| 1/16/2006 12:00:00 AM

¿Comienza el fin de fiesta?

Ricardo Durán, analista de Corredores Asociados, explica que ya se ven algunos síntomas peligrosos para los mercados emergentes.

La noticia más importante de la semana pasada fue la brusca desaceleración de la economía de Estados Unidos. El PIB del cuarto trimestre de 2005 se revisó a la baja de 4.1% a 1.1%, en línea con las señales de enfriamiento que se habían visto en la vivienda, la industria y las ventas al por menor.

Sin embargo, el dato no se materializó en una presumible caída en las tasas de interés de los treasuries frente a la compra masiva del papel que posee la característica de ser el refugio del riesgo en una situación en la que la economía tiende apagarse en medio de grandes desequilibrios comerciales y fiscales.

Esta combinación de tasas que se resisten a bajar con la economía en el congelador nos hace pensar que el rendimiento de los treasuries a 10 años encontró un piso en 4.50% que corresponde al nivel esperado de la tasa de interés de los fondos federales.

Esta conclusión nos hace pensar que la curva de rendimientos de Estados Unidos se resiste a invertirse y que puede tener desplazamientos hacia arriba sincronizados con los incrementos adicionales que se decreten sobre las tasas de interés de los fondos federales.

Esta es una importante conclusión para los activos emergentes. Si la FED decreta dos incrementos adicionales en las tasas de intervención, las tasas de los treasuries a 10 años podrían subir al 5.0% con un desplazamiento hacia arriba en todas las referencias, caso en el cual se estaría hablando de una curva de rendimientos prácticamente plana.

Si esta tasa se combina con una expectativa de devaluación del 4% en Colombia y si se asume estabilidad en las tasas de los TES por los fundamentales que presenta Colombia, las cuentas de diferenciales de tasas de interés (descontada la prima de riesgo) ya no le generarían valor al extranjero invertido en Colombia. En este caso habría terminado la fiesta emergente de los dos últimos años. Es hora de prender las alarmas, ahora que los precios marcan máximos históricos. Esta semana podemos recibir la cuota inicial del final de la fiesta de inicio de año. El viernes se publica el número de empleos no agrícolas que generó la economía de Estados Unidos en enero. Los analistas vaticinan una creación de empleos de 247.000, muy por encima de los 108.000 empleos creados en diciembre de 2005.

Esta cifra ha tenido fuerte impacto en los mercados emergentes en los dos últimos años, de manera que sería necio desconocer este riesgo. Aunque se publican datos internos de grueso calibre como la inflación colombiana de enero, tampoco debe olvidarse que la reunión del martes del banco central de Estados Unidos tiene alta la capacidad para alterar los escenarios de los analistas.

El incremento esperado de la tasas de interés, último en la era Greenspan, lucirá incómodo en un contexto de enfriamiento económico y le complicará la tarea la sucesor Bernanke. Por estas razones, esta semana si fuéramos traders del mercado de TES de divisas, operaríamos intradía. Si fuéramos traders de acciones y yankees, venderíamos y tomaríamos utilidad antes del viernes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?