| 9/22/2008 12:00:00 AM

Colombia, rumbo al 4%

¿En cuánto estará el dato de crecimiento que revelará hoy lunes del Dane? Un grupo de economistas mira el desempeño macroeconómico para 2008 y 2009.

No hay un consenso fuerte sobre el dato que revelará el Dane, sobre el crecimiento económico del segundo trimestre del año, hoy lunes a las 10 de la mañana. La proyección entre los economistas sondeados por Dinero.com se mueve entre 3,7% y 5,2%, un rango sorprendentemente amplio.

Pero a pesar de la imprecisión de la previsión, todos comparten dos ideas. La primera, que 2008 será un año de desaceleración en el crecimiento económico y las segunda, que la ralentización no tiene, ni de lejos, la apariencia de una crisis de fin del mundo.

El dato del lunes
El vicepresidente de Anif, Carlos Ignacio Rojas, es quizás el más optimista. Prevé que el dato del Dane estará en un rango que va de 4,8% a 5,2% con un punto medio en 5%. La entidad hizo su estimación con un modelo de indicadores líderes que construyen con once variables del sector real y tres monetarias.

Explica la razón para el optimismo en que el 4,1% del primer trimestre fue anormalmente bajo. Ocurrió en buena medida porque en 2007 un cambio del Dane en la metodología de cálculo del PIB, hizo que el crecimiento fuera de 9% en el primer trimestre de ese año. Así, el resultado de este año ya estaba lastrado por el fenomenal brinco estadístico del anterior.

Además, ayudaron a la baja la Semana Santa y una huelga en Cerro Matoso, que fueron eventos puntuales que no aparecerán en el resto del año.

También en el lado optimista están Juana Téllez, economista del BBVA. Piensa que el dato del Dane estará en 4,3% y Ricardo Durán de Corredores Asociados que espera un 4,4%

En el extremo más pesimista está Fedesarrollo. Para Mauricio Santa María, subdirector de la entidad, el porcentaje de crecimiento del PIB del segundo trimestre estará entre 3,7% y 4%.

El final del año
Para efectos macroeconómicos en septiembre el año está casi cerrado. Quedarán algunos elementos por conocer, como las ventas del comercio que siguen teniendo su pico en diciembre y los resultados de algunas cosechas grandes a fines de octubre y noviembre.

No deja de sorprender que los economistas consultados tengan de nuevo un rango de variación en los pronósticos tan amplio. Esperan que el año muestre un crecimiento que va entre el 3,7% y el 4,7%

Con eso en mente, Anif pronostica que el PIB colombiano terminará diciembre con un crecimiento de 4,7%. Señalan que el dato de fin de año será mayor que el del primer trimestre porque el período agosto-septiembre tiene la mayor ponderación para calcular el resultado del año y poque el segundo semestre tiene una mejor apariencia. Carlos Ignacio Rojas señala, por ejemplo, que el dato de las ventas del comercio de julio ya había quebrado la tendencia descendente.

Por su parte, Mauricio Santa María considera que el año terminará con un crecimiento económico en el rango de 4% a 4,2%. Su visión menos optimista se funda en que la inversión y el consumo privados, los principales motores del PIB, se han desacelerado. “Por el lado de la demanda, la inversión ya no crece al 25% como venía, sino al 10%. El consumo no crece al 8% sino al 4%”, ilustra.

Por otro lado, destaca la opinión de los empresarios “Las expectativas sobre la situación económica vienen en una caída importante desde junio de 2006 y con más fuerza desde febrero de este año”, señala. Finalmente, resalta con la única excepción del agrícola, todos los sectores han desacelerado.

Juana Téllez coincide con el diagnóstico de Fedesarrollo. “El consumo y la inversión están creciendo a una tasa menor, a pesar de que el sector exportable esta muy dinámico”. Pero se aleja de la visión del centro de investigación en que cree que el efecto de la desaceleración será mucho menos severo. De hecho su pronóstico para fin de año es igual al de Anif, 4,7%.

En el otro lado, el pronóstico más pesimista es el de Ricardo Durán, que espera un dato sustancialmente por debajo de 4%. “Compartimos la idea de JP Morgan de que esté alrededor del 3,7%”, dice.

Una parte de su pronóstico tiene que ver con aritmética simple. “Para cumplir la meta de crecimiento del PIB de 5% en el año, se necesitaría crecer el próximo trimestre un 5,7%. Eso lo vemos muy complicado. No creemos que pase”, argumenta.

Su previsión la funda en tres factores. De un lado, el freno generalizado en los sectores de la producción. En segundo lugar, la disminución en el crédito que produjo el aumento en los encajes bancarios. Por último, el incremento en la tasa de interés de intervención del Banco de la República del año pasado, tiene efectos rezagados. “Hasta ahora recibiremos el impacto de lo que esto genera”, concluye.

A pesar de lo que ocurra, incluso un 3,7% no es un problema enorme. Es bastante deslucido, pero está lejos de ser una recesión. Para los estándares de crecimiento de las últimas décadas 4% es un buen resultado, que además está bastante lejos de una recesión.

De todas maneras el cálculo de hoy del Dane es importante. El ministro de Hacienda señaló el viernes a la salida de la reunión de la Junta del Banco de la República, que dependiendo de los resultados del PIB que anuncie el Dane hoy, el gobierno revisaría las metas de crecimiento para el año.

Los riesgos para 2009
Sin hablar de cifras todavía, en general las encuestas de consenso muestran que 2009 puede ser un año parecido a 2008. Pero, para poder establecer qué cosas podrían descarrilar la economía, Dinero.com les preguntó al grupo de economistas, qué podría ir mal el año entrante.

“El principal problema que tenemos es la crisis en Estados Unidos”, dice Carlos Ignacio Rojas. Si la teoría del desacoplamiento está equivocada, habría dificultades. Esa teoría dice que la economía mundial ahora no se afecta tanto por la desaceleración de los países desarrollados, porque los BRIC pueden mantener el crecimiento.

Si el segundo semestre en Estados Unidos es más malo de lo que se esperaba y se agrava la crisis internacional, se reducirán más los precios del petróleo y de los commodities, con lo que Colombia recibiría golpes en comercio y se agudizaría el problema fiscal.

Para Mauricio Santa María, el problema más importante es Venezuela. “Va mal y si los precios del petróleo bajan, será aún peor. Con el precio por debajo de US$90 no les permite mantener la burbuja que tienen montada”, señala.

También le preocupa Estados Unidos. Si se prologa el receso en ese país, bajarían los precios de los commodities.

En materia interna, piensa en que en un año electoral hay aumentos en el gasto público y si el crecimiento cae mucho, bajarían los ingresos del gobierno, lo que agravaría la situación de las finanzas públicas.

Para Juana Téllez, los riesgos para la economía estarán en que caiga inversión en el país y en el frente externo, el riesgo financiero de lo que quede de la crisis de los mercados de capitales.

“La desaceleración de la economía mundial hace que vía comercio exterior crezcamos menos”, señala Ricardo Durán. En dos meses podemos tener recesión técnica en Japón y Europa lo que podría durar dos trimestres. “Estados Unidos no nos preocupa por la gran flexibilidad que ha demostrado, nos preocupan Japón y Europa que al parecer no tienen como defenderse ante esto”, añade.

La devaluación de las monedas muestran que los países están exportando menos, lo que demuestra la desaceleración de sus economías. “Esa desaceleración hará que los commodities bajen aún mas de precio y por estas razones difícilmente nos puede ir bien a los países emergentes”, concluye.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?