| 3/16/2009 12:00:00 AM

Desempleo vuelve a escena en América Latina

América Latina se convirtió en una trituradora de empleos tras la caída de la producción y el consumo iniciada a fines del 2008, dejando al descubierto la cara más dramática de la crisis global: millones de personas sin dinero y sin trabajo.

En Brasil y México, las dos mayores economías de la región más desigual del mundo en distribución de los ingresos, cientos de miles de trabajadores han sido víctimas de despidos masivos decididos por empresas afectadas por la crisis global tras un lustro de bonanza económica.

En Sao Paulo, el mayor polo fabril brasileño, la industria eliminó 236.500 empleos desde octubre, casi el 10 por ciento de la fuerza laboral del sector. En todo el país, 756.694 empleos formales se cerraron en diciembre y enero, con el grueso de los despidos concentrados en la industria y el comercio.

México, en tanto, perderá entre 250.000 y 300.000 empleos este año, según datos oficiales, aunque la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) estimó que la pérdida podría ser de hasta unas 500.000 plazas.

La tasa de desempleo en México subió en enero a un 5,0 por ciento, su mayor nivel en más de 12 años.

La economía mexicana se contrajo un 1,6 por ciento en el cuarto trimestre del 2008, su primer tropiezo para un trimestre en cinco años, y los analistas esperan que la recesión se prolongue hasta el segundo trimestre de este año.

La caída en la actividad económica, originada por la recesión en Estados Unidos, está llevando a las empresas a aplicar despidos masivos y paros técnicos, sobre todo en la industria manufacturera.

La filial mexicana de Volkswagen ya despidió a 400 trabajadores temporales, en tanto que General Motors despedirá este mes a 600 en su planta en el norte de México.

Nissan, en tanto, podría despedir a unos 6.000 trabajadores en su planta en Aguascalientes, en el centro del país.

"Inevitablemente vamos a tener un mayor nivel de desempleo", dijo Miguel Messmacher, el principal economista de la Secretaría de Hacienda mexicana. "Van haber muchas personas que van a perder sus trabajos", agregó.

El pronóstico del funcionario ya es una herida abierta para Iván Sánchez, de 45 años, para quien el despido significó perder un salario de 53.000 pesos al mes (unos 3.500 dólares), con el que pagaba 2.000 pesos de hipoteca de su casa y una cuota escolar de 4.000 pesos.

El ex oficinista solicitó el seguro de desempleo que otorga el Gobierno del Distrito Federal mexicano. "Sólo son 2.000 pesos y te los dan por una única ocasión; por favor, eso es una burla", comentó a un diario local.

"LO QUE VENGA"
La situación no es muy diferente en economías más pequeñas, como Ecuador, donde según cifras oficiales a diciembre, el desempleo era del 7,3 por ciento, pero el subempleo alcanzó un 48,8 por ciento y la tasa de ocupados plenos un 43 por ciento.

En el norte de Quito, en una de las avenidas que cruza a lo largo la capital ecuatoriana, se reúnen decenas de desempleados que buscan trabajos relacionados a la construcción, básicamente como albañiles, carpinteros o "lo que venga".

"Soy pintor, pero también le entro a la albañilería (...) lo que venga", dice Marco Toctaquiza, de 30 años. "Esta semana sólo trabajé un día (...) está duro", agrega mientras espera que alguien se acerque para ofrecerle algún trabajo.

En Perú, la minería, uno de los motores de la economía, perdió 6.000 empleos desde diciembre por efecto de la crisis financiera global, según datos oficiales.

En Argentina, en tanto, el Gobierno presiona a las empresas para que no despidan a trabajadores, pese a la caída de la demanda, y según expertos también manipula estadísticas para ocultar un aumento en el desempleo, tal como ocurre, según el consenso de analistas, con los datos de inflación.

La administración que encabeza la presidente Cristina Fernández ha reconocido sólo la existencia de despidos aislados en algunos sectores o en ciertas empresas, pero no despidos masivos.

Según analistas como Kathryn Rooney, de Bulltick Capital Markets en Miami, la tendencia del Gobierno argentino es la de inmiscuirse en las decisiones de los privados, algo que no considera sostenible en el tiempo.

La ínfima economía paraguaya tampoco escapa a los coletazos de la crisis global.

El Ministerio de Justicia y Trabajo del país informó que unos 1.000 obreros fueron afectados por suspensiones de contratos. Los sectores más afectados fueron frigoríficos, afectados por el derrumbe de las exportaciones, la industria de la confección y curtiembres.

En Colombia, la tasa de desempleo se elevó a un 14,2% en enero frente al 13,1% en el mismo mes del 2008, lo que significó un aumento de 308.000 personas sin empleo dentro de un universo de 2,83 millones de desempleados.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?