los encuestados incluyen la ampliación de la capacidad instalada para abastecer el mercado interno y el externo. Esta ampliación de la capacidad instalada ha estado acompañada de la diversificación de productos, de la implementación de nuevas tecnologías y de la especialización en determinadas líneas de producción.

Así mismo queda evidenciado el buen momento que vive la industria nacional, situación que según los empresarios se mantendrá en el segundo semestre. Según la Encuesta de Opinión Industrial Conjunta (EOIC) del mes de mayo de 2007, más del 65% de los encuestados califica la situación actual del país como buena y sólo el 2,6% la considera mala.

Respecto a la utilización de la capacidad instalada, en mayo de 2007 se situó en 82,9%, nivel que se ha mantenido durante el último año. Así mismo, el sector productivo mantiene un margen de capacidad disponible para atender la demanda, si se tiene en cuenta que el óptimo nivel de utilización reportado por los empresarios es de 88,7%. Por su parte, los inventarios se mantienen bajos o normales, sólo el 15,7% de la producción califica sus existencias como altas.

El 66,8% de los encuestados califica la situación actual de su empresa como buena y un 38,8% de las empresas considera que mejorará en un tiempo prudencial.

Según la encuesta, dentro de los mayores obstáculos que perciben los empresarios en el desarrollo normal de su actividad están el tipo de cambio, costo y suministro de materias primas, baja demanda, competencia en el mercado, contrabando y competencia desleal, falta de capital de trabajo, cartera, bajos márgenes de rentabilidad y problemas de orden público. En cuanto a las preocupaciones se destacan la tasa de cambio, la perspectiva de aumentos en la tasa de interés, aspectos sociales y políticos y la inflación.

Con respecto a las expectativas sobre la actividad de sus empresas en lo que queda del año, el 44,7% de los encuestados considera que el segundo semestre será mejor que el primero, el 51,2% que será igual y sólo el 4,1% percibe un deterioro. En estas circunstancias los empresarios esperan un crecimiento de 9,6% en sus ventas para el año 2007.

Encuesta de competitividad
Según el presidente de la agremiación, Luís Carlos Villegas, con este tipo de encuestas se busca identificar los principales cuellos de botella de las empresas, con el ánimo de proponer medidas para mantener y mejorar la competitividad del país. Los resultados fueron obtenidos a principios del 2007 y fue dirigida a empresarios de diferentes sectores económicos y regiones del país. En esta ocasión participaron 91 empresas. Este formato de la encuesta de competitividad incluye varios temas, entre ellos infraestructura, transporte y logística, estrategias de desarrollo productivo, innovación e investigación y desarrollo.

Según este documento, la dinámica económica del país en los últimos años conlleva un crecimiento notable en la demanda de servicios de transporte y de infraestructura en general. Las empresas nacionales empiezan a utilizar con mayor frecuencia el sistema de transporte en contenedores, pero se han hecho evidentes las carencias en transporte multimodal. “Es necesario repensar el sistema de transporte en el país desde la perspectiva logística y de eficiencia”, dice el presidente de la Andi, Luís Carlos Villegas.

“En general, el transporte continúa apareciendo como un problema importante en materia de competitividad. En la Encuesta de Competitividad incluimos una pregunta sobre los costos del transporte en Colombia. Para el 88,2% de los encuestados, estos son altos y representan en promedio el 9,3% de los costos de producción de las empresas”, afirma.

Respecto al transporte terrestre, en particular, es en el que más cuellos de botella se presentan (81% de las empresas lo mencionó así). Algunos problemas específicos son: pobres especificaciones de las vías, informalidad en el transporte, escaso parque automotor y falta de vehículos especializados, poco acceso a ciertos lugares distantes, tabla de fletes que impide la competitividad, difícil ingreso a zonas urbanas. A pesar de los avances en materia de seguridad en el país, aún se presentan problemas, especialmente en horarios nocturnos y vías alejadas.

El transporte marítimo y los puertos son otro gran cuello de botella. Además de los problemas del puerto de Buenaventura, los encuestados consideran que existe gran congestión, poca disponibilidad de transporte para ingreso y salida de los puertos, demora en el proceso de cargue y descargue, demoras por el proceso de inspección (ICA y antinarcóticos). La baja capacidad logística en esta materia se refleja en los altos costos de la misma. El 72,1% de los encuestados considera que éstos son altos y, en promedio, representan el 3,6% de los costos de producción.

Algo que es para destacar es el puerto de Buenaventura donde existen múltiples problemas, pues la capacidad del puerto es baja respecto a las necesidades, no posee infraestructura para el adecuado manejo de la carga, baja capacidad de bodegaje, deficiencias en las vías de acceso al puerto, demoras en puerto, entre otros.

En cuanto al transporte aéreo, este tiene restricciones de rutas, de frecuencia, retrasos, baja capacidad y falta modernizar los terminales. Respecto al transporte fluvial este aún es incipiente en el país y, por tanto, muestra graves deficiencias en materia portuaria, de calados y de seguridad. De acuerdo con los encuestados, la navegación por el río Magdalena se está desaprovechando. Así mismo, es preocupante la baja penetración de las telecomunicaciones en el país, pues la cobertura móvil es aún muy baja, los sistemas de banda ancha no llegan a todo el país y son muy costosos, lo que se refleja en una baja utilización de la misma.

En materia de otros servicios públicos, se destacan los altos costos de los diferentes servicios, los problemas de fallas técnicas en energía (cortes y fluctuaciones en el voltaje) y la poca disponibilidad de servicios como gas, energía, acueducto y telefonía en sitios alejados del país. Según los encuestados, el servicio de aduanas en el país necesita ser modernizado.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?