| 5/11/2012 8:00:00 AM

El otro escándalo

El enredo de las prostitutas y el servicio secreto no es el único problema que enfrenta Cartagena. Hay otro peor: la posibilidad de un mega-apagón.

En Cartagena muchos se preguntan qué tan inminente es el riesgo de que la ciudad se quede a oscuras en cualquier momento, por cuenta de la fragilidad de su sistema eléctrico. El asunto ha sido tema de la agenda en los últimos meses y, de hecho, fuentes consultadas por Dinero aseguraron que hubo acuartelamiento de primer grado y monitoreo permanente a la red eléctrica durante la reciente Cumbre de las Américas, pues la posibilidad de cortes en el servicio eléctrico ha venido aumentando. De hecho, algunos periodistas que asistieron al evento señalan que durante una de las primeras ruedas de prensa con la canciller María Ángela Holguín, el martes 10 de abril, cuando todavía no habían llegado a la ciudad todos los presidentes invitados, hubo un corte breve de energía en el Centro de Convenciones.

Las autoridades desmienten esa versión y señalan que actualmente en la ciudad no se presenta ningún riesgo. Según Carlos Figueroa, vocero de la Alcaldía de Cartagena, no hubo cortes de energía durante la Cumbre y hoy no existe amenaza alguna de apagón en la ciudad. Según él, el nuevo alcalde, Campo Elías Terán, puso en funcionamiento la subestación de Villa Estrella, lo que descongestiona las redes y le da mayor solidez al sistema; esto servirá de soporte mientras se concluye el gran proyecto que necesita la ciudad: la interconexión de “El Bosque”.

Este es el proyecto “madre”, pues se supone que garantizará el servicio de manera permanente. Exige una inversión por $70.000 millones y consiste en una nueva subestación, acompañada de 14 kilómetros de redes. Las obras están a cargo de Interconexión Eléctrica S.A. (ISA) y deben empezar en la primera quincena de mayo.

El problema es que los trabajos ya tienen un retraso importante porque, primero, la licencia ambiental se demoró más de lo esperado y apenas en abril fue expedida. Como si fuera poco, la anterior alcaldesa, Judith Pinedo, sostuvo una polémica con las directivas de ISA porque la compañía quería tender por el aire una línea eléctrica a lo largo de una de las zonas más pobres de la ciudad, cuando, según ella, esa línea debería quedar bajo tierra. Estas discusiones también alargaron el inicio de los trabajos.

Pero ya hubo acuerdo con el alcalde Terán y la licencia ambiental fue expedida, así que se supone que el proyecto quedó destrabado. Sin embargo, las demoras persisten. Los medios cartageneros informaron que la piedra inaugural sería puesta el pasado 15 de abril, justo después de la Cumbre de las Américas; ese hito no se cumplió. ISA informó que la meta es empezar el 7 de mayo, pero en la Alcaldía de Cartagena señalaron que aunque todo está listo, la fecha exacta todavía no se conoce pues faltan algunos documentos por firmar.

Mientras tanto, la amenaza sigue latente. Solo cuando concluyan los trabajos, en abril de 2013, Cartagena estaría blindada; así que la ciudad tendrá que defenderse con la estructura que hay actualmente, soportando el crecimiento adicional en la demanda de energía durante los próximos meses y los picos que se presenten en la temporada de fin de año.

Es necesario ponerle el acelerador al tema. Por su nivel de crecimiento, La Heroica está en una situación vulnerable; su condición de destino turístico favorito de los colombianos puede jugar en su contra, pues justamente cuando más gente la visita es cuando mayor demanda puede presentarse. Así, la ciudad sería víctima de su propio éxito. La amenaza está cantada.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?