| 2/13/2011 3:05:00 PM

Colombia en campaña para aumentar el consumo nacional de café

El programa quiere aumentar 30% el consumo en 6 años. Participan productores, tostadores y marcas. Hay programas con el Sena y con Fenalco para capacitar preparadores y tenderos.

Colombia relanzó un programa para aumentar en 30% el consumo de café en el país en 6 años. En el programa están metidos los productores, a través de la Federación nacional de Cafeteros, los tostadores y las marcas más grandes de café.

 

El plan viene operando desde marzo de 2010, pero esta semana tomó un nuevo impulso con una campaña para interesar en el consumo de esta bebida a 5.000 personas vinculadas como empleados o extensionistas a la Federación de Cafeteros. A la cabeza de este empeño, que tiene el nombre de ‘Toma Café’, está Ana María Sierra Restrepo.

 

La ejecutiva explica que la estrategia para incrementar el consumo doméstico se parece mucho a la que promovió Brasil, que pasó de consumir 2,4 kilos de café al año por persona en 1986, a 6 kilos por persona en 2009. El corazón de sus acciones está en dos frentes. De un lado, en sensibilidad en temas de salud y de otro, en educación.

 

“Encontramos que la principal barrera para aumentar el consumo está en mitos sobre el efecto del café”, dijo Ana María Sierra. Para desmentirlos, el programa puso a funcionar la página www.cafeyciencia.org que está enfocado a profesionales de la salud y a comunidades específicas como la de los periodistas especializados. En el segundo bloque, el de la educación, ‘Toma Café’ estableció convenios con varias entidades para enseñarles a los colombianos a preparar y a tomar café.

 

Con el Sena, por ejemplo, están adiestrando 1.000 preparadores de café y con Fenalco a 1.000 tenderos que podrán explicarles a sus clientes la forma de hacerlo. La tarea en último término, es la de cambiar los hábito de los consumidores nacionales. “En los estratos uno a tres en el país, vender una libra de café excelso es muy difícil”, le dijo a Dinero.com un comercializador del producto. “Les gusta el café que ‘pinte’. Eso quiere decir que con una cantidad pequeña tengan una bebida que tenga el color del tinto y que sepa fuerte”, explica. Por eso prefieren el café consumo e incluso, asegura, estarían dispuestos a tomar pasilla, que son las dos calidades más malas del grano.

 

Contra el ‘café que pinte’ y contra las creencias equivocadas se irá lanza en ristre Ana María Sierra, la persona que une en ese empeño a toda la cadena de producción de café en Colombia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?