| 10/20/2009 9:00:00 AM

Colinversiones entre los más grandes del país

Con la compra de Epsa a través de su filial Colener, la empresa antioqueña se metió en el grupo de las cinco mayores generadoras de energía. Cómo financiarán la compra, qué sigue en la estrategia de esta, una de las empresas colombianas de mayor crecimiento.

Para Colinversiones, la compra de la Empresa de Energía del Pacífico, Epsa, no era la única opción. Naturalmente en la baraja de operaciones que le permitirían conseguir su meta de convertirse en uno de los cinco generadores de energía más grandes del país estaba la compra de Isagén.

Sin embargo, por una consideración práctica decidieron insistir en Epsa, una empresa que genera 1.083 MW y estaba en el quinto lugar del país. Con esa jugada, la generación de Colinversiones y Epsa sumadas queda en algo más de 1.860 MW y los ubica como los cuartos del mercado, después de Emgesa, EPM e Isagén.

Aunque la suma de la capacidad de generación de las dos empresas quizás no es válida formalmente porque el comprador de Epsa es la filial de Colinversiones Colener, para efectos prácticos la adición no tiene mucha discusión.

La decisión de irse con Epsa tenía todo el sentido explica Juan Guillermo Londoño, presidente de Colinversiones. En primer término, era un negocio cierto. “Es un principio de realidad económica”, le dijo a Dinero.com. “La venta de Isagén estaba prevista para julio. Estamos a mediados de octubre y todavía no claridad. No podemos poner a depender el futuro de la firma de hechos inciertos y por eso decidimos avanzar en esta operación”, dijo.

Además la certeza aumentaba porque el proceso estaba andando desde hace meses, que le habían exigido al presidente de Colinversiones viajes permanentes entre Medellín, Cali y España. La Revista Dinero anticipó el cierre de la operación el jueves y finalmente, con todas las condiciones discutidas, en un viaje relámpago a Barcelona se firmó el preacuerdo el sábado 17 de octubre a las 6 de la tarde. El domingo los ejecutivos regresaron a Medellín casi a la media noche con el documento en la maleta y el lunes estaba la noticia en la información eventual de la Superfinanciera y en los medios de comunicación.

El mercado de valores recibió bien la noticia. El precio de la acción de Colinversiones aumentó 1,67% el mismo lunes.


 

Qué sigue
Ahora faltan las autorizaciones y luego, a final del año, la OPA en la que Colener les comprará hasta el 66,1% de las acciones a Gas Natural, Unión Fenosa Internacional y Unión Fenosa Colombia por $2,1 billones.

Para esa transacción, dijo el presidente de la compañía, Colinversones tiene cerca de $1,35 billones en caja líquida disponible y una autorización de su junta directiva para tomar una deuda de hasta $700.000 millones adicionales.

No obstante, Juan Guillermo Londoño recordó que su empresa tienen participaciones accionarias en la Bolsa de Valores, en bienes raíces y hoteles y que insistirá en vender para “Avanzar en la focalización de la compañía o en la reducción del endeudamiento”, dijo.

No hay intención de los nuevos accionistas de vender los negocios de distribución y comercialización, que generan cerca del 45% de los ingresos de la compañía. “No tenemos el propósito de hacer spin-offs. Es una empresa muy valiosa porque tiene distintos negocios”, le dijo a Dinero.com Juan Guillermo Londoño. manifestó además que en esto, como en las demás decisiones tomarán las decisiones con los demás accionistas de la empresa, la CVC, Emcali y un grupo adicional de minoritarios.

De hecho fue muy explícito en señalar que la intención de los fondos de pensiones y los demás accionistas de Colinversiones es la de “continuar con los demás socios en todas las decisiones, respetar la empresa y actuar para el bien del Valle del Cauca”.

Qué compró Colinversiones
Con la idea de que la integración vertical del negocio es una fortaleza de Epsa concuerda la calificadora de riesgo Fitch Ratings. Las principal ventaja de Epsa, dice Mario Irreño, analista de la firma, es que se encuentra en generación, distribución y comercialización.

Le parece importante la buena estrategia de oferta para su energía. “El 70% de lo que generan lo venden en el largo plazo, lo que provee un flujo de caja constante. El 30% lo venden en bolsa y aprovechan las alzas para vender y las bajas para comprar”.

También destaca la base de clientes, que pueden ser 400.000 en el Valle del Cauca. “La distribución en el Valle es casi toda de ellos”, añade.

Pero adicionalmente tiene otra ventaja financiera. Cuenta con una autorización para emitir hasta $900.000 millones en bonos, un dinero que le alcanzaría para desarrollar su plan de expansión en cuatro proyectos de inversión en Amaime (Valle), Alto y Bajo Tuluá (Valle), Cucuana (Tolima) y Miel II (Caldas). Con esto aumentaría su capacidad de generación en 26% sin necesidad de inversiones de capital adicionales.

En febrero, los $302.000 millones de bonos y los $150.000 millones de papeles comerciales que habían puesto en circulación estarán redimidos, de modo que podría acomodar los $900.000 millones de nuevas emisiones sin problemas.

De hecho, explica Mario Irreño, la relación de deuda a Ebitda esperado es de 2,5 incluyendo $1 billón de deuda, lo que le permitiría mantener su calificación de AAA y con ello, conseguir costos bajos de financiación.

Para el grupo de Gas Natural y Unión Fenosa, la negociación también es buena. “La operación supondrá unos ingresos para Gas Natural de aproximadamente US$1.100 millones. Adicionalmente, Gas Natural dejará de consolidar de su balance la deuda financiera neta de Epsa, que a diciembre de 2008 ascendía a, aproximadamente, $590.000 millones”, manifestó la empresa en un comunicado en Madrid.

Con la venta de Epsa, Gas Natural completó 2.300 millones de euros en venta de activos y desconosolidación de deudas, que hacen parte de un compromiso con sus accionistas de vender activos por 3.000 millones de euros en el año.









¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?