| 6/16/2009 12:00:00 AM

Cómo construir equipos de mejor rendimiento

En un velero, como en una empresa, se debe trabajar en equipos bien coordinados y con una meta común. La firma Sailing Team en alianza con T&P, les enseña a grupos de ejecutivos a mejorar sus hábitos de comunicación, liderazgo y trabajo grupal navegando.

En una empresa, como en un velero, el mejor gerente no siempre está en el timón. La razón: hay un buen equipo de trabajo. Esta es una de las lecciones que aprenden bien los ejecutivos que han asistido a los talleres de formación de equipos de alto desempeño que ofrece la empresa colombiana Sailing Team.


Por su parte, los veleros son una metáfora que representa fácilmente muchas de las condiciones que enfrenta una empresa que se debe maniobrar en medio de un entorno que cambia y que no siempre es fácil. Es una imagen mucho más directa y precisa que otras actividades de desarrollo de equipos al aire libre.


En un velero de 24 pies de largo es sencillo verificar la importancia de que todos los miembros del equipo tengan la estrategia clara - que todos sepan cómo actuar y hacia dónde ir -, que los equipos mejor coordinados ejecutan mejor y pueden mantener el rumbo con más facilidad - que conozcan las metas, los objetivos, la misión, y la visión . Es una actividad realista que permite ver con facilidad lo que pasa cuando alguien del equipo no coopera, o no es diligente, o no puede coordinarse con los demás.


También se hace evidente que el jefe no siempre tiene que estar en el timón y que las jerarquías que se adaptan cuando cambian las condiciones del entorno, tienen un mejor desempeño. Las lecciones son muchas y no están muy distantes de las de los tableros de las escuelas de negocios.


Un ejemplo se encuentra en la entrevista de Thomas S. Robertson, decano de la escuela de negocios Wharton a la revista Dinero donde establece que “el modelo del CEO imperial se acabó. La mentalidad de estar por encima de los demás ya no funciona. Ahora lo que sirve es una mentalidad más de comunidad”. Con seguridad los ejecutivos que se estén secando frente a la chimenea después de su sesión de vela podrían concluir lo mismo.


Equipos exitosos

El primer logro de los grupos ejecutivos que entrena con Sailing Team ya es notable. Ponen a navegar un velero grande con unas pocas horas de adiestramiento. “Esto ocurre porque se hace en equipo”, dice Alfonso Fidalgo, el único socio mayor de 30 años de la empresa. Pero además estas tareas, por las que han pasado ejecutivos de bancos grandes del país, deja ver gran con facilidad cuáles son las características de los mejores equipos.


Alfonso Fidalgo añade que las tripulaciones de ejecutivos que resultan siendo más exitosas tienen varios rasgos en común. Tal vez el más importante, es que tienen una gran capacidad de comunicación. Pero hay otros elementos. “Los navegantes olímpicos se escogen porque tienen una clasificación alta en una prueba iceberg”, explica. Esta prueba muestra qué tan fríos se mantienen en competencia. Los más fríos son mejores, porque toman decisiones rápido y son desapasionados.


Es posible que en las oficinas de los vicepresidentes colombianos las personalidades de témpano sean más bien escasas y que no sean muy queridas, pero lo que es cierto – y sería la moraleja de la navegación -, es que los mejores grupos deben tener la habilidad de no dejar que un corazón ardiente, les recaliente la cabeza.


Otra característica de los equipos ganadores es que se adaptan rápido a los cambios de condiciones en el entorno. Cuando no hay viento y el barco pierde velocidad, no responde fácilmente al timón, hay que hacer movimientos más sutiles abordo y estar más atentos al viento que está por llegar. ¿Suena conocido? Es lo que hacen bien los grupos de alto desempeño en las oficinas.


El ejercicio con el velerismo refuerza el aprendizaje porque descontextualiza las tareas usuales de los participantes. Los saca de su ambiente normal, rompe las jerarquías y permite que se cambien los papeles dentro y fuera de la nave para abrir canales de aprendizaje.


La vela ofrece toda clase de herramientas para el desarrollo de los equipos ejecutivos  –desde brújulas hasta boyas- que enseñan a aprovechar las condiciones que ofrece el entorno. Por eso las lecciones sobre coordinación de los grupos de trabajo, sobre el estilo de liderazgo, sobre la toma de decisiones se pueden conseguir con bastante facilidad. Es un método llamativo para conformar grupos de alto desempeño.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?