| 8/13/2007 12:00:00 AM

Chávez reparte petrodólares en AL

Recorrió cuatro países en cinco días, repartió millones de dólares, selló acuerdos estratégicos y concretó opulentas inversiones. Gracias a sus petrodólares, el presidente Hugo Chávez se ha convertido en el benefactor de varias naciones de Sudamérica.

"Chávez mantiene una diplomacia basada en sus recursos económicos, en este caso el petróleo, que recuerda a (el líder libio Muammar) Kadaffi", dijo a AP el analista internacional chileno Ricardo Israel.

La primera parada de su reciente gira por la región fue Argentina. Junto al presidente Néstor Kirchner, Chávez acordó la construcción de una planta de 400 millones de dólares para la regasificación del gas natural licuado proveniente de Venezuela.

Y como lo ha venido haciendo desde 2004, compró 500 millones de dólares en bonos con vencimiento en 2015, con lo que acumula una tenencia de 5.147 millones de dólares en títulos públicos argentinos.

El espaldarazo que el gobernante le dio a las finanzas de Kirchner en un año electoral tuvo, sin embargo, un alto costo: para acceder a ese dinero, Argentina deberá pagar una tasa superior al 10%.

Para Julio Carrión, profesor de Ciencias Políticas y director del Programa de Estudios sobre América Latina de la Universidad de Delaware, Estados Unidos, las dádivas del venezolano terminarán siendo un arma de doble filo "para aquellos países que, atraídos por el fácil dinero de Chávez, evitan tomar decisiones difíciles para poder en orden sus cuentas y sentar las bases de un desarrollo sostenible y duradero".

En Uruguay, el venezolano suscribió con su par Tabaré Vázquez un "Acuerdo de Seguridad Energética" en el que se comprometió a mantener casi "ad infinitum" la provisión de crudo --Venezuela financia el 25% de la venta de petróleo a Uruguay a 15 años con un 2% por ciento de interés--. El acuerdo también contempla la creación de una empresa entre el ente refinador uruguayo Ancap, Petróleos de Venezuela (PDVSA) y Enarsa de Argentina para la explotación conjunta en la reserva del Orinoco.

Vázquez le devolvió el gesto con la promesa de hacer todos los esfuerzos necesarios para que Venezuela se incorpore como miembro pleno del Mercosur.

Argentina y Uruguay ya han aceptado el ingreso de Venezuela al acuerdo subregional, y falta el pronunciamiento de Paraguay. Pero el venezolano necesita el visto bueno de Brasil --el mayor socio del bloque--, una decisión que se ha demorado por una controversia entre Chávez y el Senado de ese país.

"Chávez ha ampliado su zona de influencia natural. Ya no está presente sólo en el Caribe, también tiene influencia en el Mercosur y en los países andinos. Pero se ha transformado para la región en una figura de división. Le ha causado un perjuicio enorme a Brasil, que deberá ahora intentar recuperar su rol de líder natural de Sudamérica", sostuvo Israel.

En Ecuador, su tercera escala en la gira, la generosa billetera de Chávez despertó suspicacias.

"Sería trágico y peligroso que pasemos de una supuesta dependencia de Estados Unidos, a una dependencia de Venezuela", señaló a AP el analista de inversiones Ramiro Crespo, quien consideró "muy peligrosa" la cada vez más estrecha relación entre Chávez y el presidencia ecuatoriano Rafael Correa.

En Quito los mandatarios suscribieron varios convenios energéticos, como la construcción de una refinería en Ecuador para procesar 300.000 barriles de crudo diarios a un costo estimado en 5.000 millones de dólares.

Bolivia fue la última parada. Allí Chávez firmó con Evo Morales la constitución de dos empresas binacionales: Petroandina, que invertirá 600 millones de dólares en la exploración de hidrocarburos en varias regiones bolivianas, y ENDE-Alba, que prevé la construcción de una planta termoeléctrica en la que Venezuela invertirá 70 millones de dólares.

Respaldado por el precio récord del barril de crudo, el venezolano extiende su brazo por el sur del continente asegurándose apoyos y estableciendo alianzas estratégicas, mientras sus países "amigos" disfrutan del dinero que llega sin mayores exigencias a cambio.

Pero a la postre, según Carrión, el propio Chávez pagará caro su generosidad.

"El uso politizado de los recursos petroleros le impide invertir en proyectos de desarrollo, que son el único mecanismo para reducir de manera significativa y duradera la pobreza en su país", dijo el analista.

 

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?