| 2/25/2010 7:30:00 AM

Comercio mundial, mayor baja desde la II Guerra Mundial

El comercio cayó 12%. Para el director de la Organización Mundial del Comercio, Pascal Lamy, mantener el comercio abierto es vital en esta fase de recuperación de la economía mundial, para conseguir efectos positivos sobre el crecimiento y el empleo.

El comercio mundial cayó 12% en 2009, la mayor contracción desde que finalizó la Segunda Guerra Mundial. Así lo destacó el miércoles el presidente de la Organización Mundial del Comercio, OMC, Pascal Lamy.

 

La principal explicación para el desplome en el comercio está en la reducción simultánea de la demanda agregada en las mayores economías del planeta, el agotamiento de la financiación de comercio y en menor grado, en el aumento de aranceles, subsidios domésticos, nuevas barreras no arancelarias y acciones anti-dumping, dijo.

 

Un poco en contraste, señaló como noticia buena que en el mundo superó la preocupación que tenía al inicio de 2009 sobre la reducción en las ayudas para el comercio y sobre la posibilidad de que se desatara una ola proteccionista. “Hasta ahora, al menos, el sistema multilateral de comercio ha probado su fortaleza como dique contra el proteccionismo desbordado”, afirmó.

Comercio para crecer
Si bien los paquetes de estímulo domésticos ayudaron en alguna medida a mantener los flujos de comercio, el director de la OMC manifestó su preocupación por el tamaño de los déficit fiscales que se acumulan en los países desarrollados. Dijo que de manera urgente, las economías necesitan fuentes de crecimiento sostenibles. “Acá es donde el comercio puede ser una parte importante de la historia, tanto en el largo plazo, como en el corto a mediano”, manifestó.

 

Explicó que el comercio aumenta el progreso técnico, que es una de las fuentes de crecimiento de largo plazo, por cuanto mejora los incentivos para innovar y facilita la transferencia de tecnología. También mejora la calidad de las instituciones, que es otro de los factores que ayudan al desarrollo, por la vía de la adopción de normas internacionales que facilitan la producción.

 

En plazos más cortos, dice Pascal Lamy, la demanda externa amortigua la baja en la demanda doméstica en períodos de recuperación de las crisis. Por eso, argumenta, es vital mantener los mercados abiertos durante la recuperación.

Comercio para el empleo
Pero adicionalmente, afirma que las exportaciones son grandes generadoras de empleo, la carga más importante que tienen las economías en este momento. Menciona que en 2006 el 22% de todo el empleo en Alemania dependía de las exportaciones. Lo mismo en Estados Unidos. En 2008 el 10% de la fuerza de trabajo de Australia se empleaba en actividades de exportación.

 

Una estimación preliminar muestra que en 2010 las exportaciones generarían 40 millones de empleos en China y que las exportaciones manufactureras crearían 160.000 puestos de trabajo en Estados Unidos.

 

A la luz de estos hechos, el director de la OMC, Pascal Lamy, sugiere que se abra de nuevo la discusión sobre liberalización del comercio en la Ronda de Doha. “Un cierre de la negociación de Doha daría nuevas oportunidades de mercado a través de la reducción de barreras arancelarias y subsidios domésticos”, afirmó. También podría recortar los costos del comercio, unificando procedimientos de aduana y eliminando trámites innecesarios.

 

La seguridad que daría un marco estable y duradero de normas internacionales de comercio, permitiría convertir ‘el crecimiento sin empleo’ que caracteriza esta fase de recuperación de las economías, en una con más ocupación. Explica que solo con seguridad institucional, los empresarios decidirían hacer ampliaciones y enganchar nuevos trabajadores.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?