| 10/24/2008 12:00:00 AM

Ciudades de mitad de tabla

Bogotá ocupa el puesto número 35 dentro del ranking mundial de 65 ciudades en países emergentes. Medellín está en el puesto 58.

Los mercados emergentes se están convirtiendo cada vez más en centros de inversiones y negocios de importancia. En particular, los datos del Fondo Monetario Internacional muestran que estos crecen doce veces más que las economías ricas del mundo.

El Índice MasterCard de Mercados Emergentes revelado el jueves, permite saber quién es quién en ese mundo en desarrollo. Clasifica 65 ciudades de este bloque de países con respecto a su ambiente económico.

Evalúa ocho dimensiones relacionadas con su clima de negocio, entorno político, crecimiento económico, calidad de vida y creación de conocimientos, y explora las atractivas tendencias económicas regionales y globales que distinguen a estas ciudades como futuros centros de desarrollo.

Los resultados clave
China encabeza el Índice de Mercados Emergentes. Dentro de las 30 mejores ciudades de negocios del mundo, el país asiático tiene 15 clasificadas.

Las dos mejores ciudades de mercados emergentes según el índice, son Shangai y Pekín, que ocupan el primer y segundo lugar respectivamente. Budapest se clasificó en tercer lugar, a lo cual contribuyó su historia de ser uno de los primeros países europeos en iniciar el comercio con Occidente después de la Guerra Fría.

Sudáfrica tiene más ciudades en la lista que cualquier otra nación fuera de Brasil, Rusia, la India y China (las naciones conocidas como “BRIC”), lo cual parece indicar que África podría estar comenzando una época de crecimiento en el mercado global.

Latinoamérica y el Caribe
La región de Latinoamérica y el Caribe ocupa el segundo lugar en el número de ciudades mencionadas en el Índice de Mercados Emergentes, con 16 ciudades en total. La estable y segura Santiago de Chile lidera la región. Con altas clasificaciones en las dimensiones relacionadas con la estabilidad económica, el clima de negocio y la calidad de la vida urbana, Santiago se colocó en el 5º lugar en general y ocupa el primer lugar entre las ciudades de su región.

Brasil, rico en recursos naturales y el país más grande de Latinoamérica en términos de tamaño, población y crecimiento económico, es líder en el vecindario. Esta nación de rápido crecimiento tiene cinco ciudades mencionadas en el Índice: Río de Janeiro (36), Brasilia (42), Recife (47), Curitiba (49) y Sao Paulo (12). Esta última se clasificó entre las 10 principales del Índice en dimensiones relacionadas con los volúmenes del mercado financiero y la conectividad comercial.

México reafirma su importancia para la región con dos ciudades mencionadas en el reporte: la capital Ciudad de México y Monterrey, el punto focal de desarrollo en el norte del país, que está emergiendo como un centro de comercio para Latinoamérica.

Santo Domingo es la única ciudad del Caribe en Índice, en el puesto 51, y demostrando que es un lugar importante para el Caribe, así como para Centroamérica y el norte de Suramérica.

Medellín y Bogota se mencionan como centros de comercio y desarrollo para Colombia, superando el infortunado legado de años de contrabando de drogas y mostrando señales sólidas de recuperación.

Otras ciudades latinoamericanas también se mencionan como centros importantes del Índice de Mercados Emergentes son Buenos Aires (13), Montevideo (31), Lima (34), Quito (55) y Caracas (61).


Bogotá y Medellín en las ocho dimensiones
Para crear el Índice, el panel identificó rigurosamente a 65 ciudades alrededor del mundo que cumplían con su estricto criterio inicial. Las ciudades fueron posteriormente clasificadas de acuerdo con ocho dimensiones claves:
§ Ambiente Económico y Comercial
§ Crecimiento y Desarrollo Económico
§ Ambiente de Negocios
§ Ambiente de Servicios Financieros
§ Conectividad Comercial
§ Educación y Conectividad en TI
§ Calidad de la Vida Urbana
§ Riesgo y Seguridad

Dimensión 1 - Ambiente económico y comercial: 16º lugar
Esta dimensión analiza cinco indicadores nacionales, por lo que las ciudades colombianas consideradas reciben la misma puntuación en este rubro. Los indicadores considerados son: calificación de los bonos del gobierno negociados en moneda extranjera, facilidad de registro de una propiedad y de negociación de licencias, el comercio más allá de las fronteras, y percepción en niveles de corrupción.

· Bogotá se encuentra empatada con Medellín en el puesto 16 en esta dimensión, abajo de Ciudad de México y Monterrey (9), Montevideo (10) y Lima (14).
· Ambas ciudades colombianas puntuaron en el primer 30% en los indicadores que consideran la facilidad de registrar propiedad (73,80 puntos) y de negociar licencias (79,14 puntos).

Dimensión 2 - Crecimiento y desarrollo dconómico: lugares 39 y 44
Para esta dimensión, se midió la salud y crecimiento de la economía e inversión extranjera directa, retomando tanto indicadores nacionales como de la propia ciudad. Para esta dimensión se incluyó, en cuanto a lo nacional: el crecimiento del PIB, la inversión extranjera, el comercio internacional, y el crecimiento de la población urbana; mientras que en lo particular se incluyó el porcentaje de la población total que vive en ésta y su metrópoli.

· Bogotá se encuentra en el puesto 39, arriba de Medellín (44) y de Santo Domingo (49), perjudicada por el poco desempeño en los indicadores que consideran la inversión extranjera y el comercio internacional.

Dimensión 3 - Ambiente de negocios: 16º lugar
Este rubro se encuentra basado, en su mayoría, por indicadores nacionales, como la carga impositiva a corporaciones, ejecución de contratos, facilidad de crear y cerrar una empresa, y la obtención de créditos. Solamente se incluye un indicador citadino: la facilidad para entrar y salir de ésta.

· Nuevamente Bogotá y Medellín se encuentran empatadas, ocupando el puesto 16. Ambas ciudades puntuarán con el primer 30% en los indicadores que miden la facilidad de empezar (73,30 puntos) y cerrar (86,29 puntos) un negocio, además de la facilidad de entrada y salida de las ciudades (70 puntos).

Dimensión 4 – Ambiente de servicios financieros: 18° lugar
Esta es la primera dimensión del índice desarrollado por MasterCard que considera únicamente indicadores de la ciudad, sin indicadores nacionales. Entre los aspectos que se evaluaron están: valor total en títulos, créditos, derivados y mercancías comercializadas, red de servicios financieros (instituciones bancarias y aseguradoras existentes e inversión en infraestructura), reglamentación de tasas de cambio y actividades bancarias.

· En esta dimensión, Bogotá se encuentra en el puesto 18, lo que se considera un buen rango en servicios financieros a nivel de Latinoamérica y el mundo.

Dimensión 5 - Conectividad comercial: 19º lugar
Esta categoría se basa en los datos particulares de la ciudad, considerando diez indicadores ya existentes y uno creado especialmente para este índice con el objetivo de medir la conectividad de las ciudades con otros centros importantes para el comercio en la región y a nivel global. Con este rubro se pudo constatar la conectividad de la ciudad con otros centros mundiales y regionales, a través de los siguientes indicadores: el volumen de pasajeros y cargo transportados por vía aérea, infraestructura hotelera y número de consulados y centros de convenciones presentes en la ciudad.

· Bogotá se encuentra en el puesto 19 en esta dimensión, posicionándose en cuarto lugar entre las ciudades latinoamericanas, detrás solamente de Sao Paulo (5), Ciudad de México (7) y Buenos Aires (9).

· La capital colombiana obtuvo un buen desempeño en los indicadores que miden el trafico de pasajeros (76,02 puntos) y de carga (91,96 puntos) en los aeropuertos de la ciudad. Bogota también mostró estar bien conectada regionalmente a través de su red aérea, puntuando en el primer 30% en el indicador que mide el número de vuelos para centros comerciales regionales (78,67 puntos).

· El primer lugar lo ocupa Shangai seguida de Bangkok y Beijing.

Dimensión 6 - Educación y conectividad en TI: 30º lugar
Con una mezcla de indicadores nacionales y tres de la ciudad esta categoría mide la intensidad y cantidad de actividades educativas que se desarrollan en la urbe, al igual que los niveles nacionales de uso de Internet y la conectividad en telecomunicaciones a nivel nacional.

· En esta dimensión, Bogotá ocupa el puesto 30 sobre un total de 65 ciudades analizadas y es la sexta ciudad latinoamericana en esta dimensión, después de Santiago (20), Buenos Aires (22), Ciudad de México (23), Río de Janeiro (25) y Sao Paulo (27). Hay que destacar, que Bogota fue reconocida por su buen desempeño en el indicador que mide la cantidad de escuelas de medicina, alcanzando la puntuación máxima en esta categoría (100 puntos).

Dimensión 7 - Calidad de vida urbana: lugares 22 y 24
Esta dimensión está compuesta por una mezcla balanceada entre indicadores nacionales y citadinos que incluyen: libertad personal y nivel de censura para los medios, facilidades médicas y sanitarias, servicios públicos y de transporte, recreación y cultura, tasa de mortalidad infantil y expectativa de vida.

Bogotá ocupa el puesto 24 en esta dimensión, después de Medellín (22). La capital colombiana puntuó en el primer 30% en cuatro de los siete indicadores de esta dimensión, destacándose con varias opciones de actividades de cultura y entretenimiento (75 puntos) y clima (70 puntos).

Dimensión 8- Riesgo y seguridad: 48º lugar
Compuesta por dos indicadores nacionales y tres de la ciudad, esta dimensión ratifica aspectos como la libertad política, seguridad física en términos de violencia urbana, de desastres naturales y de ambiente social.

· Bogotá se destaca en esta dimensión en el lugar 48, siendo la última de las ciudades latinoamericanas, perjudicada por el indicador que mide el ambiente político y social (32,5 puntos).

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?