| 9/25/2008 12:00:00 AM

Crece inversión extranjera acumulada

A US$32.818 millones subió el acumulado de Inversión Extranjera Directa en Colombia, en 2007, según el Reporte de Inversiones de las Naciones Unidas.

Este fue presentado por el viceministro de Comercio Exterior, Eduardo Muñoz Gómez, y el director del Centro de Información de Naciones Unidas en Colombia, Damián Cardona.

Ese monto significó un crecimiento de 38% al compararlo con el inventario del 2006, cuando la cifra fue de US$23.778 millones, precisó el viceministro Muñoz.

En el quinquenio 2002 – 2007, se tenía un promedio de US$14.429 millones de reserva, o acumulado de inversión, y si se compara con lo ocurrido en 2007, se observa un crecimiento promedio anual de 77% en el acumulado.

Estas cifras obedecen al hecho de que en Colombia se han puesto en vigencia programas, planes, y políticas para mejorar el entorno de negocios, y particularmente para atraer nueva inversión extranjera y doméstica, dijo, desde Nueva York, el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Luis Guillermo Plata, al destacar los resultados alcanzados por Colombia, y que hoy son reconocidos en el Reporte Mundial de Inversiones de las Naciones Unidas

En 2007, los flujos de IED a Colombia sumaron US$9.040 millones, que significó un crecimiento de 36%, al comparar con lo ocurrido en 2006. Entre los sectores que más aportaron a este desempeño está el petróleo, el cual varió a una tasa de 67% al recibir US$3.324 millones.

Los demás sectores, que igual se caracterizaron por registrar tasas importantes de crecimiento, recibieron US$3.895 millones, dijo Muñoz, al recordar que Colombia se sitúa en el quinto lugar en la región. En primer lugar está Brasil, seguido de México, Chile, y las Islas Caimán.

En cuanto a los proveedores de los flujos de IED que llegan a Colombia está Estados Unidos con el 36% del total de la inversión registrada en el país. De ese país la inversión sumó US$1.389 millones.

Como segundo proveedor aparece Isla Anguilla con un monto de US$1.019 millones, seguido de Brasil con una cifra de US$530 millones, Panamá con US$477 millones, México con US$340 millones, y España con US$289 millones.

Estos montos se dirigieron a la industria manufacturera (32% de participación del total), al financiero (23%), y a minas y canteras (19%). También sobresalen el comercio, restaurantes y hoteles (14%), y transporte, almacenamiento y comunicaciones (7 por ciento).

Esa evolución, que también fue la constante en América del Sur, según Muñoz, también obedece a factores como el buen desempeño de la IED en el sector de la minería y el energético, en la industria siderúrgica, y también en la banca, que no propiamente han ido a Estados Unidos sino a otros países.

Teniendo en cuenta los altos precios internacionales en los productos mineros y energéticos, se prevé que la inversión en América Latina y el Caribe seguirá aumentando.

Récord en todo el mundo
El viceministro Muñoz destacó el crecimiento récord de la inversión en todas las regiones del mundo: en los países desarrollados, en los en vía de desarrollo, y en las denominadas economías en transición. El total de la inversión en el mundo, según el director del Centro de Información de Naciones Unidas en Colombia, Damián Cardona, alcanzó US$2 billones, la más alta en muchos años.

En América Latina y el Caribe, se registró un crecimiento de 36% en los flujos de inversión, alcanzando un máximo histórico de US$126.000 millones.

El 66 por ciento de ese monto, que llegó a América Latina, se concentró en América del Sur, es decir, US$72.000 millones, los cuales se destinaron a las industrias como la minería y el petróleo, pero también a las actividades manufactureras, en particular a las que se basan en recursos naturales.

América Central y el Caribe, sin incluir los centros financieros trasnacionales (paraísos fiscales), creció a una tasa de 30%, al recibir US$34.000 millones. Todo esto se dio pese a la desaceleración de la economía de Estados Unidos, y a la turbulencia que se comenzó a observar en ese entonces en los mercados financieros, y que tuvo su origen en el sector hipotecario de los Estados Unidos.

Muñoz señaló que, no obstante la coyuntura de los mercados financieros, hubo factores que fueron determinantes para el logro de las cifras récord de Inversión Extranjera Directa (IED).

En primer lugar, es evidente el buen desempeño de la IED en el sector de la minería y el energético, en la industria siderúrgica, y también en la banca, que no propiamente han ido a Estados Unidos sino a otros países.

Teniendo en cuenta los altos precios internacionales en los productos mineros y energéticos, se prevé que la inversión en América Latina y el Caribe seguirá en alza este año.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?