| 8/5/2011 7:25:00 AM

El amo del ‘fast food’

Yum Brands –grupo presidido por David Novak y dueño de Pizza Hut, Taco Bell y KFC– tiene a Colombia como uno de los ejes en sus planes de crecimiento.

David Novak, presidente mundial del grupo Yum Brands –dueño de Pizza Hut, Taco Bell y KFC– tiene por estos días sus ojos puestos en Colombia. Y no es para menos. Está pensando abrir medio centenar de nuevos restaurantes en las principales ciudades del país, así como renovar la imagen de los ya existentes. Se trata de un plan de expansión para robustecer su presencia en 110 países y aumentar sus 38.000 puntos de venta en el planeta, que generaron US$11.000 millones de ingresos el año pasado.

La estrategia va con todo. Por el lado de Pizza Hut, los cambios se están dando desde mayo de 2008, cuando Yum Brands decidió darle el manejo de la pizzería a DFI, una sociedad de Costa Rica que desde hace 40 años tiene la franquicia en ese país. Ahora, el reto en Colombia es ambicioso: “primero poner la casa en orden, segundo elevar la marca a la altura de los estándares internacionales y penetrar el mercado nacional”, dice Mario Carvajal Araya, gerente general de Pizza Hut.

El primer paso ya empezó. Durante los dos años y medio que DFI lleva al frente de Pizza Hut en el país, ha invertido US$2,5 millones en equipos, capacitación de personal y en la apertura de tres restaurantes de domicilios. El nuevo paso ahora, sin duda el más importante, es la expansión. Con unos recursos por US$5 millones, la marca pretende abrir, en cinco años, 45 puntos en Bogotá, Medellín, Cali y Cartagena y generar 1.000 nuevos empleos.

Hoy, con nueve restaurantes en la capital, avaluados en US$6 millones, y 200 trabajadores, Pizza Hut factura US$4 millones al año, cifra que, una vez esté ejecutado el plan de penetración, esperan cuadruplicar. Por lo pronto, para dar a conocer la nueva cara de la pizzería, DFI ha invertido US$240.000 en publicidad.

Pero eso no es todo. Según Carvajal, cuando los 45 nuevos restaurantes abran sus puertas, DFI  entrará a Colombia con las dos cadenas de comidas que, aparte de los 50 puntos de venta de Pizza Hut, componen esa sociedad en Costa Rica: los Cebollines –franquicia guatemalteca–  y la peruana China Wok.

Y mientras DFI avanza con sus planes, Taco Bell no se detiene. A finales del año pasado abrió en Bogotá y planea llegar con inversiones individuales entre $400 millones hasta $1.000 millones a Medellín, Cali, Barranquilla y Cartagena.

También hay planes para KFC, que lleva varios años en Colombia y acaba de cerrar un negocio con el grupo KFC Ecuador, y liderado por su presidente Juan Carlos Serrano, renovará su imagen y abrirá nuevos restaurantes. Así pues, tres marcas de Yum Brands van a empezar a moverse con fuerza en el mercado colombiano. Tres diferentes franquiciados de una misma casa matriz que ya están aliados estratégicamente y que van tras un mismo objetivo: crecer en el país. “Somos hermanos de marca y lo mejor está por venir”, remata Carvajal.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?