| 10/12/2011 6:00:00 PM

Competitividad y aumento comercial

Aún sin el Tratado de Libre Comercio, Estados Unidos ya es el primer destino de las exportaciones de Colombia. Durante la última década las ventas a ese país han aumentado más de 300%. El panorama tiende a mejorar.

Durante los años 90 la balanza comercial con Estados Unidos fue negativa, tendencia que se revirtió en 1999 y en 2010 la cifra terminó por duplicarse, para alcanzar US$6.766 millones. En lo corrido del 2011, hasta julio, alcanzó US$4.025,3 millones. Esto demuestra que Colombia mantiene la mirada puesta en el mercado americano. Es importante aclarar que la única caída fue en 2009, cuando se redujo un 22,9%, como consecuencia de la crisis económica.

En el último año, el país de destino que más contribuyó al crecimiento de las exportaciones nacionales fue Estados Unidos, con una variación positiva de 30,1% de agosto de 2010 a agosto de 2011.

Las exportaciones a Estados Unidos son diez veces más altas que a Venezuela y Ecuador. En lo corrido del 2011, a Venezuela se han exportado US$1.046 millones y a Ecuador US$1.247 millones, mientras que a Estados Unidos han sido US$13.791 millones.

Un mundo de oportunidades
El TLC con Estados Unidos implica tener acceso al mercado más grande del mundo. EEUU es un país que cuenta con una población aproximada de 300 millones de habitantes, con una alta capacidad de consumo. En efecto, el PIB de los Estados Unidos representa cerca de la tercera parte del PIB mundial, esto es US$14,7 billones. El ingreso per cápita es, entonces, de US$47.300 al año. Esto equivale a más de 7 veces el PIB per cápita colombiano. Es decir, la mayor oportunidad en el TLC es para Colombia.

En cuanto al comercio internacional, EE.UU. es el mayor importador y exportador del mundo. Sus importaciones representan el 12,8% de las importaciones mundiales. Pero el mercado norteamericano no sólo es el más grande del mundo sino que establece, en buena parte, las tendencias del mercado mundial y cuenta con una demanda altamente sofisticada. En otras palabras los productos que posicione Colombia en aquel mercado adquieren, por ese sólo hecho, el reconocimiento de haber logrado posicionarse en un mercado sofisticado y competitivo. Esto le abre las puertas al exportador para ingresar a otros mercados.

Estados Unidos es el principal destino comercial de Colombia al representar 42% de sus exportaciones totales y 28% de las no tradicionales, pero éstas representan tan solo el 0,5% de las compras norteamericanas, lo cual muestra la gran oportunidad de crecimiento de las exportaciones colombianas, el producto, el empleo y el ingreso.

Es importante tener en cuenta que por países, las exportaciones de Colombia están excesivamente concentradas. Los cuatro primeros, representan el 56% (Estados Unidos; China, Ecuador y Países Bajos) lo que pone en evidencia la necesidad de afianzar esa integración con el principal socio comercial. Con el TLC se hacen permanentes las ventajas arancelarias que refuerzan el potencial de crecimiento en productos con experiencia exportadora a los Estados Unidos como flores, café, productos agroindustriales, textiles y confecciones, entre otras.

También se abren posibilidades de nuevas exportaciones en tabaco, palma, cacao, caucho, frutas y hortalizas, grasas y aceites, bio-combustibles, lácteos y carnes, piscicultura, industria forestal, calzado, productos cerámicos, químicos y plásticos.

Según varias agremiaciones del país, la mayoría coinciden en asegurar que el TLC con Estados Unidos no sólo amplía las posibilidades a nuevos sectores y productos sino que muchas empresas que actualmente no exportan, tendrían mayores posibilidades. En particular cabe destacar las nuevas oportunidades para la pequeña y mediana empresa. Para este sector es importante el régimen de compras estatales que les abre la posibilidad de acceder a las compras del gobierno de ese país, pero mantiene una situación privilegiada para las Pymes en las compras del gobierno colombiano. A esto se suma la creación de una Comisión Permanente encargada de monitorear el impacto del TLC sobre este sector.

Más allá de las preferencias, el acceso real para exportaciones potenciales agropecuarias y agroindustriales de Colombia al mercado de Estados Unidos, también encontró un mejor espacio en el tratado en la medida que se logró al involucrar al sistema sanitario del acuerdo a las agencias más importantes de Estados Unidos como son EPA y FDA. Esto minimizará la incidencia de barreras no arancelarias para estos productos.

El tratado con Estados Unidos incluye una cláusula para el sector agrícola donde se establece que Colombia dará el mismo tratamiento a Estados, que otorgue a cualquier país con quien negocie en el futuro un acuerdo comercial. No menos importante para los productores colombianos es que Colombia conserva sus mecanismos de regímenes especiales como Zonas Francas y el Plan Vallejo de manera indefinida para usos sin restricciones, con los consecuentes beneficios especialmente para la pequeña y mediana empresa. Esta ventaja no tiene antecedente en los TLC de Estados Unidos.

En bienes usados Colombia conservó sus instrumentos de política comercial para administrar el ingreso de estos bienes al mercado nacional, pues si bien hay sectores muy sensibles a la competencia de éstos, hay industrias y actividades que también demandan equipo y maquinaria usada.

Competitividad
La Andi asegura que “los TLC por si solos no transformarán al país, deben ser trabajados en forma conjunta entre el sector público y privado para que el país asuma los compromisos y aproveche al máximo sus beneficios. Estamos hablando de la ejecución de una verdadera estrategia de competitividad”.

En general se abre un potencial amplio para toda la industria que tendrá desde el primer día de vigencia del acuerdo arancel cero para el 99,98% de lo que hoy se exporta a Estados Unidos. En particular se destaca la desgravación para la exportación de los bienes con mayores potencialidades en el mercado norteamericano. Del lado de las importaciones, Colombia eliminará los aranceles, desde el primer día del acuerdo para el 82% de las importaciones de bienes industriales provenientes de Estados Unidos con beneficios para la competitividad, pues la gran mayoría corresponden materias primas y bienes de capital que no se producen en el país.

El Tratado de Libre Comercio le permite a Colombia igualar las condiciones de acceso de países como México, Chile y Centroamérica que ya cuentan con TLC.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?