| 8/8/2008 12:00:00 AM

El Santander, de nuevo en la pelea

Un depósito de ahorro a término promete agitar la competencia en el mercado del ahorro colombiano, en un momento que los bancos andan preocupados por mejorar sus carteras de crédito.

El Banco Santander lanzará el lunes un nuevo producto de ahorro con el que esperan sacudir el mercado financiero colombiano. El argumento, la tasa de interés más alta del mercado a 90 días en montos entre $1 millón y $100 millones.

Así lo informó el presidente del Banco Santander Colombia, Román Blanco en rueda de prensa el viernes en la mañana.

El banco español ofrecerá con el nombre “Depósito más Santander”, un depósito de ahorro a 90 días, con una tasa entre 10% y 11% anual, superior a la tasa DTF, que es la que ofrecen las entidades financieras en certificados de depósito CDT a ese mismo plazo. La DTF esta semana se ubica en 9,73% anual.

“Es una tasa única, rompedora”, señaló el presidente del banco español que tras la crisis financiera hoy es el séptimo más grande del mundo. Para ilustrar el punto, destaca que en un depósito ahorro de $50 millones, el sistema financiero local ofrece entre 6% y 7% al año.

Con este producto, el banco pretende atraer y conservar clientes nuevos de estratos 3 a 6, que tienen ahorros y CDT en otras entidades. En la actualidad el Santander Colombia tiene 350.000 clientes personas naturales y una participación de 3% en el mercado de ahorro.

Es posible que haya algunos movimientos en el sector por cuenta de este producto. El Santander es uno de los pocos bancos del mundo que se pueden dar el lujo de pensar en productos de ahorro, cuando la mayoría de los bancos locales e internacionales tratan de normalizar sus carteras de crédito, emproblemadas por aumentos en la morosidad.

Los dineros captados con el nuevo instrumento no se usarían para crecer su cartera mucho más allá de lo que lo haga el mercado colombiano.

Pocas vueltas
Además de la tasa de interés, el producto tiene como atractivo, la facilidad administrativa para constituir el depósito. Depuraron sus formularios para dejar 40 campos de información, los que son los estrictamente necesarios para cumplir con las normas de la Superintendencia Financiera y con sus propios estándares internos de contraloría.

Calculan que el lleno de estas planillas se toma entre 15 y 20 minutos, un tiempo que consideran uno de los mejores posibles en el país. Además, dicen, una cuarta parte del formulario se puede prellenar por teléfono o por internet, lo que recortaría más el tiempo de atención.

Para atender la demanda del producto, reforzarán canales alternativos. Su Call Center ya se está fortaleciendo desde enero 15 pasado, e invertirán en su página de internet. También usarán fuerzas de ventas externas que complementen su red de 75 oficinas, que es mediana para los estándares colombianos.

En este momento estudian la posibilidad de usar corresponsales bancarios, pero es una herramienta que no desplegarán todavía.

Reto al mercado
El diseño del producto de ahorro a término comenzó hace ocho meses, pero esta estrategia tiene una tradición grande en la entidad. De hecho, el primer salto en su crecimiento, refiere Blanco, lo dio el banco en su ciudad de origen, en la cantábrica Santander, cuando en 1989 decidió ofrecer una tasa de 11% a los depositantes en cuenta corriente en un momento en que esas cuentas no ofrecían ninguna remuneración. En parte por esta estrategia, del séptimo lugar del país, rápidamente subió al sexto y luego al quinto.

Este tipo de movidas de “retar el statu quo”, como las calificó Blanco, que habían caracterizado al Banco, no habían sido usadas en Colombia donde la entidad hasta ahora ha tenido una participación bastante tímida.

La tónica parece estar cambiando. “Habrá más iniciativas”, anunció el presidente del Santander Colombia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?