| 7/9/2012 10:40:00 AM

Empresarios colombo-venezolanos invierten en zona fronteriza

Una inversión de US$40 millones se traducirán en un lujoso proyecto de vivienda que, según los constructores, impulsará el empleo y la economía de Cúcuta.

La ciudad fronteriza, en Norte de Santander, experimenta un gran desarrollo inmobiliario que la hace uno de los destinos de inversión más apetecidos de Colombia. Por tal razón la llamada “Perla del Norte” motivó a un grupo de empresarios binacionales a plantear un proyecto de vivienda de alta gama con valores agregados como sucede actualmente en varias ciudades del país.

Es así como la sociedad Colinas del Bhari Club de Golf S.A.S, empresa conformada por inversionistas colombianos y venezolanos, desarrollará un condominio de vivienda con campo de golf en la ciudad de Cúcuta, que requerirá cerca de US$40 millones de dólares. Este será el primer proyecto de semejantes características para esa importante zona de frontera.

El consorcio informó que después de una detallada evaluación de varias firmas colombianas y extranjeras, escogió al grupo Cobrac´s para la estructuración y gerencia del proyecto.

El gerente general de Cobrac´s, Alejandro Castañeda, aseguró que para dicho propósito ya se iniciaron los estudios y diseños correspondientes. La obra será construida por la sociedad Colinas del Bharí, empresa cucuteña de la región norte santandereana.

El empresario anotó que este plan contribuirá con el crecimiento económico de la ciudad y será vital en la generación de puestos de trabajo por cuanto podría demandar 600 empleos en su construcción, cifra que podría aumentar en su etapa de operación.

La constructora de Norte de Santander precisó que Cúcuta no es solo un polo de desarrollo urbanístico y comercial sino que paulatinamente se ha consolidado como una ciudad de progreso.

La conformación general del proyecto fue contratada con ACCI S.A.S, compañía del grupo empresarial Cobrac´s especializada en estructuración, gerencia e interventoría de proyectos inmobiliarios. El diseño del campo y el urbanismo lo realiza Ecogolf Design Group S.A.S, empresa colombiana acreditada en diseño, construcción y mantenimiento de circuitos para esta actividad.

El gerente de la sociedad promotora, Gonzalo Fuentes, aseveró que este es un negocio de gran tamaño que requiere del acompañamiento de empresas con musculatura financiera así como suficiente trayectoria y experiencia en este tipo de proyectos.

El proyecto está localizado a siete minutos de Cúcuta sobre la vía que conduce a Chinacota. En su primera etapa estará conformado por 250 lotes para la construcción de viviendas unifamiliares, 18 hoyos de golf, campo de práctica, campos de tenis y sede social con amplios salones para reuniones, restaurante, spa, piscina y juegos infantiles. La segunda etapa prevé la construcción de una zona comercial, hotel, casas y edificios de vivienda.

La obra cumplirá con las normas internacionales para diseño y construcción de este tipo de propiedades y al lugar se le aplicarán los conceptos más modernos para que preserve la armonía con el medio ambiente.

En opinión del gerente de Cobrac´s el proyecto se percibe como una enorme oportunidad de inversión para los compradores y capitalistas del Gran Santander y Venezuela con visión de negocio, toda vez que el proyecto cuenta con una excelente localización en una zona muy cercana a la ciudad a la que se llega rápidamente por una vía de doble calzada.

“Las características del terreno donde se erigirá la suntuosa obra y las condiciones comerciales que se tienen previstas hacen pensar que este será un condominio único en la región en donde la valorización y la rentabilidad serán el común denominador”, concluyó Castañeda.                                                               
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?