| 10/20/2009 2:00:00 PM

Colombia es el segundo país que más roba en las grandes superficies

Un estudio revelo que $166.160 millones en mercancías fueron robadas en almacenes de cadena y supermercados. Los artículos que más se hurtaron fueron las pilas, licores, golosinas, desodorantes y el atún. Por cada $100 pesos de utilidad el comercio pierde $34 por este delito.

El Censo Nacional de Mermas y Prevención de Perdidas Mercado Detallista, reveló que durante el 2008 el índice de merma o de diferencia de inventarios aumento al 1.83% equivalente a $395.621 millones. Con estos recursos se hubieran podido generar 32.197 nuevos puestos de trabajo durante un año y su hubieran construido 515.923 viviendas de interés social. “El 44% de las perdidas tuvo como origen los hurtos, del cual el 20% corresponde a los cometidos por los funcionarios de los establecimientos. Mientras que el 22% fueron por los clientes o visitantes a los almacenes”, afirmó Guillermo Botero, presidente de Fenalco.

El censo adelantado por Fenalco y el Centro de Investigación del Consumidor, CICO, demostró que las causas de la merma se deben a dos factores. La primera es denominada la Merma Conocida, donde puede ser detectada por el deterioro de la mercancía. Esta es medida por los indicadores de los artículos que se desperdician 12 %, artículos 7% artículos que registran vencimiento 5% y otros 3%.

Por otro lado, la Merma Desconocida son las faltantes en inventarios a los cuales no se les puede atribuir causa. Este indicador incluye el robo interno, un robo externo, un error administrativo equivalente al 8% y un error por parte de los proveedores del 2%. Con estos recursos se hubiera podido generar 14.166 puestos de trabajo.

El presidente de la entidad comentó que por cada $100 pesos de utilidad neta, se dejan de recibir $77,83 a causa de la merma operativa  y de estos, $34,24 se los roban. “Comparando los dos estudios, sobresale que la merma para el 2007 fue de 1,15% equivalente aproximadamente a $287.000. Mientras que este mismo índice para este año aumentó .68 puntos. Esta situación es preocupante, pero ya se están tomando las medidas al respecto”, comentó.

En general las modalidades mas frecuentes usadas por los clientes son el consumo de alimentos en el establecimiento 17%, mercancía camuflada en el vestuario o en maletines 16%, mercancía que sale del almacén sin registrar en las cajas 13% y mercancía que sale con complicidad de los vigilantes 12%.

Los clientes de los establecimientos usan principalmente las siguientes modalidades de robo. Sustracción de mercancías en bolsas de aluminio 23%, en la ropa o maletines 21%, sacándola con tiquetes falsos 17% y los coches de los bebes 10%.

Los artículos que más se roban son las pilas, licores, golosinas, desodorantes, atún enlatado, ropa en general, cigarrillos, shampu´s, artículos de aseo y papelería. Los artículos de mayor valor que se sustraen son los electrodomésticos, licores, pilas, vestuario y cigarrillos.

Comparativamente con el mismo fenómeno en Europa, los elementos que allí más se roban son los cosméticos, licores, ropa femenina, perfumería, ropa de diseñadores, cuchillas de afeitar, aparatos de dvd, videojuegos, software, electrodomésticos pequeños y accesorios de moda.

Colombia es el segundo país, después de Brasil, más afectado por esta conducta ilícita. Después están México y Argentina. A nivel europeo Francia, España, Reino Unido, Italia, Portugal y Suiza.

El estudio fue realizado en las ciudades de Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla cubriendo el 93% de la superficie de venta y el 80% de las ventas del sector, los establecimiento objetivos de sondeo fueron Carrefour, Éxito, Olímpica, Carulla, Falabella, Homecenter, Homesentry, La Riviera, Alkosto, Tia, Cafam, Máximo y Colsubsidio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?