| 12/16/2005 12:00:00 AM

Duelo de grandes

En lo corrido de este año, las batallas han sido la constante en el mundo tecnológico. La lucha ha sido descarnada en tanto no se han respetado territorios o tradiciones. Oracle, SAP y Microsoft gastan miles de millones en ser los dueños del mercado.

En lo corrido de este año, las batallas han sido la constante en el mundo tecnológico. Contiendas de innovación se han llevado a cabo en segmentos de telecomunicaciones, diseño, e-business, entretenimiento, por nombrar solo algunos. Pero ha sido en el segmento de soluciones empresariales donde se han batido como gladiadores las multinacionales desarrolladoras (incluso locales en el caso de Colombia, pero eso es otro artículo).

La lucha ha sido descarnada en tanto no se han respetado territorios o tradiciones. Ninguna tierra es ajena y ningún cliente, e incluso empresa colega, han sido sagrados para la conquista del mercado. Como si fuera poco, el cáliz corporativo que codician empresas como Oracle, SAP, IBM y Microsoft, ya no solo se ha forjado del mineral de las grandes compañías, sino que las pequeñas y medianas empresas de las regiones emergentes adornan como grandes finas piedras el anhelado trofeo.

Un acto de esta obra épica tecnológica, fue protagonizado por Microsoft hace un par de semanas, cuando luego de una larga espera por una actualización de su base de datos, SQL Server, lanzó la versión 2005, nombre clave Yukon, prometida desde octubre de 2000 para inicios de 2004.

Con esta nueva arma, el mariscal Bill Gates espera disminuir la gran ventaja que Oracle e IBM tienen en el campo de las bases de datos. Como grito de batalla, Steve Ballmer, gerente ejecutivo, es decir, comandante del cuerpo de tarea N° 1, anunció que "ya la competencia no puede decir que Microsoft no califica para soportar las aplicaciones críticas de las grandes corporaciones". Mientras tanto, se dejaban ver las otras sorpresas del arsenal: Visual Studio 2005 y el software para integración de aplicaciones y procesos de negocios, BizTalk Server 2006.

Con la idea de respaldar la tarea de ataque de la caballería Microsoft, se lanzó una agresiva oferta de reducción de 50% sobre los precios de SQL Server para clientes Oracle o IBM, anunciada por Ballmer, lo que seguramente creará más presión sobre la competencia.

En este enfrentamiento, Microsoft asegura tener más de 400.000 instalaciones de SQL Server actualmente, contra 245.000 de Oracle y 72.000 de la base de datos DB2 de IBM.

Pero la realidad muestra que este liderazgo es solo de volumen, es decir de efectivos, porque en áreas aseguradas, entiéndase ingresos en el segmento de bases de datos, el mapa deja ver que Oracle lidera, aunque IBM, con menos de un tercio de las instalaciones de la armada de Larry Ellison, el CEO de Oracle, da la pelea por el primer lugar. Hoy, ambos contendores tienen un 34% del mercado, según Gartner. Microsoft tiene un 20%, principalmente en zonas de la mediana empresa.

En este punto de la refriega es cuando entra el otra gran contendor, SAP, el panzer alemán del software empresarial, líder mundial de soluciones ERP (planeación de recursos empresariales en español); a quien Oracle tiene en la mira de su ofensiva lanzada este año por ese mercado, y con quien se ha batido cuerpo a cuerpo, milímetro a milímetro por la conquista de territorios estratégicos del mercado, como los que eran propiedad de la empresa Retek, a la que los dos cercaron.

SAP y sus tanques, Oracle y sus acorazados. Los verdaderos archí rivales de esta historia.

SAP es un aliado natural de Microsoft en la ruta al imperio de la gestión de datos corporativa. El comandante Ballmer aseguró que unos 20.000 clientes de SAP usan SQL Server y que más del 40% de los nuevos despliegues de SAP se hacen en conjunto con la base de datos de Microsoft. El ejecutivo anunció un acuerdo de licenciamiento con SAP que permite a éste vender sus aplicaciones en un combo con SQL Server.

De esta forma, el panzer alemán y la armada de Gates siguen uniendo fuerzas para no ceder terreno ante la arremetida del ejército Oracle, que a su avasallante división de bases de datos, ha unido la de desarrollo de aplicaciones, que fortaleció al comprar a PeopleSoft por US$10.300 millones hace un año, luego de 18 meses de lucha. Desde ese momento se hizo a una de las mejores soluciones de software empresarial ERP y CRM (administración de relaciones con los clientes) del planeta, que a su vez se había robustecido antes con la compra de JD Edwars.

Al ocurrir esto, la batalla entro también al plano psicológico, pues SAP expresó públicamente que el movimiento de Oracle más allá de preocupar, abría una excelente oportunidad para mejorar su liderazgo en el sector que llegaba al 50% en el mundo. Y tenía algo de razón, pues los clientes de PeopleSoft estaban dominados por la incertidumbre ante las nuevas condiciones que implicaba el cambio, lo que le permitia a los alemanes lanzar escaramuzas para pescar a algún cliente nervioso.

Sin embargo, con el paso de los días, la estrategia de absorción que adelantó Oracle parece haber sido exitosa y para el inicio del tercer trimestre de su año fiscal, es decir para finales de agosto, ya había anunciado de forma oficial su programa de lanzamientos, que incluye PeopleSoft Enterprise 9 junto a su tradicional y popular Oracle E-Business Suite que llegará a la versión 12. Igual sucede con JD. Edwards EnterpriseOne, con referencia 8.12.

En otros frentes

Pero no ha sido esta lucha la única, pues este año los rivales se dedicaron a reforzar sus tropas, mejorando su conocimiento, pero ante todo engrosando su lista de clientes, que a mediano plazo es el seguro para abastecerse y contar con ingresos por servicios.

Oracle atacó rápido y duro con PopleSoft, y un par de meses después estaba en un combate cerrado frente a SAP por quedarse con el especialista estadounidense de software para minoristas Retek, que finalmente Oracle compró por US$631 millones, mientras los alemanes anunciaban su retiro de la puja.

En este trabajo de fortalecimiento, Oracle compró hace dos semanas dos nuevas empresas, TRO Technologies y Octet­String, con el fin de impulsar su oferta de gestión de identidades, y nivelar en innovación y asistencia las soluciones que ofrece a sus clientes. Posteriormente, había logrado un acuerdo para comprar a Siebel, su rival en una operación que fue valorada en más de US$5.800 millones. Convirtiéndose en el mayor proveedor mundial de soluciones CRM.

Con estas operaciones, que de seguro son las últimas que realiza la firma en este año, Oracle ha invertido unos US$19.000 millones en 12 empresas desde 2003. Tal estrategia, explicó Larry Ellison, "no está dirigida a crecer en el mercado sino a fortalecer y reforzar nuestra oferta global". De hecho, de las 12 empresas adquiridas, sólo 5 tuvieron un impacto en su oferta de aplicaciones y de éstas, sólo 2 consecuencias significativas (PeopleSoft y Siebel) en las ventas. El resto de adquisiciones complementan funcionalidades tecnológicas que Oracle prevé que serán tendencias lógicas de la tecnología a corto plazo: "la auténtica verticalización de aplicaciones y la seguridad" dice su cuerpo de inteligencia.

Por su parte, SAP no quiso acabar el año sin responder a la acuciosidad de Oracle en los frentes de CRM y seguridad, y anunció la compra de la firma Khimetrics, una compañía minorista estadounidense con 130 empleados y especializada en software para el sector de retail; movida que se sumó a la compra de Triversity, un fabricante estadounidense de software de puntos de venta.

Además de mostrar que se está moviendo, SAP quiere dificultarle el camino a Oracle hacia el mercado de la distribución, un ámbito codiciado por ambos. De esta forma, SAP también se asegura la posibilidad de ofrecer aplicaciones end-to-end que se encarguen de operaciones relacionadas con la demanda y con la gestión de la cadena de suministro del sector de la distribución. Un espacio donde Oracle tiene grandes adelantos.

Según la consultora AMR Research, SAP, para retener la base actual de clientes de Khimetrics, debe definir de forma clara y rápida el desarrollo y la integración de sus productos en su oferta. Por su parte, los responsables de SAP aseguran que en 90 días anunciarán el roadmap de producto previsto.

Lucha por los pequeños gigantes

Otra de las grandes batallas que están librando estás grandes del software se refiere a la conquista de las pequeñas y medianas empresas de Latinoamérica.

Según las consultoras Gartner Group e International Data Corporation (IDC), cerca del 90% del sector privado en Latinoamérica está dominado por las Pymes. Las consultoras dicen que hay alrededor de 340.000 compañías que tienen entre 10 y 100 usuarios, con una expectativa de inversión para este año de más de US$800 millones.

Para Oracle, en este momento Brasil es su mayor mercado en la región (hoy concentra el 50% de la facturación regional total), con más de 6.000 clientes, seguido por México y Colombia. En la conquista de las Pymes latinoamericanas, desde el año pasado lanzó la edición especial llamada E-Business Suite Special Edition, que incluye las aplicaciones de E-Business Suite de Oracle empaquetadas especialmente para los requerimientos de este sector. De acuerdo con Oracle, esta solución, además de ejecutar aplicaciones básicas como Finanzas, Inventario, Manufactura y Business Intelligence, incluye servicios de implementación, educación y soporte. OracleDirect es la división de Oracle que responde a las necesidades de las empresas medianas y pequeñas a través de canales especializados; el servicio OracleDirect LAD representó el 34% de las ventas de licencias en la región durante el año fiscal 2004-2005.

Con esta fuerza, Oracle espera descontar la ventaja que le lleva SAP en el terreno de las aplicaciones. Si bien Oracle lleva la indiscutible delantera en cuanto a bases de datos en Latinoamérica, con 55% del mercado, y la amenaza de Microsoft aún es débil, se encuentra desde muy lejos como segundo en aplicaciones con solo el 16% del territorio detrás de SAP, que domina el 51%.

Oracle ha lanzado el programa a nivel mundial "Off SAP" con el objetivo de ganar terreno rápidamente, mediante financiamientos especiales y créditos en las licencias de software, sin embargo la financiera JP Morgan dijo en un reporte que este plan llega tarde y no es efectivo.

El asalto vertical

En la estrategia por conquistar a las Pymes, se atravesó la oportunidad de segmentar el mercado no solo por tamaño sino por procesos específicos de cada industria. De esta forma, además de contar con una estrategia lineal, horizontal, de acuerdo al tamaño y la cadena de valor externa de las empresas, ahora se tenía la alternativa de atender necesidades desde el interior de cada empresa hacia su sector propio, soportando y aligerando su trabajo de crecimiento en éste.

SAP pegó primero en este campo, y diseñó un amplio portafolio de soluciones microverticales, All-in-One, plataforma que incluye un modelo económicamente accesible y de aplicación inmediata, con soluciones preconfiguradas que pueden ser sincronizadas para operar dentro de cada industria específica: construcción, educación superior, acuacultura, agroindustria, granjas pecuarias, fabricación de vehículos y auto partes, laboratorios farmacéuticos, cemento, comercio, retail, servicios de salud, entre otros.

De las 500 microverticales diseñadas hasta ahora, 12 fueron creadas por los socios de negocio de Colombia, las cuales incluso han sido exportadas a otros países de la región.

Casi un año después del asalto de SAP, Oracle reaccionó y contraatacó, esta vez su comando se concentra en el trabajo modular.

La respuesta fue presentada en Colombia y la región bajo el nombre de Oracle Fusion Middleware, una plataforma que consiste en soluciones modulares de software que se ejecutan en distintas plataformas e ínter operan con tecnologías middleware y aplicaciones empresariales de otros proveedores de software, como por ejemplo IBM, Microsoft y SAP.

Oracle Fusion Middleware es la base de "Project Fusion", la próxima generación de aplicaciones Oracle. El uso de tecnologías de estándares abiertos como BPEL y Java dotará a esta nueva generación de aplicaciones de gran flexibilidad y ventajas en la gestión, gracias a su ambiente web.

En esta suma de batallas nada está definido, y cada quien ataca con lo que sus espías del futuro les predicen como la mejor fórmula para fortalecer a sus clientes y llevarlos seguros a ser los más competentes en su propia lucha. Oracle se ha venido fortaleciendo bajo la idea de llegar a presentar la solución más integral del mercado, bajo la promesa de que será una ecuación perfecta entre alcance del producto y precio. Viene trabajando duro por construir aplicaciones más robustas y completas, su principal ventaja es tener bajo control la gestión de datos y conocer muy bien la operación bajo ambiente web.

Por su parte, SAP se ha concentrado en responder a las especificidades de las empresas desde las características propias de su labor, y viene fortaleciéndose en responder no solo al trabajo de sus clientes de acuerdo a su tamaño sino a las características particulares de su negocio. Su punto fuerte es conocer muy bien el mundo complejo del desarrollo de aplicaciones, aunque se ha mostrado débil en la capacidad de adaptación de sus grandes soluciones a ambientes web, así como en los tiempos de implementación.

Por su parte Microsoft hasta ahora empieza, y mientras descifra el camino hacia las aplicaciones de gran complejidad, su peso en el campo de batalla sigue ligado al impulso que le brinde al juego de SAP. Sin embargo, las huestes de Bill Gates son expertas en trabajar rápido y no está lejos, cada día menos, el momento en que reclamen su parte del globo mundial del software empresarial.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?