| 7/29/2008 12:00:00 AM

Electrodomésticos a crédito

EPM financiará electrodomésticos y mejoras para el hogar a sus abonados a partir de octubre. Algunos comerciantes se sienten amenazados de muerte.

La decisión de EPM de vender electrodomésticos financiados a sus clientes, enfureció a los comerciantes de electrodomésticos de Medellín, que se sienten amenazados de muerte por la jugada.

EPM anunció formalmente que a partir de octubre comenzará un programa piloto para financiar con la factura de los servicios públicos, electrodomésticos que se venden en Éxito, Carrefour, Makro, Homecenter, Falabella y Corona, establecimientos que ya están en la lista de aliados del proyecto. Los pequeños comerciantes no quieren participar en esquema y sienten que la estrategia muy seguramente los sacará del mercado.

“Están en peligro de extinción y de muerte entre 350 y 400 establecimientos pequeños, de entre 8 y 10 empleados”, le dijo a Dinero.com el director de Fenalco Antioquia, Sergio Ignacio Soto. Según las cuentas del gremio también saldrán afectados almacenes tradicionales como la cadena Flamingo.

El centro del lío
El corazón del problema hasta ahora es un asunto financiero. Con la llegada de los hipermercados, los pequeños almacenes de electrodomésticos se vieron obligados a aumentar su exposición al crédito. “El 90% de estos aparatos son fiados”, señala Soto. Y a pesar de que tienen índices de cartera vencida de 15% a 20%, “han tenido el valor de perdurar y de seguir”, agrega.

Con esa estructura, buena parte de los ingresos de los comercios de la Calle Colombia, donde están ubicados los pequeños comerciantes, son rendimientos financieros por los intereses corrientes y naturalmente, por los de mora, que según algunos compradores, exceden el tope de la usura.

En el sistema que tiene con sus aliados comerciales, EPM recibe una comisión de 2% por llevar el cliente al establecimiento, se queda y administra la cartera del cliente y le paga de contado a los almacenes.

Los comerciantes pequeños en cambio, quieren que EPM les pague entre 15% y 20% adicional por las ventas de electrodomésticos. Argumentan que es lo que dejan de percibir al vender de contado y no a crédito. “Para ellos vender de contado no es negocio por su estructura de costos”, dice Juan David Valderrama, asesor de la Gerencia General de EPM.

Para la empresa antioqueña, esa propuesta es muy difícil de aceptar. Por el contrario, el programa ‘EPM-Une Financiación Social’, como lo conocen internamente, pretende rebajar el costo de las cuotas de crédito para sus abonados y ahorrarles gastos como los de los pasajes para ir al punto de venta a pagar.

Así no lo ven en Fenalco. “Ahora con la llegada de EPM, con patrimonio descomunal, a hacer labor de banquero con plata pública, se pueden aniquilar 5.000 empleos directos y 2.500 indirectos, que tienen su foco en los estratos 1, 2 y 3 de las comunas, que son el 80% de la población de Medellín”, dice el director de Fenalco.

“No hay derecho a que se compita desequilibradamente en contra de los usuarios y los contribuyentes. Esto es destruir las empresas y los empleos, cuando tienen que dedicarse más bien a ser eficientes en prestar los servicios de energía, aguas, gas y telecomunicaciones”, señaló Soto airado.

“Esperamos que haya conciencia de la junta y el alcalde que, no habían considerado este aspecto que presenta una factura de cobro social muy alta”, concluye.

El plan sigue
A pesar de las críticas, que posiblemente terminaran en que los comerciantes pequeños se unirán al sistema con un esquema diferente que deje contentas a las dos partes, en octubre se lanzará el programa piloto que durará hasta el fin del año.

Las Empresas Públicas pretenden colocar 3.000 créditos mensuales, para conseguir una cartera de $15.000 millones, entre un grupo de sus clientes preseleccionados. En 2009, si las cosas funcionan bien, quieren colocar $40.000 millones.

En abril, en la asamblea del BID en Medellín, esperan que el banco multilateral anuncie su vinculación al proyecto que tiene un impacto interesante para los estratos 1,2 y 3. Ahora estudian una participación de entre US$10 millones y US$15 millones. La decisión podría estar lista en noviembre.

Las EPM tienen el terreno allanado por la experiencia de Codensa en Bogotá, que tiene una cartera multimillonaria y la de su filial en Manizales, la Chec, que tiene $2.561 millones en créditos y apenas $1,8 millones vencidos.

En el programa ‘EPM-Une Financiación Social’ darán créditos para electrodomésticos y mejoras para el hogar a 48 meses para estratos 1 a 4 y a 36 para estratos 5 y 6. Las tasas serán de 1,88% para 1 a 4 y entre 2% y 2,2% para 5 y 6 y los montos, dependiendo de la capacidad de pago demostrada, entre $500.000 y $6 millones.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?