| 12/24/2006 12:00:00 AM

Chávez, listo para profundizar y expandir su revolución

Animado por su victoria en los comicios de diciembre, el presidente venezolano Hugo Chávez tiene a su disposición el capital político que necesitaba para enrumbar a Venezuela por la vía del socialismo.

La verdadera prueba de fuego que ahora le espera al mandatario venezolano Hugo Chávez es demostrar con hechos y no palabras que cumplirá sus promesas de combatir la pobreza, el desempleo galopante y la delincuencia. La mayoría de los electores lo apoyaron convencidos de que en los "próximos años van a comenzar a comer y vivir mejor... dudo que alguien haya votado por el socialismo, como el presidente ha venido pregonando" desde su victoria el 3 de diciembre, comentó el analista y encuestador Luis Vicente León.

Chávez, por ahora, sólo se ha limitado a adelantar algunas pinceladas de lo que será su nuevo mandato de seis años. Poco después de ser reelegido, anunció que se venía la "profundización, ampliación y expansión de la revolución en la vía venezolana hacia el socialismo".

"Que nadie le tenga miedo al socialismo... el socialismo es amor", gritó el mandatario, quien ha asegurado que su objetivo primordial es redistribuir la riqueza petrolera entre los pobres.

Una reciente encuesta de The Associated Press ,realizada por la firma Ipsos con sede en París, reveló que el 37% de los venezolanos está a favor de un sistema económico socialista, el 22% está a favor del capitalismo y el 33% expresó que prefería una mezcla de lo dos. Aunque Chávez es un cercano aliado del líder cubano Fidel Castro, la encuesta también indicó que el 84% de los venezolanos se opone a adoptar un sistema político al estilo de Cuba, una opinión que trascendió las diferentes clases sociales.
 
"Lo que los venezolanos queremos es poder vivir en paz y democracia. Tener un buen trabajo, una casita y seguridad, que no te maten en la puerta de tu casa. Para eso vote por Chávez, ahora espero que me cumpla", dijo Jenifer Pérez, una vendedora ambulante de 27 años de edad.

La gran mayoría de las encuestas previas a las elecciones revelaron que los venezolanos, a pesar de respaldar a Chávez, están insatisfechos y sobre todo quieren que en el corto plazo el gobierno resuelva los problemas de desempleo, escasez de vivienda, pobreza y delincuencia. Durante el 2005 se reportaron unos 9.000 homicidios, cifra ligeramente inferior a la del año anterior, mientras el déficit habitacional supera el millón y medio de viviendas.

En Venezuela, aunque es el quinto exportador de petróleo del mundo, cerca del 37% de su población está en la pobreza, según cifras del gobierno. Y casi la mitad de la masa laboral o 5,2 millones de personas está en la economía informal (en su mayoría vendedores ambulantes), sumados a 1,1 millón de desempleados. El ex teniente coronel es considerado un Mesías por millones de personas que viven en la pobreza y creen que Chávez castigara la corrupción, eliminará la miseria y regresará a este rico país petrolero a los días de la "Venezuela Saudita".

Recurriendo a los ingresos petroleros, el gobernante ha logrado cautivar una base de fieles seguidores debido a su carisma y programas sociales llamados "Misiones", que para aliviar la pobreza ofrecen desde alimentos a bajos precios hasta ayuda en efectivo para madres solteras sin empleos. Pedro Palma, economista del venezolano Instituto de Estudios Superiores de Administración, advierte que esas medidas contra la pobreza no necesariamente derivaran en soluciones a largo plazo.

"Chávez no está creando las condiciones para erradicar la pobreza y menos aún (impulsar) un crecimiento de largo plazo. La economía continúa dependiendo excesivamente del petróleo; se mantiene la volatilidad del capital, por lo que una caída en los precios del petróleo podría revertir todo lo hecho hasta ahora", agregó.
Esta situación siembra la duda sobre si Chávez podrá "gobernar hasta 2021" o más tiempo, como ha dicho, en caso de darse una debacle en los precios del crudo. El presidente argumenta que "necesita más tiempo" para acabar con la pobreza, aunque empezó a gobernar en 1999. La constitución vigente le impide hoy volverse a postular en el 2012, pero desde ya ha prometido convocar un referendo para incluir la abolición de la norma que limita la reelección. También ha anunciado la posibilidad de impulsar un referendo para que los venezolanos decidan o no la revocación de concesiones del espacio radioeléctrico, lo que derivaría en el cierre de estaciones de televisión a las que acusa de actividades subversivas.

Chávez incluso ha advertido que puede negarse a renovarle las licencias a esos medios. Propietarios y ejecutivos de los medios de comunicación locales, junto a Estados Unidos y la Sociedad Interamericana de Prensa, argumentan que Chávez ha tratado de limitar la libertad de expresión, por ser éste uno de los pocos sectores sobre los que todavía no ejerce un casi absoluto control.

En los últimos siete años, el mandatario sostenidamente ha ido acumulando cada vez más poder, lo que incluye el dominio de sus aliados de la Asamblea Nacional, el Tribunal Supremo de Justicia, la Fiscalía, los organismos contralores, la casi totalidad de las 335 alcaldías y 21 de la 23 gobernaciones del país. Chávez en lo externo, y nada indica lo contrario, tratará de mantenerse como el más feroz crítico de Estados Unidos en la región y ser un actor importante dentro de los gobiernos izquierdistas en América Latina. Esto sin descuidar su empeño de ampliar la cartera de clientes petroleros, entre ellos China.

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?