| 10/30/2005 12:00:00 AM

Diseñando sitios web para negocios verdaderos

Fernando Basto, columnista de Dinero.com y consultor de comercio electrónico, explica cómo desarrollar una página de Internet para su empresa.

Caso 1: El sitio bonito y económico

Paso uno. El empresario piensa que debe tener una web. ¿El motivo? Su competencia ya tiene sitio en Internet o bien alguien cercano a él le recordó que era el colmo que aún no la tuviese.

Paso dos. El empresario busca en algún directorio de organizaciones que le puedan prestar el servicio de diseño. Pero después de mucho cotizar se decide por la mejor opción . su sobrino quinceañero que es un mago con los computadores y que por solo $100.000 pesos le diseña el sitio web completo de la empresa y mejor aún se lo sube en un hosting gratuito.

Paso tres. Ya con el sitio web diseñado imprime la dirección en toda su papelería, tarjetas de presentación y demás referencias de la empresa.

Resultado del proceso: Un sitio web muy bonito, con una presentación de inicio muy representativa de todas las habilidades del sobrino en cuestión (de esas que demoran minutos en cargar y con movimiento y sonido sin contemplación), publicidad emergente de casinos que ni conocemos e invitaciones a descargar videos de adultos (recuerden que el hosting es gratis) y lo "mejor" que después de meses o incluso años con la web en línea . ni un solo o muy pocos contactos de negocios.

Caso 2: El sitio costoso

A efectos de imaginarnos un escenario algo diferente respecto al caso anterior cambiaremos unos aspectos así: El empresario le ha dado vacaciones al sobrino y decidió que para "no cometer" el mismo error por la cotización más costosa del mercado, que le incluyeron desarrollo de cientos de códigos de programación y un poderoso servicio de hosting con lo cual ya no sale publicidad de terceros en su sitio. No obstante para sorpresa de él, se está repitiendo el mismo resultado en esencia . ni un solo o muy pocos contactos de negocios.

¿Qué está pasando? ¿Por qué después de tener un sitio tan "bien diseñado" o de haber invertido millones, este no da resultado?.

La respuesta a estos interrogantes es a su vez el punto de partida que deben considerar los empresarios al momento de pensar en tener una presencia en Internet.

¿Para qué quiero Internet en mi empresa?, ¿A cuáles mercados pienso exportar? ¿Cómo un sitio web me debe abrir los mismos? ¿Debo publicar mis precios en línea?, ¿Qué debo poner en mi sitio web como página de inicio? ¿Cómo conecto mis objetivos empresariales con Internet? ¿Cuánto espero vender por Internet en el siguiente año?, ¿Es lo mismo un sitio web bien diseñado que uno usable?.

El punto al que deseo llegar es muy sencillo; no estamos diseñando sitios web para hacer negocios de verdad. Aquellos proyectos que ni siquiera han tenido como impulsor el plan estratégico de la empresa, de ninguna manera servirán para el desarrollo de la compañía.

En un proceso de planeación estratégica a manera de ejemplo podríamos haber definido como visión "Ser la Empresa número uno en ventas en los Países Andinos para el año 2010 en los segmentos de muebles para hogar". Y ahora viene la pregunta: ¿y no será que Internet sería una herramienta ideal para realizar dicho objetivo?

Por favor, un sitio web debe ser más que un bonito catálogo en línea. Tiene que ser vendedores y sucursales virtuales de sus Empresas, y para lograr ello a continuación realizaré algunas sugerencias generales:

Primero, revise a fondo todo su plan estratégico. Diseñe su sitio web como una herramienta que le permita lograr parte o incluso la totalidad de sus proyectos. Conéctelo con su visión, misión, objetivos, planes, metas e incluso políticas de empresa. No es lo mismo tener como política empresarial ser los mejores en calidad, que ser los mejores en entregas a tiempo. Este último, por ejemplo, frente a un desarrollo web lo llevará directamente a tomar pedidos conectados a sus bases de datos y sistemas contables a efectos de cumplir con la política mencionada.

Segundo, no confunda diseño bonito con diseño eficiente. El tener una presentación o video institucional de inicio en su sitio a parte de malgastar el tiempo del visitante en línea (¿o acaso no todos buscamos automáticamente la opción skip intro o saltar introducción?) no es en si mismo una opción que como tal busquen los usuarios. Lo que busca el usuario es contenido, características de productos, servicios, opciones que le permitan interactuar con la empresa.

Tercero, incluya llamados de acción. Su sitio web puede ser visitado por miles de personas, pero si este no les "habla" serán muy pocos los que le contacten. Me explico con un ejemplo, por cierto también real. En esto días ingresé a un sitio de una prestigiosa marca de vehículos para buscar un modelo en especial. Aunque el sitio en cuanto diseño y velocidad era bueno, cuando llegué al modelo de mi interés cual sería mi sorpresa cuando a pesar de mostrarme la carta de colores ni me permitía cambiar el modelo con los mismos (eso sería una buena usabilidad) y ni siquiera había una opción que llamara a la acción del tipo "Adquiere tu vehículo ahora". Es obvio que seguramente nadie te pagará un carro en línea, pero sí es ideal que tomen datos de potenciales compradores y los remitan al concesario más cercano. Moraleja anticipada, no es problema de dinero o inversión en la web pues dudo mucho que una empresa que vende vehículos de en promedio $30.000.000 a $90.000.000 no tenga $500.000 para diseñar un sencillo formulario de captura de datos.

Cuarto, monitoree sus resultados. Frecuentemente en varios de los seminarios a los que he asistido como conferencista les pregunto a los asistentes, en general empresarios y gerentes de mercadeo, si han consultado las estadísticas de acceso a su sitio web, y la respuesta de la gran mayoría es nula. ¿Cómo pueden medir los resultados de su estrategia si ni siquiera controlan cuantas visitas reciben en su sitio web?

Quinto, actualice su sitio web permanentemente. Su página en Internet es un reflejo del dinamismo de su empresa. Incluya sus nuevos productos, hechos recientes importantes relacionados con usted o su sector, nuevo personal, etc. Dele un motivante para que sus visitantes o clientes la visiten frecuentemente. Si siempre van a encontrar lo mismo mes tras mes, ¿para qué la dejarían en sus favoritos?

Sexto, escuche y aprenda de sus clientes. Jamás, y debo repetir, jamás, ignore los comentarios o sugerencias que sus clientes le realicen respecto a su web. Si le dicen que no logran encontrar la información, que su web es muy lenta, o que en pocas palabras no les está brindado valor agregado al visitarla, realice los cambios necesarios y mejore lo que tenga que mejorar.

A grandes rasgos estos son algunos pasos iniciales que se deben considerar al momento de pensar en tener una presencia seria y de negocios en Internet. Si ya tiene su sitio web le invito a revisarlo y cambiarlo si así lo considera; pero si su proyecto aún está en inicios, espero haberle dado algunas buenas luces al respecto.

www.fernandobasto.com contacto@fernandobasto.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?