| 6/8/2009 12:00:00 AM

El banco de los pobres en Colombia

El método del Grameen Bank del premio Nobel Muhammad Yunus entra al país. El nuevo Grameen - Aval Colombia ofrecerá servicios financieros a los menos favorecidos. La operación comenzará este semestre en Ciudad Bolívar en Bogotá.

La Fundación Luis Carlos Sarmiento Angulo donó el capital para conformar una nueva entidad, el Grameen Aval Colombia, que operará la franquicia del Grameen Bank, el conocido ‘banco de los pobres’ que ideó el premio Nobel de la paz Muhammad Yunus. La entidad cuenta con un presupuesto inicial de US$5 millones.

El lunes 8 de junio se firmo en Cartagena el acuerdo entre el Premio Nobel y Luis Carlos Sarmiento Angulo, presidente del Grupo Aval, durante la Cumbre Regional de Microcrédito. “A través de esta alianza continuaremos invirtiendo en actividades generadoras de ingresos lideradas por nuestros deudores humildes pero confiables. Si podemos mejorar en algo de productividad y los ingresos de los 4.000 millones de pobres en el mundo, habremos ayudado a un crecimiento real sólido y sostenible”, comentó Muhammad Yunus.

“La idea es construir una organización sin ánimo de lucro para poder aprovechar la experiencia del profesor Yunus. La entidad que se crea es independiente de los bancos y es una herramienta para combatir la pobreza. Sin embargo, no descartamos la posibilidad de transformarlo en un banco”, afirmó Luis Carlos Sarmiento Angulo.

La actividad del Grameen en la fundación se iniciará en el segundo semestre del 2009 y antes de tres años cumpliría su primera etapa en la cual busca beneficiar a 10.000 personas. Los primeros beneficiarios serán los desplazados, los desmovilizados de los grupos armados, los vendedores ambulantes y las mujeres cabezas de familia.

El énfasis de estos microcréditos será la creación y el fomento de pequeños negocios, propuestos por las personas más pobres. “Buscamos prestar dinero a los sectores menos favorecidos de la población colombiana que no calificarían para obtener un crédito bancario tradicional, pero que cuenten con ideas productivas, el empuje y las ganas de ponerlas en marcha para salir adelante. Queremos abrir oportunidades concretas de trabajo y progreso para miles de familias que hoy viven en condiciones de pobreza”, explicó el presidente del Grupo Aval.

El primer lugar beneficiado sería la localidad de Simón Bolívar, en Bogotá. A partir de los resultados se piensa expandir el modelo a otras regiones, bajo la administración del Grameen. “Vamos a traer gente de Bangladesh para entrenar a los colombianos. La intención es asegurar que el sistema y la metodología funcionan”, completó el premio Nobel de la Paz.

Grameen Aval Colombia proveerá pequeños créditos en condiciones favorables a personas que, de otra manera, no tendría acceso a los préstamos tradicionales ofrecidos por entidades bancarias. Su objetivo primordial será el de construir una cultura de responsabilidad individual, ahorro y uso prudente del crédito para actividades que generen ingresos sostenibles.

El método consiste en proveer créditos sin garantías y con la mínima documentación necesaria, a clientes pobres, “lo que vale es la palabra del deudor” asegura el profesor Yunus. El pago de estos créditos depende en gran parte de la confianza entre individuos de una misma comunidad conformada por un grupo de cinco deudores. Entre ellos mismos se encargan de vigilar el comportamiento del grupo.

En este sentido, la responsabilidad del pago del crédito le corresponde solamente a cada deudor principal, los miembros del grupo ayudan a evaluar, monitorear y apoyar a los otros deudores asociados, de esta manera nos grupos son homogéneos entre si.
El Grameen Bank que se originó en Bangladesh, trabajaría en Colombia con una tasa de mercado. En el mundo, el Banco tiene 7,5 millones de personas con microcréditos, de los aproximadamente el 64% ha logrado salir de la pobreza.

Turquía: Caso exitoso

Grameen llegó a Turquía en el 2003 y ha obtenido resultados positivos, “Estamos teniendo mucha ayuda del sector privado porque el modelo ha sido un éxito. Actualmente les estamos prestando a 24,000 mujeres, tenemos presencia en 39 ciudades de las 81 que existen en Turquía, además contamos con 41 sucursales y la meta es llegar a las ciudades que faltan dentro de los próximos cinco años”, comenta Maya Ondalikoglu, Program Manager para Turquía del Programa de Microcrédito Grameen.

La funcionaria considera que el programa es un éxito porque cuentan con la credibilidad de la gente y porque la plataforma garantiza el retorno del 100% del crédito.

Para la Program Manager , Colombia tiene una sólida operación, además que Grammen cuenta con personal que lleva más de treinta años de experiencia, “estoy segura que las diferencias culturales no van hacer un impedimento para que funcione el modelo”, concluye.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?