| 7/5/2012 6:00:00 AM

Cinco CEO que merecen ser despedidos

Un columnista de la Revista Forbes describe las razones por las cuales los presidentes de Cisco, General Electric, WalMart, Sears y Microsoft, debieron haber sido relevados de sus cargos, luego de cometer graves errores.

Para Adam Hartung, uno de los colaboradores de la Revista Forbes, los directivos de Cisco, General Electric, WalMart, Sears y Microsoft, debieron ser despedidos de sus cargos tras tomar decisiones que llevaron a peder millones de dólares a sus compañías.

Quizás el más representativo es el de Scott Thompson, ex presidente de Yahoo!, quien infló su hoja de vida y después de ganar millones, renunció tras ser descubierto. Para Hartung, este directivo debió ser despedido.

Pero, por suerte para Scott Thompson, su escándalo lo tapó otro más grave: el de Jamie Dimon, consejero delegado de JPMorganChase, que al día siguiente notificó al mundo que el mal uso de coberturas llevó a la pérdida de US$2.000 millones

“Probablemente ninguno de estos problemas se traduce en que los directores ejecutivos pierdan sus puestos de trabajo, como sí les hubiera pasado a simples empleados (...) a los CEO se les permite una amplia libertad en su comportamiento”, dice el columnista.

Esta es la lista que elaboró recientemente el colaborador de Forbes, Adam Hartung, argumentando que los cinco directivos, con frecuencia honrados por su posición, están haciendo o hicieron un daño “terrible” a sus empresas, perjudicando a los inversores, empleados, proveedores y las comunidades que dependen de sus organizaciones.

1. Steve Ballmer, de Microsoft

Según Hartung, “es el peor presidente de una gran empresa que cotice en la bolsa de Estados Unidos”. Microsoft alcanzó un máximo de US$60 por acción en el 2000. En 2002 había caído a US$20, y ahora está en US$30.

“Y no es de extrañar, ya que la ejecución de los nuevos despliegues se demoraron, y terminaron con productos carentes de cualquier valor mayor (...) Windows 7 y Office 2010 no excitaron a los usuarios de tecnología, ya que Apple adoptó la posición de liderazgo”, afirmó.

2. Edward Lampert, de Sears Holdings

Lampert es el presidente y no el CEO. Desde que llegó los resultados financieros de la empresa se han agravado, ya que los ingresos y las ventas siguen en declive y la acción sigue cayendo, dice el analista.

Hartung agrega que todo el mundo sabe de su fortuna personal (es el número 367 en la lista de multimillonarios de Forbes), pero Lampert no supo manejar la empresa, cuyo precio de su acción se basa en la especulación de la venta de activos.

3. Mike Duke, de WalMart


Duke ha sido director general desde 2009. Tanto la Procuraduría General de la República (PGR) como la Secretaría de la Función Pública (SFP) de México han abierto sendas investigaciones por los presuntos sobornos realizados por la filial de Walmart en el país para obtener permisos y expandirse.

Para el columnista de Forbes, Duke no solamente no hizo nada al respecto, sino que trató de cambiar la ley de Estados Unidos para disminuir las repercusiones legales del ilícito.

4. Jeffrey Immelt, de General Electric


GE sólo ha tenido 9 presidentes en su 100 años de historia. Sin embargo, después de más de una década de rápido crecimiento en ingresos y utilidades, Jack Welch, los resultados han ido decayendo desde que Immelt se posesionó.

5. John Chambers, de Cisco Systems


Chambers ha reorganizado la empresa tres veces, sin mucho éxito, afirma el analista de Forbes, al agregar que ha generado mucha confusión y pocos resultados.

Entre 2001 y 2007, la acción perdió la mitad de su valor, cayendo a US$35. Continuando con su caída, desde el año 2007 el stock se ha reducido a la mitad y ahora se cotiza alrededor de US$17.

Adam Hartung concluye su artículo recordando que en 2012 hubo varias salidas de CEO notables: el de Research in Motion, Best Buy y American Airlines, son solo tres ejemplos.








¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?