| 8/18/2010 11:45:00 AM

Destacan importancia de relación comercial con Venezuela

La embajadora de Colombia en Caracas, María Luisa Chiappe, afirmó que la relación con Venezuela es "prioritaria" para Bogotá, y dijo que uno de los pasos importantes para su restablecimiento pleno es el pago de la deuda por US$800 millones a exportadores colombianos.

"El tema de la relación con Venezuela es prioritario para Colombia, para el Gobierno, para el Congreso" de ese país en los aspectos político, económico, social, aseveró Chiappe, quien regresó ayer a Caracas, en una entrevista con la cadena de noticias Globovisión.

La diplomática resaltó la importancia de que los Ejecutivos de los presidentes venezolano, Hugo Chávez, y colombiano, Juan Manuel Santos, hayan decidido "establecer una ruta de trabajo" para reconstruir los nexos diplomáticos y económicos tras un año de crisis, que incluyó la ruptura de relaciones el pasado 22 de julio.

Ambos gobernantes acordaron en una reunión en la ciudad colombiana de Santa Marta, el pasado 10 de agosto, restablecer las relaciones bilaterales y sacar del debate público, para tratarlos directamente y en privado, temas álgidos como el de la seguridad en la frontera, recordó la embajadora.

La "ruta de trabajo" será desarrollada por cinco comisiones, que constituirán el próximo viernes en Caracas los cancilleres venezolano, Nicolás Maduro, y colombiana, María Ángela Holguín, en materias "prioritarias" para ambos países como "seguridad fronteriza, comercio e infraestructura", entre otros, dijo Chiappe.

El comercio, uno de los sectores más afectados por la crisis diplomática bilateral está incluido en esas comisiones de trabajo que establecerán los Gobiernos de Venezuela y Colombia, que comparten una amplia y activa frontera de 2.219 kilómetros. "El tema del comercio obviamente comenzará (a resolverse) por el pago de la deuda" que mantienen importadores venezolanos a exportadores colombianos y que asciende a unos 800 millones de dólares, dijo Chiappe.

En Venezuela rige un control de cambios desde hace siete años, y las deudas de los importadores venezolanos se han generado a partir del retraso de la entrega de las divisas por parte de la comisión estatal que las administra a fin de honrar los pagos a los exportadores colombianos. "Difícilmente un exportador colombiano va a querer hacer operaciones si no se cancela esa deuda que está pendiente", afirmó la diplomática.

La crisis del último año repercutió en el intercambio comercial entre los dos países andinos, que superó los 7.000 millones de dólares en 2008, pero se desplomó a unos 4.600 millones en 2009, y podrían rozar los 2.000 millones de dólares al cierre de este año.

"Aspiramos que Colombia tenga, como antes, la libertad de transar (negociar) cualquier tipo de bienes" con Venezuela, afirmó Chiappe, quien señaló la necesidad de que ambos países firmen un "tratado de libre comercio" en los próximos meses.

El año próximo, explicó la diplomática, vence un acuerdo comercial bilateral amparado en la Comunidad Andina de Naciones (CAN), que no podrá ser renovado debido a Venezuela renunció al organismo regional en 2006. "Hay que hacer un tratado (de libre comercio) con Venezuela para saber cómo se va a realizar el comercio a partir del año próximo, cuando expira lo acordado" en el seno de la CAN respecto a "cero arancel" en el comercio bilateral.

Además de cero arancel para los productos de ambos países, el acuerdo de la CAN establece un "arancel externo" para proteger el mercado binacional de productos de terceros, explicó la embajadora. "Ambos países ya le han dado ventajas a terceros países" por lo que se "configura un escenario distinto" en materia comercial y "es fundamental mantener el cero arancel entre ambos países" porque ""si no hay arancel los productos son más baratos", añadió Chiappe.

 

 

 EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?