| 11/12/2011 3:16:00 PM

Empresa colombiana entrega el boulevard turístico del Atlántico

Una empresa colombiana entregó en República Dominicana la vía que conduce a la que es considerada por el presidente dominicano, la Montecarlo del Caribe.

Con la presencia del presidente Leonel Fernández se inauguró la semana anterior el Boulevar Turístico del Atlántico, una moderna, segura y expresa vía que disminuye hasta en dos horas el recorrido entre Santo Domingo y el incipiente sector turístico de Samaná. La construcción de esta red vial de 124 kilómetros y que tuvo un costo de 151 millones de dólares, se ejecutó en 22 meses, dos menos de lo establecido contractualmente con la sociedad concesionaria Boulevard Turístico del Atlántico S.A., de la cual es accionista la firma colombiana Grodco S.C.A.

La apertura de esta concesión vial en la que tuvo protagonismo la empresa de ingeniería colombiana y que provocará un fuerte impacto económico en ese país, al generar 100 mil nuevos empleos y promover el turismo, comercio y la agricultura, resulta ser una excelente noticia y ejemplo de mostrar en el gremio de la infraestructura en Colombia, que tendrá su 8º Congreso Nacional en Cartagena el 16, 17 y 18 de noviembre.

“La inversión en la construcción y reconstrucción vial ascendió a la suma de 151 millones de dólares y los fondos fueron aportados por la concesionaria mediante préstamos otorgados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Europeo de Inversión (BEI), la Corporación Andina de Fomento (CAF) y la Agencia Francesa para el Desarrallo (Proparco)”, explicaron las directivas del Grupo Empresarial Grodco, empresa con 53 años de existencia.

El Boulevard Turístico del Atlántico recibió un premio en el 8º Foro Anual de Líderes de la Infraestructura Latinoamericana como Proyecto del Año, lo que representa también un enorme reconocimiento para Grodco, empresa que participa actualmente en varias obras en Colombia, entre ellas Hidrosogamoso.

Según contó el gerente de Grodco, Gustavo Rodríguez, el primer contrato en República Dominicana se firmó en 2001, luego de un proceso de licitación internacional en el que compitieron con empresas españolas de primer orden como Dragados y Ferrovial.

El directivo asegura, cuando se le pregunta sobre si es más claro el panorama de contrataciones de obra en dicho país que en Colombia, que cada país tiene su institucionalidad y sus normas de contratación públicas, pero que la globalización ha llevado a todos los países a sujetarse a procedimientos muy similares. “Tal vez en República Dominicana cuando se decide la necesidad de un determinado proyecto el tren gubernamental responsable hace todo lo que está a su cargo para sacar adelante el mismo”.

Rodríguez anotó además, que esta obra que ha sido destacada a nivel Latinoamericano es una muestra clara de que la ingeniería colombiana tiene la capacidad de enfrentar exitosamente los proyectos que se requieren en Colombia y hacer entregas oportunas. “En la opinión pública existe la percepción de que las empresas de ingeniería y concesionarios colombianos no tienen la capacidad de ejecutar los proyectos de infraestructura vial y que para hacer nuevas vías, túneles y otras obras se debe traer empresas españolas, brasileñas o de otras nacionalidades”.

El representante de Grodco
reconoció que los problemas de contratación de infraestructura en Colombia existen y que unas pocas compañías han empañado el buen nombre de todo el gremio, pero que tampoco ayuda a una solución que los procedimientos de estructuración de los proyectos sean tan largos y lentos: “¿Cuánto tiempo se lleva estudiando el metro para Bogotá?, cuando se haga va a quedar insuficiente y así son todos los temas para definir”.

Este y otros temas, álgidos y gratificantes por igual, harán parte de las discusiones que se darán en Cartagena en el 8º Congreso Nacional de la Infraestructura en los próximos días.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?