| 4/22/2008 12:00:00 AM

Demócratas dispuestos a votar TLC

Los demócratas están dispuestos a programar una votación del TLC con Colombia. A cambio piden que se ponga en primer lugar a trabajadores estadounidenses.

 

Los demócratas de Estados Unidos están dispuestos a programar una votación de un polémico TLC con Colombia, pero a cambio piden que la Casa Blanca ponga en primer lugar los intereses de los trabajadores estadounidenses, dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Durante un encuentro con los mandatarios de México y Canadá en Nueva Orleans el martes, el presidente George W. Bush volvió a pedir que el tratado de libre comercio sea votado en el Congreso, que es controlado por la oposición demócrata.

El presidente dijo que fue una "mala decisión" de Pelosi postergar indefinidamente una fecha para votar el proyecto.

En respuesta a Bush, Pelosi afirmó que al remover plazos "restrictivos" que obligaban los congresistas a votar el acuerdo, los demócratas están poniendo los "intereses económicos del pueblo estadounidense en primer lugar."

"Los demócratas están listos para trabajar con el presidente para llevar el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Colombia a votación en la Cámara, pero el 'timing' tiene que ser el de las familias trabajadoras de Estados Unidos, no el 'timing' del presidente," dijo Pelosi en un comunicado.

Aprobar el tratado con Colombia, el principal aliado de Estados Unidos en América Latina, así como otros pendientes con Panamá y Corea del Sur, es una prioridad para Bush en el último año de su mandato.

Pero los demócratas, que aprobaron un tratado similar con Perú a fines del año pasado, pusieron trabas al de Colombia expresando preocupación por el asesinato de sindicalistas y la impunidad al investigar esos crímenes en el país andino.

El tema del comercio también se involucró en la campaña presidencial estadounidense, donde los dos precandidatos a la presidencia por el Partido Demócrata, los senadores Barack Obama y Hillary Clinton, expresaron abiertamente su oposición al acuerdo.

Negociación política
Los congresistas demócratas, que tienen en los sindicatos estadounidenses su principal base de apoyo, han insinuado recientemente que negociarían con Bush el TLC a cambio de la expansión de una ley con programas para compensar a trabajadores y estados afectados por la "exportación" de empleos a otros países con el comercio internacional.

Bush, por su lado, mandó el tratado de Colombia directamente al Congreso para votación sin negociar la expansión de esa ley de ajuste comercial (TAA en inglés).

Para eso, usó las reglas de la llamada "vía rápida," que da autoridad a la presidencia para negociar tratados comerciales y establece que el acuerdo debe ser votado sin alteraciones luego de 90 días de su envío al Congreso.

Como no llegó a un acuerdo antes de mandar el pacto con Colombia, los líderes demócratas votaron por aplazarlo indefinidamente.

"Los demócratas han dicho repetidamente al presidente que estamos dispuestos a trabajar con él en buena fe para crear empleos y recuperar nuestra fuerza económica," dijo Pelosi.

"Al remover plazos restrictivos para el Tratado de Libre Comercio con Colombia los demócratas votaron para poner las necesidades económicas de los estadounidenses en primer lugar," agregó.

El tratado es considerado fundamental por el presidente Alvaro Uribe, muy popular en su país, para crear empleos y atraer inversiones de largo plazo a Colombia.

Bush ha dicho que dar la espalda a su mayor aliado en la región enviaría un mensaje equivocado de Estados Unidos a sus vecinos latinoamericanos.

Estados Unidos también destina, desde el año 2000, más de 500 millones de dólares al año a Colombia en ayuda para combatir el narcotráfico y la guerrilla bajo el llamado "Plan Colombia."

 

 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?