| 11/23/2011 6:00:00 PM

Choque frontal

Una guerra sin tregua libran ensambladoras e importadores de carros por el TLC con Corea. Dinero confrontó a sus dos principales protagonistas.

El TLC con Corea ha despertado una verdadera guerra comercial y publicitaria al interior del mercado automotriz. De un lado están las ensambladoras en Colombia, que alegan que el acuerdo va a destruir miles de empleos. Del otro lado están los importadores de carros coreanos, que sostienen que esa es una posición meramente populista, pues el país ya tiene muchos acuerdos comerciales.

Dinero habló con los dos principales protagonistas de esta batalla: Santiago Chamorro, presidente de GM Colmotores, la ensambladora local más grande, y Gustavo Alberto Lenis, vicepresidente ejecutivo de Hyundai, el mayor importador de carros del país asiático.

Gustavo Alberto Lenis,
Vicepresidente ejecutivo de Hyundai Colombia
— Las ensambladoras dicen que se van a perder miles de empleos por el TLC con Corea…
Ellas han manejado esto con un sentido superpopulista. Dicen que si los carros coreanos entran con cero arancel se perderían no sé cuántos miles de empleos. Colombia ya tiene listos TLC con Europa, Canadá y México, que pueden producir hasta 36 millones de vehículos al año. Ahora se asustan con los coreanos, que producen cuatro millones.

— El argumento suena convincente...
GM Colmotores, que se opone al tratado con Corea, ha más que duplicado las importaciones desde México, por el TLC. ¿Eso no genera desempleo? ¿Lo único que genera desempleo es importar desde Corea

— ¿Ellos no quieren competir?

Tienen una posición muy cómoda y no se preocuparon por modernizarse. En 2008, el presidente de GM en Colombia decía que la situación de GM en Estados Unidos era muy grave, pero afortunadamente en el país les había ido bien y estaban apoyando a la corporación desde acá. Es decir: aquí hacemos utilidades grandísimas, se las mandamos allá y les ayudamos a solventar su situación, pero aquí no invertimos. Ahora, Colmotores dice que va a hacer una planta de estampados. La han debido hacer hace 15 años. Condicionar sus inversiones a los TLC es un chantaje.

¿Qué explica esa estrategia

Ellos no tienen nada que ganar en Corea. ¿Por qué no se opusieron al Tratado con México o Estados Unidos? Están pensando en ellos, no en el país.

¿Corea acaba con las ensambladoras?

Yo no sé, esa es una responsabilidad de las ensambladoras. Cuando yo era presidente de Avianca tuve una reunión con la doctora Martha Lucía Ramírez (quien ahora ataca el TLC con Corea). Entonces era Ministra de Comercio Exterior. Ella me dijo: “las aerolíneas tienen que modernizarse, porque va a llegar la competencia”. Las aerolíneas se transformaron radicalmente en estos años y son competitivas. No me digan que los ensambladores no vieron esto hace 20 años.?

Pero aquí ya hay competencia...

Es una competencia semiamarrada. Los señores ensambladores importan vehículos de México a 0%. Nosotros importamos de Corea la misma gama a 35% de arancel y tenemos que competir con ellos. ¿Cuál es la diferencia? El arancel que para ellos es de cero, para nosotros es de 35%. No es una competencia justa.

¿El arancel para los carros debe ser cero desde el primer día del TLC?

Sí.

Santiago Chamorro,
Presidente de GM Colmotores

¿Por qué se oponen a ese TLC?

Ya hay varios tratados: México, Estados Unidos, Canadá, Mercosur y está pendiente el de Europa. Se trata de mercados que permiten importaciones de vehículos. A Corea no vamos a exportar nada, porque es un país muy cerrado. Esa es la discusión.

¿No representa ningún beneficio?

Si los importadores buscan un TLC con Corea, deberían proponer inversiones que fortalezcan el aparato industrial colombiano. ¿Por qué no hacer como Brasil? Decimos: bienvenidos todos a Colombia, pero si se establecen acá y generan empleo.

Los importadores dicen que es populista ese discurso...?

Hay dos tipos de empleo en el sector. Uno asociado al comercio de vehículos. Chevrolet tiene allí 7.000 empleados. El otro tipo de empleo es el industrial, que es altamente calificado y bien remunerado. Ese solo se genera en la medida en que haya un aparato industrial fuerte.

Pero GM también importa mucho...

GM Colmotores tiene en Corea una fuente importantísima de suministro de autopartes. Además, GM tiene plantas en 170 países. Si fuera solo una discusión comercial, que se firme ese tratado y nos ponemos a importar. Pero tratamos de hacer algo loable: defender la industria del país.

¿Y las nuevas inversiones?

Sobrepasan los US$200 millones. Lo que vamos a hacer es estampar las latas externas de los vehículos con una tecnología que nos va a generar transferencia tecnológica.

Los importadores dicen que condicionar esas inversiones a que no se firme el TLC con Corea es un chantaje...

No es nuestra posición chantajear al Gobierno y no creo que el Gobierno esté dispuesto a ceder frente a estos argumentos. Hacemos estas inversiones porque queremos defender la industria colombiana.

¿El sector está sobreprotegido?

Es un sector consentido en muchos países: en Estados Unidos, Brasil y Europa. De hecho, es un consentido en Corea. Cómo no va a ser así en Colombia, si la industria deja unas externalidades sólidas, como empleo de alta calidad y bien remunerado; transferencia tecnológica; generación de divisas y atracción de inversión. Eso, no debería darnos pena.?

¿Es verdad que las ensambladoras no se han modernizado?

Las inversiones que ha hecho Colmotores en la última década son billonarias. A eso hay que agregar los $400.000 millones para nuestra meta de ir hacia la fabricación de vehículos. Estamos hablando de otras inversiones por $800.000 millones en asuntos industriales. Los concesionarios de la marca Colmotores han invertido cerca de $200.000 millones en ampliar la cobertura y conquistar nuevas ciudades. Colmotores ha invertido cerca de $1 billón en los últimos diez años.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?