| 6/6/2007 12:00:00 AM

Cumbre G8 arranca en búsqueda de acercamientos

La canciller Alemana, Ángela Merkel ha dicho que desea que Alemania, Francia, Estados Unidos, Rusia, Japón, Gran Bretaña, Italia y Canadá (los miembros del G-8) alcancen un acuerdo sobre el calentamiento global y el cambio climático.

HEILIGENDAMM, Alemania _ La reunión cumbre del Grupo de los Ocho países más industrializados arranca el miércoles entre intentos por acercar posiciones en temas espinosos como el cambio climático y calmar los ánimos en otros como la idea estadounidense de emplazar un escudo antimisiles en Europa del este, que ha provocado advertencias de Rusia.

La cumbre en este balneario a la orilla del Mar Báltico, en el norte de Alemania, comienza por la noche con una cena que ofrece la canciller alemana Angela Merkel. Los activistas planean nuevas protestas y bloqueos alrededor de Heiligendamm y en el aeropuerto de la población cercana de Rostock, a donde tienen previsto llegar los líderes y presidentes del G-8.

Horas antes de la recepción oficial, Merkel sostendrá un encuentro bilateral con el presidente estadounidense George W. Bush, durante el cual se espera que aborden el combate al cambio climático, un tema clave de la agenda, y sobre el cual existen importantes diferencias de enfoque en uno y otro lado, pese a afirmaciones de que no es así.

Bush, cuyo país ha sido uno de los más renuentes a abordar el tema, anunció días antes de la cumbre un plan que considera realizar reuniones entre los países que contribuyen más a la emisión de gases de efecto invernadero, no sólo industrializados, sino en desarrollo como China e India.

Europa ha aceptado la idea de que participen no sólo países industrializados, aunque aún difieren sobre el enfoque y las metas concretas para enfrentar el cambio climático.

Alemania ha propuesto el llamado "objetivo de dos grados", a través del cual sólo se permitiría que la temperatura mundial subiese dos grados Celsius. Según los expertos ello significaría una reducción global de emisiones de un 50% por debajo de los niveles de 1990 para el 2050.

Estados Unidos, sin embargo, se mantiene evasivo al establecimiento de metas específicas y ha dicho que cada país debería decidir por sí mismo sus estrategias.

La propuesta alemana va encaminada a encontrar un acuerdo que sustituya el Protocolo de Kyoto de 1997, el cual expira en 2012.

Estados Unidos no ratificó el protocolo que exige a los países reducir las emisiones en un 5% por debajo del nivel de 1990 hacia el 2012.

El balneario de Heiligendamm se encuentra fuertemente custodiado por miles de policías y ha sido cercado por una valla metálica de 12 kilómetros de largo, en un intento por inhibir las protestas que el fin de semana se tornaron violentas.

Pese a que el cambio climático es el tema estrella de la cumbre, la defensa antimisiles de Estados Unidos comenzó a centrar la atención en medio de especulaciones sobre si ensombrecerá la reunión del G-8.

La posibilidad de que Estados Unidos coloque un escudo antimisiles, con el argumento de impedir un ataque a Europa por parte de Corea del Norte o de Irán, ha provocado inconformidades de Rusia, cuyo presidente Vladimir Putin advirtió el fin de semana que de concretarse la medida su país se vería obligado a enfilar sus armas contra sitios europeos.

El tema no se encuentra en la agenda de la cumbre, aunque se espera que sea abordado por los líderes tanto en encuentros bilaterales como en acercamientos informales.

Otros de los asuntos en la agenda son la ayuda a Africa; los programas nucleares de Irán y Corea del Norte; la lucha contra el terrorismo, y la Ronda de Doha sobre comercio internacional.

El G-8 se reunirá en la última jornada de la cumbre el viernes con países africanos y el llamado Grupo de los Cinco países emergentes que incluye a Brasil, China, India, México y Sudáfrica.

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?