| 12/1/2008 12:00:00 AM

Crisis en industria automotriz empeora

La industria automotriz global enfrenta una nueva ola de malas noticias, debido a un derrumbe de las ventas de vehículos en noviembre en Europa y Asia.

Los fabricante de autos están reduciendo su producción y buscando ayuda gubernamental para sobrevivir, mientras luchan contra los efectos de la crisis financiera y el negativo efecto del clima económico sobre la confianza del consumidor.


"La crisis financiera y la debilidad de la economía están golpeando con toda su fuerza al mercado automotor", comentó Bertil Molden, presidente ejecutivo del organismo sueco de la industria Bil Sweden.

Las ventas de autos en España se redujeron a la mitad en noviembre, la mayor caída en cerca de 16 años y el séptimo mes consecutivo de descenso, debido a las consecuencias de las restricciones de crédito y la escalada del desempleo.

Los registros de autos nuevos en Suecia, hogar de las problemáticas automotrices Volvo y Saab, cayeron un 36 por ciento, a 17.616 unidades, el mes pasado, la mayor baja mensual desde 1993, según datos de la industria.

El Gobierno sueco dijo que estaba conversando con Saab y Volvo sobre garantías crediticias, pero no especificó la suma en discusión.

El diario Financial Times reportó el lunes que las empresas estadounidenses General Motors y Ford habían acudido a la ayuda del Gobierno sueco para sus unidades Saab y Volvo, respectivamente, ante una eventual venta de ambas filiales.

En Francia, las ventas totales en PSA cayeron más del 17 por ciento, con un retroceso de cerca del 20 por ciento en la marca Peugeot y de un 14 por ciento en Citroen.

En Japón, las ventas generales en noviembre bajaron un 18,2 por ciento respecto del mismo mes del año anterior, lo que generó una baja del platino de un 7 por ciento.

En Corea del Sur, las ventas combinadas de las automotrices domésticas, incluida Hyundai Motor Co, disminuyeron un 8,6 por ciento.

Las automotrices de todo el mundo están buscando ayuda de los gobiernos para sobrevivir a la preocupante reducción de gasto de los consumidores y deshacerse de sus inventarios de autos no vendidos.

En Europa, donde las ventas de autos ya cayeron un 5,4 por ciento en los primeros 10 meses del año, según la asociación de la industria ACEA, las automotrices han anunciado recortes en la producción y extendido los cierres de plantas en el cuarto trimestre para adaptarse a la desaceleración.

Rescate del gobierno
El Gobierno español presupuestó la semana pasada 800 millones de euros para su complicada industria automotriz, en medio de temores de que el sector podría eliminar 50.000 empleos.

Las familias españolas han reducido sus gastos ante el temor de que su economía entre en recesión hacia fines de año y que permanezca en ese estado durante gran parte del 2009, mientras el desempleo se eleva por encima del 15 por ciento.

Las tres grandes automotrices estadounidenses -Ford, Chrysler LLC y General Motors- han pedido ayuda al Gobierno federal para que les ayude a sobrevivir, mientras que la Comisión Europea ha prometido ayudar a la industria automotriz como parte de un paquete de estímulo económico por 200.000 millones de euros (258.800 millones de dólares).

En tanto, un informe del diario alemán Die Welt citó al jefe de las operaciones en Alemania de Ford, Bernhard Mattes, diciendo que el grupo no buscaría asistencia del Gobierno germano debido a que dentro del grupo había suficiente financiamiento disponible.

"En el cuarto trimestre, probablemente todas las automotrices estén condenadas. Sin embargo, el problema es el año próximo y nadie está libre del impacto de una menor demanda y la crisis crediticia", aseguró Cho Soo-hong, analista del sector de Hyundai Securities.

(1 dlr=0,7728 euros)

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?