| 7/10/2012 6:25:00 AM

Crece competencia por cielos ecuatorianos

Una aerolínea ecuatoriana aterrizó en el país para ofrecer vuelos directos de Bogotá a Quito. Rafael Farías Pontón, gerente general y CEO de Tame, le dijo a Dinero.com que en los próximos años la empresa espera pasar de 10 a 17 vuelos semanales entre ambas capitales.

Hace ya siete meses que los presidentes de Colombia y Ecuador, Juan Manuel Santos y Rafael Correa, anunciaron que disminuirían las tarifas aéreas para desplazamientos entre ambos países, ya que se elevarían a la categoría de nacionales.

Uno de los jugadores que harán parte de esta estrategia acaba de inaugurar su vuelo Quito – Bogotá (y viceversa). Se trata de Tame (Transportes Aereos Militares Ecuatorianos).

El embajador de Colombia en Ecuador, Ricardo Lozano, dijo que este país le está ganando el pulso a Venezuela como primer aliado del país y la llegada de nuevas empresas lo corrobora.

Rafael Farías Pontón, gerente general y CEO de Tame, habló con Dinero.com sobre los planes de la empresa a futuro

¿En qué consiste el acuerdo que firmaron con Copa Airlines?

Estamos en conversaciones con Copa Airlines desde principio de año, firmamos ya un acuerdo de código compartido con Copa Panamá, pero con el compromiso de extenderlo también a Colombia. Estos acuerdos tienen un tema de implementación tecnológica que está en curso con Copa y en cuanto los sistemas estén listos podemos ofrecerles interconexiones a nuestros pasajeros.

¿Cuándo se puede materializar este acuerdo?

Creemos que entre 45 y 60 días estará listo. Entre tanto, creemos que hay mucha demanda entre Bogotá y Quito, que tradicionalmente ha estado represada por altos precios, que esperamos que con esta nueva oferta, tanto nuestra, como de otras aerolíneas, se estimule el tráfico y haya más relaciones entre Ecuador y Colombia.

¿Cuánto llevan en Colombia?

Tame lleva volando a Cali 19 años. Ha sido una operación silenciosa. Estamos volando tres veces a la semana a Cali y Esmeraldas - Quito, y estamos teniendo mucha acogida.

¿Cuál es el plan de inversión a futuro?

Estamos invirtiendo en aviones. La última semana de junio incorporamos un avión Airbus 319 y en agosto tendremos otro Airbus 319 que nos va a apoyar en esta expansión internacional regional. Una ruta nueva demanda alrededor de US$4 millones. Hay inversiones un poco intangibles. El esfuerzo de posicionar la ruta y consolidarla, que los clientes prueben el producto.

¿Qué los hace venir a competirle a empresas como Avianca (que tiene vuelo directo)?

Lo primero que tenemos es la conectividad con sustentabilidad. Se traduce en tarifas más convenientes. Para un turista ecuatoriano era mucho más barato ir a Miami que venir a Bogotá. De Quito a Bogotá se pagaban más de US$1.000 ida y vuelta. Avianca es una empresa muy respetada y es por eso que esperamos convivir con éxito con ella. La idea no es venir a robar participación de mercado sino que crezca la torta de turistas entre los dos países.

¿Qué rutas piensan abrir en un futuro cercano?

Esperamos abrir la ruta completa que se negoció con la autoridad colombiana que es Quito - Bogotá - Caracas. También ofreceremos ruta Lima - Quito y para 2013 estamos elaborando un plan de crecimiento en la conectividad, para que sea ya no solo regional sino dentro del continente.

¿En Colombia qué incluye el plan?

Estamos concentrados en implementar la ruta Bogotá - Caracas y pendientes de los acuerdos que se firmen con empresas colombianas, y que esperamos tenerlos listos.

¿Qué percepción tienen del país en materia de estabilidad jurídica?

Tenemos la certeza de que este país es muy bueno para la inversión. Hay una confianza fundada sobre todo en esos años que ya llevamos operando acá. A partir de eso, estamos creciendo mucho en Colombia: de tres vuelos pasamos a 10 ahora y esperamos llegar a 17 vuelos.                                                               

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?