| 3/16/2006 12:00:00 AM

El efecto rebaño

Las agencias calificadores comportan cada vez más como un rebaño de ovejas (cuando una se mueve, las otras tienen que seguirlas) dice Ricardo Durán, analista de Corredores Asociados.

Tal como lo anticipamos la semana pasada, marzo llegó con su tradicional cuota de volatilidad. Las tasas de interés de los Tesoros de Estados Unidos alborotaron el panorama interno a lo largo de la semana en medio de la incertidumbre generada por el cambio en la política montaría de Japón, del incremento en las tasas de interés de los préstamos hipotecarios y de un escenario norteamericano signado por la caída de la productividad y por el aumento en los costos laborales.

El viernes se publicó la tasa de desempleo de Estados Unidos de febrero y la generación mensual de plazas de trabajo no agrícolas. Aunque la cifra resultó superior a la esperada, el dato del mes anterior se revisó a la baja. Sin embargo, la variable empleo no deja de inquietar al mercado externo puesto que la esperada recuperación en el ritmo de actividad económica de Estados Unidos puede impulsar el consumo y por ende la inflación.

En la esfera interna, la víspera de las elecciones de Congreso, junto con la modificación agridulce en la perspectiva de la calificación del riesgo soberano por parte de la agencia Moody´s imprimieron una fuerte dosis de volatilidad después del rally de la deuda en el primer bimestre del año.

En particular, la ambigua decisión de Moody´s de mejorar la perspectiva de la deuda denominada en dólares y de amenazar con degradar la calificación de la deuda denominada en pesos, generó una reacción adversa sobre los TES comoquiera que la mayor parte de la deuda soberana colombiana se denomina en moneda local y que su participación en la deuda total debe seguir creciendo a futuro.

Al mirar con lupa la declaración de Moody´s lo único que nos quedó claro fue que la agencia tenía calificaciones muy disímiles entre la deuda en pesos y la deuda en dólares y que la calificadora en su infinita sabiduría decidió "promediar".

Más allá de la natural confusión del mercado, pensamos que la conducta reciente de las calificadoras ha tenido tres características visibles:

Funciona el denominado "efecto rebaño" entre las calificadoras, es decir, cuando una se mueve, también lo hacen las otras.

Aplican la regla de tres: S&P modificó la perspectiva de la deuda a 3 semanas de las elecciones de Congreso y Moodýs hizo lo propio 3 días antes de la contienda electoral, sin conocer la viabilidad política de las cacareadas reformas estructurales. En este sentido nos parece que tienen un muy raro sentido de la oportunidad

Existen hoy en día 4 tipos de outlooks: positivo, estable, negativo y el agridulce de Moody´s.

Como fuere, nuestros vaticinios sobre un marzo caracterizado por una leve tendencia devaluacionista, una caída en el precio de las acciones y una reversión en la tendencia bajista de las tasas de interés de la deuda pública se están cumpliendo sin que descartemos que estas tendencias tiendan a profundizarse a finales del mes a la espera de la decisión que tome el banco central americano en relación con las tasas de intervención.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?