| 10/29/2007 12:00:00 AM

China, un socio por conquistar

Colombia debe fortalecer sus relaciones comerciales con China. Este país es hoy en día un motor de la economía mundial, ha incrementado sus inversiones en Asia y América Latina, y tiene como objetivo conquistar nuevos mercados.

China es un socio comercial por excelencia con enormes posibilidades de comercio y flujos de inversión. Esta fue una de las principales conclusiones a las que llegaron representantes del Gobierno Nacional y gremios empresariales durante el seminario “Perspectivas comerciales entre Colombia y China” organizado por Bbva Colombia.

El viceministro de comercio, Eduardo Muñoz, resaltó el dinamismo que registra el intercambio comercial de la región andina con China e hizo énfasis en el elevado déficit que registran países como Colombia y Venezuela, que se constituyen en los mayores importadores de ese país, mientras que Perú es el único país de la región con superávit.

Con el fin de disminuir este desbalance, Muñoz insistió en la necesidad de explorar diversas formas de estrechar las relaciones con ese país, programar visitas de alto nivel con mayor frecuencia, asistir a foros multilaterales, suscribir convenios de cooperación y buscar un mayor acercamiento a través de organizaciones regionales.

“Debemos buscar nichos de mercado para bienes de valor agregado y servicios. Ampliar la oferta exportable a otros segmentos como insumos, materias primas y maquinaría. Así como concretar el interés de empresarios chinos por establecer plantas en Colombia para aprovechar las preferencias logradas por los acuerdos comerciales”, puntualizó el viceministro de Comercio Exterior.

De acuerdo con Javier Díaz, presidente de Analdex, las exportaciones colombianas a China crecieron un 91% entre 2005 y 2006 al pasar de US$237 millones a US$452 millones, siendo las ventas de productos no tradicionales el rubro de mayor crecimiento. En este sentido, según el presidente del gremio de los exportadores, la mayor dinámica está reflejada en la exportación de desperdicios y desechos de cobre, partes y aparatos eléctricos.

Por otra parte, las importaciones desde Colombia han crecido a un ritmo del 37% pasando de US$1.463 millones a US$2.011 millones, con lo cual en 2006 representaron el 8% de las compras de Colombia en el exterior. A juicio del representante gremial la clave para asegurar el posicionamiento en ese mercado es avanzar en el fortalecimiento de organismos como la APEC (La Cooperación Económica de Asia Pacífico por sus siglas en inglés), así como en el mejoramiento de los vínculos con las economías de esa región.

Mayores oportunidades
El crecimiento económico y el desarrollo alcanzado por China en los últimos años ha sido producto de grandes reformas que la nación asiática ha implementado permitiéndole alcanzar cada vez un mayor tamaño y peso en la economía mundial, según indicó Ya – Lan Liu, economista jefe para Asia de Bbva durante el seminario “Perspectivas comerciales entre Colombia y China”, que organizó la entidad.

Este país registra crecimientos del PIB alrededor del 10% en los últimos años muy por encima del los niveles alcanzado por América Latina. Solo para citar un ejemplo, hoy la participación de China en el crecimiento mundial es del 5,5% y en 2000 era apenas del 3,8%. “China se ha convertido en el motor del crecimiento mundial. Los cambios políticos generados en los últimos años han duplicado el comercio exterior, la inversión y por ahora no se exhiben señales de desaceleración”, sostuvo Liu en su exposición. “Sin embargo, percibimos riesgos derivados del ritmo de crecimiento económico registrado como incrementos en el costo de la mano de obra, la liquidez, la inflación y los niveles de crédito”, agregó la experta.

En los últimos años, China ha emprendido una serie de reformas que han repercutido en el despertar económico de la nación, entre las que se cuentan cambios en la regulación para permitir el mayor ingreso de empresas extranjeras, unificación de tasas impositivas y la exigencia a la asociación de trabajadores a sindicatos.

No obstante, los buenos resultados alcanzados por China en términos económicos aún dependen en gran medida del desempeño de economías como la estadounidense. “Somos conscientes de que una desaceleración del crecimiento en Estados Unidos tendría un impacto en las cifras que se derivan del sector externo aún cuando los últimos años hemos ido diversificando nuestras exportaciones”, dijo la economista jefe de BBVA para China.

Posibilidades de comercio
El crecimiento económico de China es un factor para aprovechar por parte de los países latinoamericanos. “Las exportaciones a China por parte de América aún reportan tasas muy bajas frente a la dinámica que registran otras regiones”, afirmó Liu.

“La población china crece a ritmos sorprendentes. Es un gran mercado que se estima que en 2030 llegué a 1.000 millones de personas. Es una masa poblacional con altas necesidades de consumo, sumado a que se trata de una economía con necesidad de ejecución de obras de infraestructura y de inversión de grandes magnitudes, oportunidades que deben aprovechar las empresas de esta parte del mundo”, agregó la economista.

En los últimos años, China, además convertirse en un gran demandante de materias primas, se volvió uno de los principales importadores de crudo, cobre, oro y otros metales, ha incrementado sus flujos de inversión hacia el exterior pasando de niveles de cero en 1990 a US$20.000 millones en 2006, donde el 90% de los recursos se han dirigido a Asia y Latinoamérica. El principal objetivo de esta nación es la búsqueda de nuevos mercados, “oportunidad que deben ser aprovechada al máximo por los empresarios latinoamericanos”, puntualizó Liu.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?