| 9/30/2010 5:00:00 PM

El 67% del área sembrada en café es susceptible a sufrir de roya

La Federación de Cafeteros anunció un crédito en condiciones especiales para quienes decidan cambiar las variedades más vulnerables a la enfermedad por las variedades Castillo, que son resistentes.

El incremento de las lluvias en las época tradicionalmente seca del año y el hecho de que el 67% del área sembrada de café en el país está en variedades susceptibles como Maragogipe, Típica y Borbón han hecho que la infestación de roya haya crecido notablemente en el país.

“En Chinchina se habla de que el 30% del área presenta roya”, dice Álvaro Zuluaga, comprador de café de esta población caldense.

El ministerio de Agricultura y la Federación Nacional de Cafeteros promovieron la creación de una línea de crédito en condiciones especiales para los cafeteros que decidan cambiar las variedades más vulnerables a la enfermedad por las variedades Castillo, que son resistentes.

Adicionalmente la Federación ha recomendado sistemas para manejar la enfermedad. En www.cenicafe.org está el Boletín 19 en el que aparecen las mezclas de agroquímicos que se pueden usar para controlarla y las fechas de aplicación.

Al incremento de la roya se le suma al aumento en la presencia de la broca. Según la información del ICA en el mes de septiembre presentaron, lotes con niveles de infestación por encima de 3,5%, lo que claramente afectaría la calidad de la producción del grano en estas zonas del país.

La principal recomendación para evitarla es realizar una oportuna y estricta recolección de frutos maduros, evitar la caída y presencia de frutos en el suelo y aplicar las medidas establecidas por el ICA, para la renovación de cafetales. "Estas prácticas han demostrado ser exitosas en el pasado y aseguran que los niveles de la plaga no superen el 2% en campo", anotó el ICA.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?