| 1/14/2008 12:00:00 AM

Emisor, con poco margen para manejar inflación: BBVA

Leche, hortalizas, frutos y tubérculos fue el grupo responsable de una cuarta parte de la inflación. La empuje de la demanda explicaría el repunte de la inflación del grupo de comidas fuera del hogar.

El Servicio de Estudios Económicos (SEE) del BBVA en su último informe sobre inflación, así lo asegura. El documento afirma que aumentó la posibilidad de que el Banco de la República intervenga en los próximos meses con un incremento en su tasa de interés, la cual está inalterada desde julio 24 de 2007 en 9,50%.

De acuerdo al informe, la Junta del Banco de la República parece que está confiada en que el aumento de la inflación el año pasado se originó en choques transitorios que se reversarían en la primera mitad de 2008. Suponiendo que la inflación de 2008 estaría cercana al 4,5%, eso afectaría el margen de maniobra del Emisor para dar cumplimiento a las metas de inflación para 2008 y 2009.

Cabe resaltar que la próxima reunión de la Junta Directiva del Banco será el 25 de enero. Allí se revisará el informe trimestral de inflación de diciembre y se tomará la decisión sobre el futuro de la tasa de interés.

El SEE considera que, según lo que muestran las minutas de la Junta, al interior de este organismo hay al menos dos corrientes de pensamiento. La primera considera que el nivel actual de la tasa es consistente con una postura de política monetaria contraccionista y no hay necesidad de aumentos futuros en la tasa de interés de intervención. La otra corriente no descarta incrementos adicionales en la tasa de interés, si así lo sugiere la información, para dar cumplimiento a la meta de inflación. Pese a estas dos líneas, la Junta decidió en su última reunión de diciembre de 2007 dejar la tasa de interés inalterada.

El reporte explica que la situación que actualmente enfrentan los miembros de la Junta no es sencilla. De un lado, los indicadores de actividad económica demuestran que las medidas adoptadas en el pasado han empezado a tener efecto y el entorno internacional se ha vuelto menos favorable para Colombia. De otro lado, el panorama mundial demuestra que hay un incremento de la inflación, explicado por el precio de los alimentos y combustibles. También agrega que internacionalmente existe una gran incertidumbre sobre si los efectos serán de carácter transitorio o permanente.

El SEE dice que la pérdida de la meta de inflación en 2007 y la tendencia alcista con que finalizó la inflación el año pasado pudo tener efectos sobre las expectativas de los agentes.

 

“Así mismo, algunos precios, como los contratos de arrendamiento firmados después de diciembre de 2003, se han indexado al valor de la inflación en 2007. Por otra parte, a pesar de la desaceleración de la inflación de bienes no transables sin alimentos ni regulados, repuntó y se ubica en el techo del rango meta. Esto puede aumentar aún más si se considera que el Gobierno espera una devaluación promedio del 8% para este año, según el plan financiero”, añade el reporte.

Es probable que los pronósticos de inflación hayan sido revisados al alza, dice el informe, debido a que el repunte de la inflación en el cuarto trimestre de 2007 no estaba contemplado en el escenario central del Banco de la República.

¿Qué pasó en 2007?
Según el análisis, la inflación en diciembre de 2007 fue de 5,69% (de acuerdo con el informe del Dane), siendo mayor a lo esperado por los analistas que responden la encuesta de Bloomberg. Con ese resultado la inflación estuvo 169 puntos básicos por encima del punto medio del rango meta establecido en 2007, el cual fue de 4%. La inflación anual sin alimentos se situó 4,43%, muy cerca del rango meta, el cual para 2007 se estableció entre 3,5% y 4,5%.

El grupo de alimentos fue el que más contribuyó al aumento de la inflación, con un 73,8%. La carne de res y sustitutos fue el grupo responsable de una tercera parte del repunte. El fenómeno fue asociado con el aumento de las exportaciones a Venezuela. Sin embargo, el informe explica que en el ámbito internacional se ha observado un aumento considerable en el precios de estos productos, debido en parte al incremento en la demanda, asociado con un aumento del ingreso de los países en vías de desarrollo, así como por los mayores costos para el levante y engorde del ganado y aves.

La leche, hortalizas, frutos y tubérculos fue el grupo responsable de una cuarta parte de la inflación. La empuje de la demanda explicaría el repunte de la inflación del grupo de comidas fuera del hogar.

Por último el estudio agrega que en el tercer trimestre del año la inflación tuvo un repunte que no fue anticipado por el Emisor, debido a que el invierno de fin de año afectó la cosecha de bienes perecederos, principalmente hortalizas y a que el precio internacional de cereales y aceites continuó aumentando. Para el Banco, la inflación de fin de año sería muy similar a la observada en septiembre, tanto por la canasta de alimentos como por la de sin alimentos, situación que finalmente no se dio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?