| 7/2/2009 12:00:00 AM

Cómo tener la mejor regulación del mundo

Qué tiene que hacer el país para establecer la mejor regulación posible en la prestación de servicios públicos domiciliarios. La coordinación entre las entidades públicas es el comienzo. La visión de EPM sobre el tema.

¿Qué hacer para que la regulación colombiana de Servicios Públicos Domiciliarios esté entre las mejores de la región? Primero se debe resolver un tema de coordinación normativa e institucional, dice el subdirector de Relaciones con Instituciones de EPM, Rubén Avendaño.

En Colombia hay que tener varias cosas en cuenta cuando se trata de regulación, porque el modelo local es muy peculiar. No es igual a ningún otro en el mundo.

Es diferente primero, porque existen comisiones como la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG), la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico (CRA), ya la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones (CRT) que establecen normas y esquemas para determinar las diferentes tarifas para cada servicio.

La supervisión hecha de esta forma genera ventajas en la medida que quienes vigilan se especializan en cada sector, pero a su vez le trae problemas a empresas como EPM que prestan servicios de energía, agua, gas y telefonía a una misma comunidad pero cuenta con regulaciones distintas, incluso dentro de la misma zona.

Pero además de la comisiones, hay otros reguladores a nivel local. De un lado están las “ias” como se les dice a las personerías, contralorías y veedurías de todo tipo y adicionalmente, los consejos municipales.

Para que la regulación colombiana pueda estar entre las mejores de la región, opina Rubén Avendaño, se deben coordinar las agencias estatales para tener criterios uniformes de regulación en los niveles locales y nacionales. En muchos casos, como dice el ejecutivo, algunos funcionarios “se ponen creativos a la hora crear medidas regulatorias”, lo que dificulta su cumplimiento.

No solo se trata de hacer una coordinación institucional que armonice las reglas vigentes, sino también es esencial compatibilizar los lineamientos de largo plazo de todas las entidades reguladoras. Un entorno estable de largo plazo es necesario para este tipo de empresas que hacen inversiones millonarias y sólo tienen retorno en períodos prolongados.

En algunos casos también hay que cambiar la visión de largo plazo. Por ejemplo, en contravía a lo que está pasando en otras partes del mundo donde generadoras de energía reciben incentivos por moverse hacia energías limpias como son la hidráulica o la eólica, en Colombia se mantienen elevados los impuestos para todos los generadores sin importar la fuente de generación.

Frente al tema del cambio climático, también surge una necesidad adicional de coordinación que traspasa las barreras nacionales. Esto ocurre por ejemplo, cuando se quieren establecer programas de financiamiento para el desarrollo de energías limpias, que necesitan de apoyo internacional de bancos multilaterales o de los países desarrollados que más contaminan.

Un asunto en el que se puede actuar de inmediato es el de inscribir al país en el Fondo Prototipo de Carbono administrado por el Banco Mundial. Esto sería muestra de que Colombia tiene interés tomar decisiones de largo plazo para el sector energético, que cuiden el medio ambiente justamente utilizando los mecanismos de desarrollo para energía limpia.

También habría que pensar, sugiere Rubén Avendaño, en establecer normas tributarias que faciliten la expansión del sector. “Hoy se la cobran más duro a los que más contribuyen, y creen que como a EPM le está yendo bien, le deberían cobrar más impuestos. Puede que en el tema fiscal esto tenga sentido, pero los incentivos parecen estar equivocados” agrega el Subdirector de Relaciones con Instituciones de EPM. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?