| 2/3/2012 7:00:00 AM

Cuentas claras

Arrancó en forma la adopción de los estándares internacionales contables. Implicaciones para las compañías.

La contabilidad no resultó ser la excepción al adagio según el cual no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague. Y, aunque el proceso de adopción de estándares contables internacionales (NIIF o IFRS, por sus siglas en inglés) en que se embarcó el país hace cerca de dos años y medio –con la expedición de la ley 1314 de 2009–, parecía prácticamente estancado, acaba de revivir.

La expedición del decreto 4946 del pasado 30 de diciembre de 2011 en el cual el Ministerio de Comercio establece su “adopción plena”, fija los plazos de implementación para los distintos tipos de empresas e incentiva la adopción voluntaria anticipada, entre otros factores.

Para Felipe Jánica, de Ernst & Young, “el Gobierno definió un norte al darle un espaldarazo a la adopción plena de NIIF, como lo hizo Brasil, y no una simple armonización. Además, dejó claro que es un proceso serio, cercano e irreversible”.

Esta transición será un gran reto: para las empresas, en materia de información y procesos; para las universidades, implica el ajuste de sus programas académicos, y para el país, aprender a interpretar y leer los números en un escenario de verdadera internacionalización.

Los grupos

El decreto definió tres grupos de aplicación para las NormasInternacionales de Información Financiera (NIIF). El primer grupocorresponde a las compañías de interés público, donde habría cerca de180 emisores de valores y alrededor de 500 entidades financieras.

En el segundo están ubicadas las empresas grandes o medianas, que sumanunas 1.100 compañías. Y en el tercer grupo están las empresas pequeñas ymicroempresas, es decir, cerca de 600.000.

Los plazos

La aplicación obligatoria de NIIF para las entidades del Grupo 1 quedóestablecida para el 31 de diciembre de 2014. Sin embargo, esto requiere–para efectos de comparación– la elaboración del balance al 31 dediciembre de 2013. Y para realizar este, según las normas de NIIF, sedemanda el balance de apertura del 1 de enero de 2013 (que para efectosprácticos es el balance del 31 de diciembre de 2012). Esto significa queeste grupo de empresas debe empezar inmediatamente la transición (si nolo han hecho ya) pues para la adopción por primera vez se requieretener convertidos prácticamente dos años de información.?Para el grupo2, la fecha será el 31 de diciembre de 2015, y para el Grupo 3, el 31 dediciembre de 2016. Estos grupos tendrán un NIIF Pymes y un esquema aúnmás simplificado, respectivamente.

Alrededor de 25 compañías, como Avianca y Bancolombia, ya realizaron unaadopción voluntaria anticipada y plena de las NIIF.

Vienen más cambios

Hoy en Colombia existen 19 planes únicos de cuentas (PUC) y 38 entidadesque pueden emitir normas contables como Superintendencias, Ministerios,Contaduría, Dian, entre otras, lo cual hace que existan normas quepueden ser contradictorias o incompletas. Una empresa en Colombia puedetener hoy la obligación de reportar hasta a siete entidades de mododistinto.

Por esto, se creó un comité intersectorial con todas las entidades paradefinir si se renuevan o unifican los distintos PUC. Además, deberánestudiar los cambios que tendrán que realizársele al Código del Comerciopara que los nuevos reportes financieros sean viables.

El impacto empresarial

Las NIIF reflejan con una mayor veracidad y transparencia la realidadfinanciera de los negocios. Según un ejercicio de Ernst & Youngsobre una empresa promedio colombiana, el impacto de la adopción deestándares internacionales puede ser significativo. Por ejemplo, lasnumerosas valorizaciones y revalorizaciones tendrán que ser eliminadas,lo que traería una disminución importante del patrimonio. Además, muchasde las que hoy son consideradas cuentas de orden o pasivos contingentestendrían que reflejarse en los estados financieros.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?