| 6/1/2012 5:00:00 AM

Empresarios le sacan la leche al TLC con EE.UU.

A pesar del pesimismo que manifestaron algunos con la entrada en vigencia del acuerdo comercial, inclusive previendo su desaparición, el panorama es totalmente contrario. Así lo evidencian importantes empresas.

El año pasado las ventas de Colanta superaron los 1,6 billones de pesos y este año, teniendo en cuenta los resultados obtenidos hasta ahora y la entrada en vigencia del TLC con Estados Unidos, proyecta unas ventas que superarían los 1,8 billones de pesos, es decir, un crecimiento mayor al 10%.

La cooperativa antioqueña lleva 8 años exportando quesos a Estados Unidos y solamente el año pasado vendió más de 20 millones de dólares. El presidente de la organización, Jenaro Pérez, le atribuye el éxito a que su planta posee una certificación de ese país, lo que significó de igual manera la certificación al proceso de producción de las fincas que proveen la leche.

Antes de entrar en vigencia el TLC con los Estados Unidos, Colanta tenía que pagar 32% de aranceles, pero a partir del pasado 15 de mayo ya no lo tienen que hacer, es decir, el panorama es más que positivo para la compañía porque ya no hay barreras arancelarias, lo que le permite mayor competitividad.

El comportamiento de las ventas en el país norteamericano también obedece, según el directivo, al gran porcentaje de latinos que viven allí, además, “poseemos equipos únicos, manejados por técnicos internacionales, que permiten la duración de un queso blanco, que normalmente mantiene su frescura por 20 días, prolongarla hasta 80 días o más”.

Por su parte, para Algarra el crecimiento fue de 22% en litros vendidos, mientras que en pesos alcanzó un aumento de 30% el año pasado.

Aunque la empresa pertenece al Grupo Gloria, de capital peruano, con plantas en Uruguay, Ecuador, Bolivia y Costa Rica, se prepara para atender nuevos mercados desde Colombia, tal y como lo está empezando a hacer en Estados Unidos.

Así lo afirma el gerente comercial de Algarra, Pablo Bueno, quien señala que son todavía muy pocas las exportaciones que están haciendo, específicamente de avena, pero se preparan para aprovechar mejor ese mercado.

Expone, además, que la empresa adelanta inversiones en mercadeo, retail e infraestructura para colocar nuevos productos, ampliar la cobertura y consolidarse a nivel nacional.

De esa manera, queda en evidencia como en los últimos años el sector procesador de leche y derivados ha realizado importantes inversiones en desarrollos tecnológicos en sus plantas para la elaboración de productos innovadores, con especial énfasis en alimentos funcionales.

Sin embargo, el talón de Aquiles, según Asoleches,  se encuentra en la baja asociatividad de los pequeños productores, su reducida escala de producción y la imposibilidad de generar sinergias y mayor desarrollo.

Por ello, el director Ejecutivo del gremio, Jorge Andrés Martínez, hace un llamado no solo al gobierno nacional, sino a las agremiaciones que representan a los productores, a trabajar conjuntamente, y con el apoyo de la industria como parte fundamental de la cadena de valor agregado, a que las políticas públicas y acciones del sector privado se enfoquen hacia una mayor asociatividad, economías de escala y por ende a la reducción de costos de producción en ganadería de leche.

"El TLC es una oportunidad para que el sector haga los ajustes pertinentes en los aspectos de eficiencia, calidad e innovación; los ganaderos ya tienen la oportunidad de importar materia prima y maquinaria sin aranceles, lo cual les permite reducir los costos de producción y ser más eficientes en el manejo de buenas prácticas, que permiten aumentar la producción de leche de calidad; claro, todo esto debe ir de la mano con las acciones y políticas para fomentar la asociatividad de los pequeños ganaderos", concluye Martínez.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?