El futuro del 2 x 1.000

| 10/27/2000 12:00:00 AM

El futuro del 2 x 1.000

Desde su nacimiento en noviembre de 1998 con la emergencia económica, el impuesto a las transacciones financieras ha sido objeto de constantes cambios en su normatividad, producto de más de 5 decretos y/o leyes en menos de 2 años. A pesar de esto, el recaudo ha sido estable.

Por ahora, el impuesto sigue vigente hasta el 31 de diciembre (aunque hay una prórroga hasta el 28 de febrero del 2001), gracias a que el impuesto fue incluido en la ley Quimbaya, por lo que su cobro no se afectó con la caída del plan de inversiones, que se produjo el pasado 19 de octubre.



El futuro del 2 x 1.000 dependerá de la reforma tributaria. En lo corrido del año (al 10 de octubre), se han recaudado por este concepto $804.000 millones menos de lo que se planeaba ($1,5 billones). Es claro que el impuesto ha sido menos efectivo de lo esperado y que solo ha aumentado la demanda por efectivo y ha disminuido el número de transacciones en cajeros.



Arrancaron los futuros





Con el ingreso de los Comisionistas de Bolsa como nuevos intermediarios del mercado cambiario, a partir del 18 de octubre, se iniciaron también los contratos de futuros.



A pesar de que desde mayo de 1999, la Bolsa de Bogotá tiene lista la reglamentación de los Contratos de Operación a Plazo de Cumplimiento Financiero sobre la Tasa Representativa de Mercado, TRM, solo hasta la tercera semana de octubre se realizaron los primeros 4 contratos.



Estos contratos tienen condiciones estándar de tamaño (US$25.000) y vencimiento (son operaciones hasta por un plazo de seis meses: 6 vencimientos, el tercer miércoles de cada mes), condición fundamental para darles liquidez. En estos contratos, las partes se obligan a pagar en moneda legal colombiana y en la fecha prevista para el vencimiento pactado, la diferencia entre el valor pactado para la operación a plazo y el valor de mercado de la TRM para la misma fecha de vencimiento, de acuerdo con algunas condiciones preestablecidas.



En los primeros contratos, el comisionista que actuó fue la Compañía de Profesionales de Bolsa y el precio pactado a futuro de la TRM fue de $2.160. Los compradores fueron entidades del sector real y el sector financiero fue el vendedor.



Se espera que este tipo de transacciones se multiplique pues la necesidad de contar con instrumentos de cubrimiento le da mucho potencial.





Portafolio poco diversificado








El portafolio de los inversionistas institucionales más importantes es alrededor de $18 billones. Esto es, un 11% del PIB, que si bien es pequeño para estándares internacionales, es importante en relación con el tamaño del mercado de capitales local. Cerca de la mitad de este portafolio está invertido en títulos de tesorería TES y bonos de deuda pública, esto es, en papeles del Gobierno.



Es claro que si se desea que estos inversionistas les jueguen al mercado accionario y al largo plazo es necesario darles los adecuados estímulos, lo cual requerirá más que un cambio en la legislación, un fuerte compromiso gubernamental y consistencia en las políticas económicas.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.