| 7/30/2007 12:00:00 AM

De los Santos a Planeta

Luego de muchos rumores y semanas de especulaciones, esta semana La Casa Editorial El Tiempo anunciará que el Grupo Editorial Planeta adquirió el 55% de sus acciones. Entre la puja estaban los grupos Prisa, Planeta, El Clarín de Argentina y el franco italiano RSG.

Esta semana La Casa Editorial El Tiempo dará a conocer los pormenores de una de las más grandes negociaciones del sector editorial en Colombia: La búsqueda de un socio estratégico para ellos, que terminó siendo el Grupo Editorial Planeta.

Actualmente esta compañía tiene más de 50 años en la industria editorial. Y aunque su gran fortaleza es en la parte editorial, también tiene presencia en medios de comunicación como Antena 3 en televisión, Onda Cero en radio, el periódico La Razón, empresas organizadoras de eventos como Unipublic, y completa su oferta de contenidos y entretenimiento con presencia en negocios como el cine y la formación. En España es propietario, además de Antena Neox y Antena Nova. Además, es dueña de las estaciones de radio como Europa FM y de varios diarios regionales.

Otro de los que quería ser y no fue era Prisa, dueño en Colombia de Caracol Radio, socio del Grupo Latino de Publicidad, GLP, y cuenta con otros negocios en prensa, radio, televisión y educación en el mundo. Por su parte, el grupo Planeta tiene gran fortaleza en textos y en medios de comunicación y formación profesional. En cuanto al grupo El Clarín, este tiene presencia en diarios, televisión cerrada y, según su página de internet, cerca del 20% de su propiedad está en manos del fondo Goldman Sachs. Y, por último, RSG representa al diario El Mundo de España y al Corriere della Sera de Italia.

Prisa opera la mayor red de emisoras radiales de lengua española y tiene más de 28 millones de oyentes en España, Estados Unidos, México, Colombia, Costa Rica, Panamá, Argentina y Chile, con Unión Radio. Además, tiene cinco títulos de revistas y es dueña del 60% del grupo Midi Libre en Francia y accionista de Media Capital en Portugal, en el segmento de televisión. Es dueño del periódico El País de España y con el Grupo Santillana tiene productos educativos y de formación. En Colombia, es la dueña de Caracol Radio y tiene, junto a El Tiempo, la propiedad del Grupo Latino de Publicidad, GLP, empresa dedicada a la comercialización de medios. Además, este grupo español ha manifestado su interés en buscar, cuando se abra el proceso, la operación del tercer canal privado de televisión en el país para competir contra Caracol TV y RCN TV.

Por su parte, el grupo El Clarín de Argentina cuenta con negocios en periódicos —El Clarín y Olé— y en televisión cerrada —con Multicanal—, y Canal 13 en la frecuencia abierta de televisión, entre otros. Una de las lecturas que le daban al interés de este grupo en El Tiempo, era la de consolidar una oferta en dos de los principales mercados de América Latina y en el mediano plazo ser atractivo para una adquisición, no solo de un conglomerado de medios, sino también de telecomunicaciones, por las redes y el contenido que puede ofrecer.

Finalmente, para RSG —que tiene los diarios El Mundo de España, Corriere della Sera de Italia, The Guardian de Inglaterra y Libération de Francia— sería la oportunidad de tener una inversión en América Latina y complementar su oferta y portafolio de diarios.

Según la Revista Semana en su última edición, asegura que Planeta ofreció US$338 millones y Prisa había ofrecido 300, más un grupo de periódicos bolivianos avaluados en US$25 millones. Ese pago en especie fue rápidamente descartado, pues para los accionistas de El Tiempo no tenían mayor atractivo unas publicaciones en un país tan ajeno a sus intereses como Bolivia. Además, periódicos con unos rendimientos muy pobres.

Así mismo, destaca la publicación, que “ante esa circunstancia, se le solicitó al Grupo Prisa si estaba dispuesto a aumentar su oferta. El mismo día de la asamblea, Jaime Polanco (directivo del grupo Prisa) comunicó que estaba dispuesto a encimar US$10 millones de dólares. Eso dejó sobre el tapete a Planeta con 338 y a Prisa con 310, con lo cual, en teoría, el negocio no estaba definido, pues Prisa pensaba que el criterio económico no sería automáticamente el único decisorio, ya que sabía de la empatía ideológica entre su grupo de medios con El Tiempo y que su experiencia con el diario El País ayudaría mucho en el contenido del diario colombiano”.

Precisamente la semana pasada, Luís Fernando Santos, presidente de La Casa Editorial El Tiempo, CEET, envío una comunicación a sus empleados pidiendo calma a raíz de todos los rumores que se habían suscitado por la posible negociación. “Los socios de la Casa Editorial El Tiempo dieron su aprobación para continuar las negociaciones en el proceso de búsqueda del nuevo socio estratégico de la CEET que iniciamos hace algunos meses. Esta es sin duda, una muy buena noticia para todos y para nuestra empresa. Queda un camino por recorrer. Y pueden estar seguros que apenas tengamos algo definitivo que comunicar, serán los primeros en saber”.

La comunicación además decía que “Este proceso desde el comienzo se ha caracterizado por la especulación, tema que como han visto se ha intensificado por la reunión ayer (miércoles) de socios. Sea la oportunidad para reafirmarles que la alianza en que venimos trabajando busca principalmente el crecimiento y fortalecimiento de la Casa Editorial. Asimismo, cabe anotar que el ingreso de un socio estratégico a la CEET no implicará cambios en el equipo directivo de la CEET, en las áreas administrativas y de contenido, y debe ser visto como una nueva oportunidad de crecimiento dentro de la empresa para todos”.

Cabe recordar que La Casa Editorial El Tiempo, controlada hasta ahora en forma mayoritaria por la familia Santos, incluye además de El Tiempo, al diario económico Portafolio, el periódico Hoy, las revistas Cambio y Don Juan, así como el canal de televisión CityTV.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?