| 4/5/2011 2:05:00 PM

Diamond Foods compra Pringles por US$1.500 millones

La compañía acordó comprarle a Procter & Gamble Co. su negocio de papas fritas Pringles por 1.500 millones de dólares, la compraventa más grande de una serie que le han dado al fabricante de palomitas Pop Secret y de las botanas Kettle una creciente participación del mercado de aperitivos.

El acuerdo también significó la salida de todas las empresas que tenía P&G en el sector alimentario.

En años recientes el fabricante de Tide y Pampers ha vendido sus negocios de café Folgers, la mantequilla de maní Jif, las grasas comestibles Crisco Shortening y las bebidas Sunny Delight.

El acuerdo por Pringles está estructurado para crear una nueva compañía bajo el nombre de Diamond Foods. Los accionistas de P&G recibirán cerca de 57% de la compañía combinada, mientras que los accionistas de Diamond tendrán cerca del 43%.

Diamond, fundada en 1912 por un grupo de productores de nueces de California, fue conocido sobre todo por sus nueces en cáscara durante la mayor parte de su historia, pero desde que Diamond salió a bolsa en 2005, inició una ola de compras con las que ha ampliado su gama de botanas. Se apropió de Pop Secret en 2008 y de Keetle el año pasado.

La transacción por Pringles eclipsa esas adquisiciones, pues aumentará los ingresos de Diamond en más del triple, a cerca de 2.400 millones de dólares al año. La adición transformó a Diamond de un negocio pequeño con un puñado de fuertes productos de nicho en un competidor de la talla de Frito-Lay, una unidad de PepsiCo Inc., y de Kraft Foods Inc.

Pringles se convirtió en la tercera marca de más de mil millones de dólares en ser vendida por P&G en los últimos años, después de Folgers y Actonel. P&G mantiene 23 marcas con ventas anuales de 1.000 millones de dólares o más.

 

AP

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?